Comunidad de inteligencia norteamericana advierte que intervensión en Siria sería costosa a la nación.

0
162

Por Carlos Carballido

ALPPRYT USA- A estas alturas del juego político, el presidente de EE UU Barack Obama se encamina hacia un callejón sin salida que le impone la realidad bélica de Siria. La Nación árabe parece haber cruzado la línea Roja que el mandatario norteamericano fijó como límite, en un intento prudente de sopesar la realidad en el Medio Oriente.

USNavy_1

Según Stratford, uno de los centros  mundiales de análisis de Inteligencia, las declaraciones de Obama  se convirtieron en una jugada de tenedor que al estilo de ajedrez, le obligará, al final , a perder una pieza valiosa, en este caso la credibilidad de su gestión.

Si el inquilino de la Casa Blanca no actúa cuando hay una clara violación de los límites que EE UU fijó en esa línea roja,  estaría simplemente aumentando la posibilidad de una guerra con otros países como Corea del Norte e Irán que a todas lucen verán a EE UU como una nación que perdió poder y credibilidad.

También están las cuestiones rusas e iraníes. Ambos países han invertido mucho en el apoyo al gobierno sirio de El Assad. Según Stradford , existen fuertes rumores  en Beirut que Irán ha pagado a Hezbollah para secuestrar a rehenes estadounidenses si Estados Unidos ataca a Siria. Rusia, por su parte, ha demostrado con el asunto Snowden que su interés es ofrecer una relación  hostil con la actual administración de la Casa Blanca. En resumen  …si Obama golpea, se enfrentara abiertamente a Rusia e Irán y de no hacerlo el mundo leerá  esto como una debilidad.

La mayoría de los analistas consultados por Strandford coinciden en que Siria no era un problema que afectaba al interés nacional de EE.UU. hasta que Obama declaró una línea roja. No existen suficientes evidencias de que los rebeldes son tan buenos ni que el gobierno de Assad es tan malo. Se sabe que en Siria existen armas químicas pero aun existen dudas sobre quienes lanzaron el ataque hacia la población civil y si múltiples informes de que los rebeldes están penetrados por grupos radicales como Al Queda.

Sin embargo, el problema de Obama es que la mayoría de los estadounidenses se oponen a la intervención militar y  el Congreso no está completamente detrás de una intervención  ya que están imposibilitados de soportar las críticas que seguirá a la bajas civiles inevitables que a la postre tendría que afrontar EE UU.

De acuerdo con la comunidad de Inteligencia norteamericana, los ataques aéreos quirúrgicos, para evitar la presencia de tropas terrestres, que está sugiriendo el Alto mando de Obama  es una fantasía.  Es difícil distinguir el alma de un hombre de 10 000 pies. Al final habrá muertes inocentes y Estados Unidos será culpado por ellos.

La dimensión militar es difícil de definir porque la misión no está clara para los militares estadounidenses. Lógicamente, el objetivo debe ser la destrucción de las armas químicas y sus sistemas de despliegue. Esto es razonable, pero el problema es la determinación de los lugares donde se almacenan todos los productos químicos. Los últimos informes advierten que la mayoría están bajo tierra, lo que plantea un problema enorme inteligencia. Si asumimos que la inteligencia perfecta está disponible y que los responsables de tomar una decisión de ataque norteamericano  confían en esta inteligencia, alcanzar objetivos enterrados será muy difícil. Se habla de un ataque con misiles de crucero limpio. Pero no está claro si estos llevan suficientes explosivos para penetrar objetivos mínimamente endurecidos. El otro problema es cómo sabes que ha destruido los productos químicos  y que eran allí donde estaban enterados?

Se sabe que esos depósitos químicos donde pudieran estar escondidas las armas están muy cerca de  de objetivos civiles y muchas municiones irán por mal camino. Los ataques podrían ser más mortales que el propio ataque químico de hace unos días . Assad está pagando el precio de un supuesto uso de armamento químico, así que si lo paga es porque lo va a utilizar sin pensar las consecuencias para el medio Oriente.

Strandford advierte que el problema no son las armas químicas, lo que probablemente no podrán ser erradicadas desde el aire. Hacerlo requerirá tropas. Por otra parte, los regímenes que son destruidos deben ser reemplazados. Sólo hay que recordar los chiítas en Irak, que celebra la caída de Saddam y luego armado para combatir a los estadounidenses.

Obama se enfrenta por  segunda vez en su presidencia, a la guerra como opción. El primero fue Libia. El Gadafi murió y lo que siguió fue demasiado feo para el costo estadounidense. Y Libia fue fácil en comparación con Siria.

Ahora, el presidente debe intervenir para mantener su credibilidad, y aunque se sugiere un ataque quirúrgico, lo cierto es que el mandatario sabe muy bien que el gobierno Sirio es un hueso duro de roer, no solo por la ayuda de Irán, Rusia y China, sino porque ha demostrado que no se debilita a pesar de las sanciones internacionales y las presiones extranjeras.

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.