APUNTES

0
51

Un astrónomo y un pastor analfabeto, pueden sentir la
misma fascinación, del mismo modo, que nadie se queda
indiferente cuando ve nacer un niño, pues entramos en
contacto directo con el milagro de la vida. En estos mismos
momentos, nos invade un hondo sentimiento de gratitud
hacia todo lo que nos rodea, y nos sentimos parte viva de
la creación. La divinidad, vive en todas partes, en lo grande
y en lo pequeño, fuera y dentro de nosotros.

Es importante que en algún momento del día, mostremos
gratitud hacia todas las cosas buenas que nos rodean,al
igual que en le medio urbano, hay que hacer un alto en
la rutina, para respirar la dicha de estar vivos en un mundo
lleno de posibilidades si las sabemos aprovechar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.