¿ CATALUÑA REPÚBLICA?

0
97

 

En estos días iniciales del Otoño, la amenaza de una hipotética República catalana es  el gran asunto nacional por encima de otros asuntos nacionales – Cataluña incluida- como los siguientes: familias sin ingresos ni perspectivas de trabajo, jóvenes sin trabajo, con trabajos precarios o semiesclavos,  bajos salarios y precarios empleos, niños que comen una vez al día gracias a becas de comedor y hasta con ayudas de los profesores,  ancianos con pensiones congeladas, cierres a centros de salud en zonas rurales, continua privatización de  servicios públicos, mafias de esto y lo otro con corrupción incluida, ladrones de guante blanco  juzgados que no devuelven lo robado, como los bancos no nos  devuelven lo  prestado para su rescate, o los incendios que no cesan, la sequía y sus consecuencias dramáticas al no poder sembrarse los cereales ….Un  largo etc. que raramente aparece en los medios, mientras estos  insisten castigando a nuestras maltratadas neuronas con un casi monotema: Cataluña quiere ser República. ¿Es esta la panacea a tanto desafuero a nivel nacional del que el gobierno catalán – que ahora quiere ser  republicano- es tan responsable como el gobierno central? República no significa más bienestar. Monarquía tampoco. Lo que hace falta es más justicia y más igualdad real solicitadas por  los pueblos que quieren ser escuchados y atendidos en lugar de silenciados con leyes mordaza o reprimidos.

Soluciones engañosas que ocultan otras cosas

A muchos catalanes les encanta la idea de ser republicanos. No hay más que ver el entusiasmo con que acudieron a votar el famoso para siempre 1.O. Tal entusiasmo a prueba de porras y de balas de goma, nace sin duda en la creencia de que una República iba a solucionar los  problemas que les afectan tanto como al resto del país, porque son los mismos, corruptos incluidos. ¿Podrían desaparecer esos problemas y esos corruptos con una República? No pretendo ser un aguafiestas, pero Francia es una República, como todos sabemos, y tiene graves problemas debido a su reforma laboral, su desempleo, sus recortes salariales, y largo etc. Grecia o Italia son Repúblicas, ¿les convierte por ello en modelos de bienestar?…¿ Y la supuestamente modélica República de Alemania? Los jubilados tienen que buscarse empleos precarios porque  las pensiones no les llegan y el fascismo  no cesa de crecer y crear problemas como sucede en otras repúblicas europeas.  Parece, pues, que una República no es para nadie el bálsamo social de Fierabrás. Y si no están convencidos piensen en otras: México, Brasil, Venezuela, Cuba, China, Rusia… ¿Arcadias felices? Miren las noticias.  Convendremos en que están muy lejos de serlo. Entonces será que la solución de los problemas de la gente no depende del tipo de Estado.

La pregunta ahora es: ¿por qué, siendo países tan distintos y con repúblicas de diversas configuraciones no encontramos a ninguno que podamos elegir como modelo? Porque es  la estructura mental de las mayorías –que solo piensan en su propio bienestar- encabezados por gobiernos cuyos dirigentes- representativos del conjunto-  solo piensan en su propio bienestar. Y por encima de ellos, ese 1 % de ricos que pensando únicamente también  en su propio bienestar corrompen, convencen y manejan a los políticos para que impidan que los pobres aspiren a un  bienestar propio más allá de los límites que se les impongan con  oportunas leyes ideadas para proteger a los que solo piensan en su  bienestar excluyente.

Muchas cosas habría  que cambiar para que Cataluña, en el hipotético y remoto caso de ser proclamada República, sirviera esta  para convertir a los catalanes en algo distinto a lo que son en su presente régimen autonómico con un Rey coronado que también piensa, por supuesto, en su bienestar y en el de su real familia. Esta es la historia del mundo y también la de España, incluida Cataluña, que no es diferente de una república al uso  aunque tengamos rey, que es algo tan arcaico, aunque sea legal,  como el nivel cultural y la conciencia siquiera social  de la mayoría de españoles, sobradamente demostrado en su pobre consumo de libros, en sus tendencias individualistas  y en sus elecciones a la hora de votar.

Más nos valdrá  abordar los problemas de raíz , dialogando, acordando y actuando por el bien común,  si queremos evitar el desastre que se nos viene encima, no solo como nación o como europeos, sino como terrícolas en un Planeta amenazado por nuestro modo de vida y donde el clima ya se ha vuelto perverso, el bienestar y la paz  en todos los países, en declive a pasos de gigante; y las migraciones mundiales,  imparables. Ante tamaña amenaza para la convivencia y para la vida misma,  cualquier etiqueta política  intolerante  es un obstáculo  para nuestro.

Entre tanto, estamos  ya al borde de un abismo o al borde de un cambio de verdad que nos permita vivir, vivir de verdad, y no pugnando por sobrevivir en un planeta moribundo, injusto y violento lleno de gentes egoístas y  sin porvenir. Apliquemos reglas sencillas iniciales: aprendamos a respetar nuestras diferencias, a ponernos en el lugar del otro. Aprendamos a dialogar con cordura  para  llegar a acuerdos que nos unan y no generemos más conflictos que nos separan.

Actualicemos nuestro modo de ver el mundo  y cambiemos las formas y expresiones políticas que no nos sirvan para mejorarlo y mejorar nuestra vida cotidiana. Y démonos prisa porque próximamente en Cataluña y el resto de España viviremos días difíciles. Recemos  porque no suceda lo peor, y no  vayamos a tener esos  episodios de la época de las cavernas a los que tan proclives somos los españoles como demuestra nuestra triste historia como país. Votemos por la cordura y la paz buscando el modo de hacer converger nuestras opiniones personales o grupales,pues converger lleva a la  unidad de acción, que es como podremos avanzar por encima de nuestros egoísmos personales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.