El boom de la cosmética, ¿qué hay tras este fenómeno?

Analizamos las grandes causas que han disparado el consumo de cosméticos, perfumería y productos de belleza.

0
31

En España, en pleno 2017, un tercio del gasto en la economía familiar va destinado a la cosmética. Los tratamientos de belleza, maquillajes, perfumes y todo lo que forma parte de este mundillo se han convertido en un componente indispensable en cada hogar. Ya sea para el cuidado propio o por un mero fin estético, las ventas de este tipo de productos llevan una tendencia creciente que en los últimos años no ha hecho más que dispararse hasta alcanzar unas cotas difíciles de predecir hace años.

Se gasta más en cosmética, y no solo es “cosa de mujeres”, los hombres también invierten más en este tipo de productos. La concienciación sobre el cuidado de la piel y del cuerpo está consiguiendo que cada vez más personas, indiferentemente de su género, decidan gastar parte de su dinero en una crema o un perfume o hasta en lociones. Nos preocupamos más por nuestra imagen, aunque a veces sea por el mero hecho de aparentar bienestar.

Puede que tenga que ver con el hecho de que somos más fans de las fotografías que nunca. Desde que tenemos teléfonos móviles con cámaras y, además, lo subimos todo a internet; estamos creando una cultura de la imagen realmente curiosa (para algunos, preocupante) que implica tener un buen aspecto casi a cada momento para conseguir esa toma perfecta y lucir también en la red. Esto, que es algo más acusado en los márgenes de edad más bajos de la sociedad, poco a poco se está extendiendo y podría ser uno de los motivos tras el auge de los cosméticos.

Pero realmente hay otros dos grandes factores tras este boom, o quizá tres. Por un lado, el salto al sector online de cualquier establecimiento especializado en estos productos; por el otro, el aumento de la calidad de las marcas blancas que puedes encontrar en los supermercados. Vamos a tratar cada uno por separado para entender mejor qué hay tras este fenómeno.

Tiendas de cosmética online

Vamos a coger un ejemplo. Cosmética Shop es una tienda de cosmética y perfumes en línea que recopila algunas de las más grandes marcas (Revlon, MAC, Chanel, Bobbi Brown, Nyx, Christian Dior…) y tiene un catálogo con más de 10.000 productos de perfumería, cosmética, maquillaje y baño.

Semejante despliegue de elementos para vender supone un potente reclamo para el consumidor, que solo ha de entrar en un portal web para elegir tal o cual cosa que quiera comprar y recibirla en su casa cómodamente. También, lo competitivo de sus precios ayuda, y es que busca igualar o incluso superar lo que podemos encontrar en cualquier establecimiento tradicional.

Sumemos a todo esto una app disponible para terminales Android y tenemos ya el culmen de la comodidad. Las tiendas online de cosméticos y perfumes están ganando muchísima fama dadas las facilidades y la inmediatez que prestan a quienes se animen a usarlas. Para colmo, en numerosas ocasiones los precios son inferiores a los de las tiendas tradicionales y, aunque haya que pagar unos gastos de envío, acaban supliéndose dado lo económico de sus productos.

El alzamiento de las marcas blancas

Los supermercados, ese lugar al que todos vamos al menos una vez al mes, también han aportado su granito de arena al fenómeno de la cosmética. Algunas de las marcas blancas de productos de belleza, perfumes y cosméticos que se pueden encontrar en ellos gozan de unos niveles de calidad muy superiores incluso a otras más establecidas.

La calidad no es solo lo que fomenta su compra, también lo hace el precio. Estas marcas, reunidas bajo lo que se conoce como “cosmética low-cost” son perfectas para personas que no pueden invertir tanto dinero en este tipo de productos; pero dado el nivel que poseen, se colocan incluso como las favoritas de otras personas que sí tienen más poder adquisitivo.

Establecimientos conocidos en el negocio de los supermercados poco a poco se han ido sumando al carro de la belleza, dando lugar a una variedad de productos de bajo coste que está despuntando tanto en ventas como en calidades. Hay mucho donde elegir y a muy buen precio.

¿Y cuál es el resultado de todo esto? Pues unas cifras de aúpa. En la actualidad, y en España, la belleza es un sector que ya mueve más de 6.500 millones de euros al año. La mezcla de las tiendas online con las marcas blancas, sumada a la influencia de las redes sociales e incluso a los “influencers” de la moda alimentan la necesidad de adquirir nuevos productos y probar con otras marcas que, a pesar de su reducido precio, demuestran estar a la altura de las más grandes.

Y lo mejor es que su punto álgido todavía no ha llegado.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.