Por Sergio Bastías
Mientras más arraigo tiene una actividad, mayor es la fuerza de los vínculos que se forman. Sobretodo si se intercambia entre personas que pueden volver a encontrarse, sobre aquello que se necesita.
Las llamadas “Ferias de las Pulgas” en Chile, son instancias de participación y vida comunitaria entre vecinos de un mismo barrio, que se dan habitualmente con periodicidad semanal, instalándose en los lugares mayormente concurridos por quienes viven en un mismo sector y por lo tanto se encuentran, cara a cara, con posibilidades de ir reforzando el conocimiento recíproco.
Además de ofrecer productos y servicios a bajo costo, los vecinos comparten entre ellos y también discuten sobre la vida comunitaria de barrio, de aquello que les preocupa y les interesa; en una instancia humanista de vida de barrio.
También se usa la economía del trueque para intercambiar productos entre vecinos, así como otros reciben productos gratis y los ofrecen también gratis, simplemente a cambio de una sonrisa o una conversación.
Son instancias muy valorables, en las que está presente el germen de la organización arraigada, de lo que deviene luego en los clubes, las iniciativas y la Junta de Vecinos, base de lo que hoy constituye la sociedad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.