“SABIDURIA” DE JOSE MARCOS DE OLIVEIRA-ESCRITOR – BRAZIL

oquedadSABIDURIA

 

Los griegos la conocían como ‘sofía’;  y muchos pueblos la consideraban como el resultado de la experiencia de vida. El proprio término ‘filosofía’ revela que aquellos que la practican, los filósofos, son amigos de ella. De acuerdo con algunos autores, Pitágoras fue el primer estudioso que dio nombre a ese concepto y que, con el pasar del tiempo, se fue materializando y vino a constituirse en una disciplina académica con muchos adeptos.

El verbo  ‘saber’ viene del latin ‘sapere’ que significa ‘tener gusto.’ Ser sabio es el individuo poseedor de sabiduría, de tener gusto por el conocimiento.

La sabiduría no se restringe al tiempo ni al espacio. Ella tiene sus orígenes en fuentes más profundas, más universales, donde en el eterno está su propio origen. De la Infinita Conciencia de Dios la sabiduría se emanó, y junto con Su amor, se disperso sobre la propia conciencia del hombre.

En la Biblia encontramos varios pensamientos sobre la sapiencia. Podemos extraer de ella lo siguiente:

–          ‘A la sabiduría amé yo y la busqué desde mi juventud y procuré tomarla por esposa mía y quedé enamorado de su hermosura.’ (Sb 8, 2)

–          ‘Entrando en mi casa, tendré con ella mi reposo, porque su conversación no tiene amargura, ni tedio su trato, sino consuelo y alegría.’ (Sb 8, 16)

–          ‘A mí me ha concedido Dios el expresar lo que siento; y tener pensamientos dignos de los dones recibidos, porque Él es la guía de la sabiduría y el que corrige a los sabios.’ (Sb 7, 15)

En Proverbios encontramos:

–          ‘No hables a los oídos del necio, pues despreciará tus sabios razonamientos.’ (Pr 23, 9)

La sabiduría posee algunas características. Ella debe ser aplicada para rendir frutos. Si no es ejercitada, perderá su finalidad como recurso de modificación del individuo y de la propia sociedad. Ella conlleva a la armonía, pues conociendo como proceder, el hombre se siente seguro y evita los combates  sin necesidad. La justicia y la tolerancia son otras de sus particularidades. Conociendo, el hombre tiene condiciones de ser imparcial en sus decisiones y sabe ser tolerante y comedido en determinadas situaciones. En razón de eso, afloran otras virtudes que, como la semilla en tierra fértil, germinan y nutren a los pueblos que aspiran vivir dignamente y con respecto.

Para que una nación prospere efectivamente, los gobernantes deben ser poseedores de esa calidad transformadora que la sabiduría ofrece. Con ella, la corrupción, la pobreza, la deficiencia de los servicios públicos y varios otros maleficios se desmoronan y dan paso a lo que es real y armonioso.

Negarse a la sabiduría es aceptar la ignorancia, madre de todos los vicios y contra tiempos. Pero aceptar esa limitación no es la finalidad del hombre. Dentro de él está oculto su deseo por actitudes más nobles, más humanas. Cuando despierto, ese deseo va a darle todos los recursos para obtener lo que le pertenece  por derecho. El poder de la sabiduría vendrá a darle un mundo iluminado y con todas las esperanzas que un hombre regenerado merece.

 

Sunrise, 27 de agosto de 2013

Jose Marcos de Oliveira
Autor:  Mis Cinco Sentidos

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.