Cuanto más vivimos, más cuenta nos damos de la importancia
de la actitud ante la vida. Nuestra actitud es más importante que
los hechos.
Es más importante que el pasado, la educación, el dinero, que
las circunstancias, el fracaso, los éxitos, y lo que puedan
pensar, decir, o hacer otras personas.
 
Es más importante que la apariencia, el talento o la habilidad.
Lo notable, es que todos los días,disponemos de la capacidad de
elegir que actitud adoptaremos cada día.
No podemos cambiar nuestro pasado. No podemos cambiar el 
hecho de que la gente actúe de cierta manera. No podemos cambiar
lo inevitable.
Lo único que podemos hacer, es jugar con el turno que tenemos,
y esa es nuestra actitud.
La vida es un 10 por ciento de lo que nos pasa, y en un 90 por ciento
como reaccionamos ante ello.
¡Estamos a cargo de nuestras actitudes!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.