Lecciones de Corea del Norte: Desarme nuclear total y global

0
72

Es difícil imaginar que un acto terrorista pueda ocurrir cuando alguien querido o uno mismo se está moviendo a lo largo de una avenida ocupada, o visitando un sitio religioso o turístico. Es difícil imaginar el asesinato de seres humanos intencionalmente. Es difícil imaginar que una bomba nuclear pueda caer sobre una ciudad y matar a cientos de miles de personas y que la radiactividad siga matándolas en los siguientes años y que las generaciones futuras sufran las consecuencias de la radiación. Es difícil imaginar que eso ocurra. Sucedió una vez, y creemos que fue un sueño o no volverá a suceder. Apartamos estos pensamientos de nosotros porque nos hacen daño y los colocamos en el campo de la literatura fantástica.

Sin embargo, las amenazas de Corea del Norte para liberar al monstruo nuclear son noticias diarias. También lo son las amenazas de los Estados Unidos. La política nuclear restringida a cinco potencias, los Estados Unidos, Rusia, China, Francia e Inglaterra fracasó. Ahora hay otras potencias nucleares: India, Pakistán, Israel, Corea del Norte e Irán en cualquier momento. No hay ninguna lógica que pueda justificar que unos pocos países tengan la bomba nuclear y otros no. Por mucho que ridiculicemos a los líderes norcoreanos, amenazan la paz mundial tanto como los demás países mencionados. Esto tiene que terminar y sólo hay una manera: el desarme nuclear mundial y total. Esto parece ingenuo, y es hasta que nos damos cuenta de que somos una humanidad y hay límites en la capacidad de destrucción que no podemos transgredir. El “desarme nuclear mundial y total” es un aforismo que podemos suscribir y comunicar a nuestro entorno inmediato, nuestras escuelas y nuestros parlamentos. Que se convierta en sentido común. El desarme nuclear global y total, es una reflexión para cada uno de nosotros para decidir si merece ser abrazado como una causa digna.

No hay otro camino para la humanidad, ya se han roto las restricciones impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Pronto aparecerán otros que creerán que también tienen derechos nucleares.

El análisis sociopolítico de la psicología paranoica de Trump o Kim no es tan interesante. El problema subyacente no son los ensayos nucleares de Corea del Norte, sino las propias armas nucleares. No es un derecho que un país tenga o no tenga, la cuestión es que las armas nucleares deben ser prohibidas para todos. Tener la bomba como elemento disuasorio para que el otro no intente lanzarme una bomba fue un argumento sostenible en otro nivel tecnológico; ya no lo es. Ahora necesitamos una conciencia antinuclear para frenar cualquier aventura de este tipo. El desarme nuclear global y total es el proyecto que debe unir a toda la humanidad.

El 2 de octubre, el día de la no violencia, cumpleaños de Gandhi, aniversario de la primera Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia, es un buen día para crear conciencia.

Quiero irme con un pedido interior e invitar a otros a hacerlo conmigo:

Tomando una bocanada de aire que llevo en mi corazón, pido firmemente el desarme nuclear mundial y total. Pido que personas de todas las razas, de todas las edades, de todos los credos y culturas, de todos los géneros, se unan por un momento para el desarme nuclear global y total. Que la paz ocupe mi corazón y la violencia se aleje de mi vida. Pido sentir la presencia de los que mueren a causa de las guerras y de los que huyen en busca de refugio y solidaridad. Para terminar esta petición, imagino que en el futuro los seres humanos de todos los pueblos y naciones, libres y unidos construyendo el nuevo mundo.

Dario Ergas, Parque de Estudios y Reflexión Punta de Vacas, Chile, Verano 2017.

Dario Ergas


Autor e investigador del Parque de Estudio y Reflexión, Punta de Vacas. Participa de las comunidades del Mensaje de Silo www.darioergas.org

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.