Silvia Swinden

La todopoderosa disputa geopolítica y tecnológica en torno a permitir o no que el gigante chino de las telecomunicaciones Huawei cree la infraestructura 5G en los países occidentales, por temor al espionaje encubierto por parte del gobierno chino, ya le ha costado su puesto al Secretario de Estado de Defensa del Reino Unido, Gavin Williamson. Al mismo se le acusó de filtrar ante la prensa que el Gobierno del Reino Unido se estaba preparando para ignorar el consejo paranoico de los Estados Unidos y seguir adelante con las instalaciones de Huawei.

La relación entre el Gobierno del Reino Unido y Huawei es larga y complicada, y ha sido ampliamente investigada por True Publica. En resumen, se ha dado prioridad a los intereses financieros habituales por encima de otras preocupaciones desde que David Cameron fue Primer Ministro.

Por muy delicada que sea la cuestión desde el punto de vista político, lo que está surgiendo de la investigación de la propia tecnología 5G es que puede crear graves interferencias con los sistemas de detección meteorológica que podrían crear peligros para la población.

Las redes inalámbricas globales 5G amenazan los pronósticos del tiempo (Nature):

«La tecnología móvil de próxima generación podría interferir con las observaciones cruciales de la Tierra por satélite.”

«El gobierno de los Estados Unidos ha comenzado a subastar bloques de radiofrecuencias inalámbricas para su uso en la red de comunicaciones móviles de próxima generación conocida como 5G. Pero algunas de estas frecuencias se acercan a las que los satélites utilizan para observaciones cruciales de la Tierra – y los meteorólogos están preocupados de que las transmisiones de 5G desde teléfonos celulares y otros equipos puedan interferir con su recolección de datos: «A menos que los reguladores o las compañías de telecomunicaciones tomen medidas para reducir el riesgo de interferencia, los satélites de observación de la Tierra que sobrevuelan áreas de los Estados Unidos con cobertura inalámbrica de 5G no serán capaces de detectar con precisión las concentraciones de vapor de agua en la atmósfera». Los meteorólogos de los Estados Unidos y otros países dependen de esos datos para alimentar sus modelos; sin esa información, es probable que los pronósticos meteorológicos en todo el mundo se vean afectados».

La investigación sobre posibles interferencias menciona que es probable que reduzca la capacidad de pronosticar huracanes y tornados, incluyendo los eventos meteorológicos más grandes y que amenazan la vida.

Parece que el principio de precaución sólo se aplica a la competencia económica o política, pero cuando se trata de obtener ventajas de mercado, los Estados Unidos se han adelantado y han empezado a aplicar la tecnología antes de que se haya demostrado que es segura.

Sin duda Huawei está haciendo lo mismo ya que vivimos en un mundo impulsado por el beneficio más que por el bienestar humano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.