Queridos lectores y amigos de GLOBATIUM. La ansiada vuelta a clases tras un largo periodo vacacional se relaciona con la aparición de episodios de ansiedad y stress, al igual que les sucede a los adultos por retomar las responsabilidades que trae el mes de marzo. El síndrome Postvacacional no afecta solamente a un gran por ciento de los adultos sino también afecta a los niños. El ‘Síndrome Postvacacional’, un proceso de adaptación que presenta unos síntomas bien definidos pero que no está reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad. En el grupo de población infanto-juvenil, el Síndrome Postvacacional puede manifestarse de forma conjunta o aislada y la sintomatología es bastante variada: Tristeza, apatía, decaimiento, falta de concentración, ansiedad e irritabilidad, son las principales alertas que pueden indicar que un niño está afectado por este Síndrome Postvacacional. Si el cuadro avanza, los síntomas pueden ser físicos, con dolores de cabeza, de estómago e insomnio.

El connotado psicólogo chileno Miguel Angel Rojas Pizarro, señala que, para prevenir estos problemas, se aconseja que los padres ayuden a sus hijos a recuperar la rutina escolar, por lo menos una semana antes de empezar asistir a la Escuela. En razón a ello recomienda seguir los siguientes tips: 

Reprogramar los horarios del sueño: Durante las vacaciones los horarios se desordenan, por ende, es importante ya que quedan pocos días para el inicio de clases, los niños vallan ajustando el horario adelantando un poco la hora de irse a la cama. Cuarenta minutos cada día apenas lo notarán y será muy beneficioso para ellos cuando tengan que volver a madrugar. Es importante destacar que los niños deben respetar sus horas de sueño. Entre los 6 y los 8 años, el niño necesita de 11 a 12 horas de sueño, y con 10-12 años, unas 10 horas.

El Recuentro: El volver a ver a los amigos. Como padres debemos conversar con nuestros hijos que las vacaciones son geniales, pero volver a la rutina también tiene su parte positiva. Podrán reencontrarse con sus amigos o conocer nuevos, compartir con ellos horas de juego y aprender un montón de cosas nuevas. También se recomienda preparar en conjunto con los niños la comprar de la lista de materiales, la mochila, el estuche y todo lo que estrenarán en el nuevo curso. Hacerlo un actor partícipe de los preparativos de la vuelta a la Escuela.

Por último, el Ps. Miguel Angel Rojas señala que el síndrome postvacacional suele durar de dos a una semana. No se trata de una enfermedad, por lo tanto, nos hay que asustarse es una etapa de transición. Aunque si el síndrome postvacacional se prolonga en el tiempo y pasadas dos semanas continuas hay que acudir a un especialista para poder determinar si se trata de una depresión. Detrás de ese estado emocional y físico puede haber dificultades de aprendizaje, el stress que generan los padres por los resultados académicos o algún caso de bullying.
Para más información visitar la Pagina de L.V.R Consultores www.lvrconsultores.cl o visitar nuestras redes sociales.

Dr.(c) Miguel Angel Rojas Pizarro.
Psicólogo
Profesor de Historia y Cs. Políticas.
@marojas007

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.