Tas una jornada electoral de intensa polarización política y que transcurrió con algunas decenas de incidentes o irregularidades, a las 5.00 p.m. de este domingo (20.00 GMT) cerró la mayoría de los centros de votación en Brasil, y una hora más tarde concluy’o el proceso en los del oeste.

Por la rapidez del conteo electrónico, esta misma noche deben conocerse los primeros resultados que indiquen quién será el presidente a partir del primero de enero de 2019.

Los dos candidatos, el ultraderechista Jair Bolsonaro y el progresista Fernando Haddad, votaron en horas de la mañana. El primero en una villa militar en Río de Janeiro, el segundo en Sao Paulo.

Bolsonaro se mostró confiado en la victoria. “La expectativa es la que he escuchado en las calles estos últimos meses, de victoria”. Haddad, detrás en las encuestas, dijo que “vamos a luchar hasta último minuto”.

Encuestas de intención de voto mostraba el sábado una ventaja de ocho puntos de Bolsonaro sobre Haddad, menor que la de 18 puntos porcentuales registrada días antes. Según esos sondeos, Bolsonaro tendría una victoria con entre el 54% y el 56.8% de los votos.

Reportes oficiales citados por agencias noticiosas refieren que durante la jornada electoral, en las que abrieron a nivel nacional 150 mil centros de votación y debían votar unos 147 millones de personas, hubo 299 crímenes electorales en todo el país, que concluyeron con 132 personas detenidas, en su mayoría por hacer proselitismo político cerca de los colegios electorales.

Igualmente, fue necesario sustituir 3 841 urnas electrónicas que tuvieron fallas, las cuales representan el 0.74% de las 454 494 instaladas en 5 570 municipios del vasto país. En solo tres colegios fue necesario recurrir al voto en papel.

Según encuestas a pie de urna, la tendencia es que aliados de Bolsonaro ganarían los estados más poblados (Sao Paulo, Río de Janeiro y Minas Gerais).

Reportes preliminares indican que el abogado Ibaneis Rocha, del Movimiento Democrático Brasileño (MDB) que lidera el presidente del país, Michel Temer, ha sido elegido gobernador del Distrito Federal de Brasilia con el 70.45% de los voto (tras el escrutinio del 81%).

Votantes son revisados fuera de los centros de votación. Foto: AP.

Bolsonaro es un excapitán del ejército, descrito como un “nostálgico de la dictadura militar que gobernó Brasil entre 1964 y 1985 y también fan del dictador chileno Augusto Pinochet”, que ha sido congresista por 28 años y ha pasado por nueve partidos en su carrera política.

Contrario al multilateralismo, es otro que, como Donald Trump, no cree en el cambio climático y el Acuerdo de París, rechaza las ONG y ya va dejando frases como la de “un bandido bueno es un bandido muerto” y “esos marginales rojos serán proscritos de nuestra patria”.

Sus detractores le califican como machista, racista, militarista y homófobo, y es partidario de las armas para acabar con el crimen.

El izquierdista Haddad, por su parte, tiene entre sus propuestas un plan de obras públicas usando las reservas monetarias del país, la ampliación de las matrículas en la enseñanza superior y la transferencia de la lucha contra el crimen organizado a la Policía Federal.

A minutos del cierre electoral, tendencia favorece a Bolsonaro

A pocos minutos de cerrados los centros de votación, con el escrutinio del 88.4% de los votos, reportes preliminares indican que Bolsonaro tiene el 55.7% de los votos y Haddad el 44.3%.

La abstención es hasta este momento del escrutinio de 21.1% , se reporta 2.15% de boletas en blanco y 7.4% nulas.

 

 

Bolsonaro visto como ganador, con el 92 por ciento de escrutinio

Con el 92% del escrutinio, Jair Bolsonaro es visto este domingo como el próximo presidente de Brasil, tras obtener el 56.63% de los votos frente al 44.37% del izquierdista Fernando Haddad.

(Con información de agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.