La plaza Tian’anmen. El día que se regó su suelo con sangre del pueblo.
Tal día como hoy 4 de junio de 1989, el gobierno chino ordena la represión de estudiantes en la plaza Tian’anmen.

Las protestas, también conocidas como la “masacre de Tian’anmen”, consistieron en una serie de manifestaciones lideradas por estudiantes en la República Popular China, entre el 15 de abril y el 4 de junio de 1989.

El punto de partida de las protestas fue el político disidente Hu Yaobang, que luchó activamente contra el modelo socialista chino, llegando a afirmar que las teorías maoístas “no eran deseables” lo que provocó su expulsión del partido y, a su muerte, en abril de 1989, se reavivó la ira de la mayor parte de los estudiantes e intelectuales chinos, que veían en él al líder que “la nueva China”.

Los manifestantes, fueron liderados por estudiantes universitarios, apoyados por sus tutores, a los que pronto se sumaron obreros urbanos, que clamaban por cambios, así como intelectuales, que creían que el gobierno comunista era demasiado represivo y corrupto y estaba amenazando sus formas de vida.

Las quejas, se centraron en la inmensa Plaza de Tiananmen, que durante el mes y medio sirvió de escenario para todo tipo de protestas, mientras el Gobierno, optó por ignorarlas, confiando en que el agotamiento acabara extinguiéndolas.

Pero mientras, se produjo en el seno del Partido Comunista una división de criterio acerca de cómo responder a los manifestantes y se optó por acudir a la fuerza, en lugar de acceder a sus reivindicaciones, declarando el 20 de mayo la ley marcial y el 3 de junio amenazó con hacer uso de las Fuerzas Armadas, por lo que el Ejército, sacó sus tanques a las calles en la capital y abrió fuego contra los estudiantes, intelectuales, obreros y activistas, que ya habían decidido abandonar la protesta.

El Gobierno confirmó, unos cientos de muertos y heridos, pero la Cruz Roja china, los cifró en 2.600 los muertos y ni siquiera fue capaz de estimar el número de heridos, la mayor masacre civil en el gigante asiático tras las purgas maoístas.

El Gobierno, continuó luego con un gran número de arrestos contra los instigadores del movimiento, expulsó a la prensa extranjera y controló estrictamente a china, todo lo cual causó la condena internacional por su actuación..

Las protestas de la Plaza de Tian’anmen, son todavía hoy un tabú político en China, y hablar de ello se considera inapropiado o arriesgado, no habiéndose iniciado ninguna investigación oficial, ni exigida ninguna responsabilidad.

Cada 4 de junio, para acceder a la plaza, cualquier visitante debe pasar un arco de seguridad y someterse a un registro policial, de manera que la policía controla totalmente la plaza para impedir cualquier tipo de conmemoración.

Pero lo más triste de todo, es que los ciudadanos libres, estamos olvidando que esa masacre existió y nos hemos empezado a creer que las acciones de aquel día en Tian’anmen, no fueron para tanto, e incluso que fueron necesarias para que China llegara a ser la potencia que hoy es.

Ese silencio cómplice nuestro, es tan criminal y ruin – o tal vez más – que la propia acción represiva de aquel día.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.