Con la caída de las hojas comenzamos a usar de nuevo algo a lo que dimos merecido descanso en verano y son las calderas de gas. Durante el verano han podido estropearse por la falta de uso por eso es necesario comprobar su funcionamiento antes de que comience el frío mas intenso y sea un fastidio no tenerla a punto. Normalmente nos olvidamos, pero se recomienda que hagamos una revisión una vez al año. Si no hemos hecho ese mantenimiento y al entrar el invierno nos encontramos con que la caldera no funciona podemos llamar a un servicio de reparación de calderas en Madrid en 24 horas, y así salir del problema.

Existen muchos tipos de calderas y puedes ver más información aquí, fabricadas con distintos materiales, para combustibles diversos. Respecto a los materiales con que se construyen pueden ser de hierro fundido o calderas de chapa de acero.

Respecto al combustible que utilizan, las mas comunes son a gas butano, pero también las hay de gasoil. Estas últimas suelen encontrarse en lugares a los que no llega la red de distribución de gas y tienen que almacenar el combustible en su propio depósito, como característica diremos que calientan muy rápido y tienen fácil mantenimiento, pero son las que mas gases emiten. 

Respecto al servicio que ofrecen pueden utilizarse únicamente para calentar agua o para generar además calor, son las llamadas calderas mixtas. Para uso domestico, las calderas murales son de tamaño pequeño y son bastante ligeras y manejables, con lo que pueden ir dentro de un mueble de cocina.

Aunque su vida es muy larga no podemos pensar que es un electrodoméstico eterno, tienen una vida útil de unos 20 años.

Algunas averías mas comunes en las calderas

Para detectar una posible avería hay pistas que nos pueden ayudar a prevenir una rotura mas grave y evitar una reparación mas costosa y son bajadas de presión, ruidos, bajadas de presión. En primer lugar, la falta de gas que puede estar causada por diversos motivos, desde una fuga en la instalación, el caso es que el gas no llega al quemador e impide que la caldera encienda y arranque. En ese caso tendrás que comprobar la instalación del gas en tu domicilio.

Otra causa de avería en la caldera es que  la presión disminuye de forma repentina y la solución a este problema es, por suerte, un paso muy sencillo. Bastará con revisar y restablecer el nivel de presión necesaria para el circuito de la caldera. La presión debe situarse entre 1,2 y 1,5 bares, aunque una calefacción encendida puede llegar a los 2 bares. Si no se sitúa en este margen, la caldera no se encederá o no llegará a la temperatura que queremos. El técnico especialista en reparación de la caldera establecerá la presión adecuada.

También puede que la salida de humos esté obstruida y la caldera se bloquea para proteger a la vivienda de del monóxido de carbono que no se evacua correctamente y es nocivo. Es una medida de seguridad para la salud.

En este caso la pantalla da error y/o la caldera no enciende como medida de protección y nos encontramos ante uno de los casos más críticos y la solución para la reparación de la caldera, la tendrá un especialista al que sin duda tendremos que acudir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.