Corrientes: La calle de las mil y una luces

0
60
Foto: Orestes Pérez Pérez.

Por: Orestes Pérez Pérez

Corrientes hechiza y embruja. Es, sin duda, la calle más famosa de Argentina. Arteria de las mil y una luces, en la que sus míticos teatros, librerías, pizzerías, bares, cafés y restaurantes atesoran imperdibles historias de célebres escritores, políticos ilustres, músicos y famosos personajes de la actuación.

Nace en Puerto Madero, uno de los barrios más modernos y exclusivos de Buenos Aires, que tiene -entre sus principales atractivos- el vistoso Puente de la Mujer, obra del artista Santiago Calatrava, y termina en el barrio de Chacarita, famoso, entre otras muchas cosas, por su camposanto, construido durante una de las tantas epidemias de fiebre amarilla que asoló la ciudad y donde descansan los restos de reconocidos artistas, políticos, intelectuales y deportistas como Juan Domingo Perón, Carlos Gardel, Alfonsina Storni, Gustavo Ceruti, entre otros.

Aunque existen hoy innumerables sitios nocturnos en Buenos Aires, sigue siendo esa avenida, de alrededor de 9 kilómetros, el centro de la vida cultural y bohemia de esta cosmopolita ciudad. Uno de sus tantos sitios antológicos es el antiguo Teatro Nacional, en el que cantó -por última vez sobre un escenario en 1933- el mítico tanguero Carlos Gardel.

Caminar por ella es un regalo para el alma. Lo puedes hacer a cualquier hora del día o la noche, porque Corrientes nunca duerme. Gracias a esta vocación noctámbula, se convirtió en la calle preferida de escritores, músicos de tangos, artistas y transeúntes que se sumergen en interminables y acaloradas tertulias sobre los más diversos temas de la realidad nacional.

Los miles de personas que la transitan a diario, quedan deslumbrados por la conjugación de variados estilos arquitectónicos, que semejan algunos sitios de Madrid o París. Es como si de repente caminaras por una de las calles de esas dos sublimes ciudades europeas.

La arteria resguarda, en sus más de 70 esquinas y en diferentes formatos, el recuerdo de grandes personajes de la historia nacional y mundial que la convirtieron en una leyenda, como Gardel, Borges, el humorista Olmedo y el Papa Francisco.

Estatuas de conocidas figuras nacionales del teatro (Javier Portales, Jorge Porcel, Tato Bores, Sandro y Juan Carlos Calabró, entre otros), sentadas en un sillón de barbería o hablando por teléfono, comparten los espacios transitables de esta famosa arteria porteña y son permanentemente fotografiados por los miles de personas que diariamente pasean por ella.

Aunque cada uno de sus atractivos sitios reciben visitantes de todas partes del mundo, son sus librerías y teatros los más concurridos. Sorprende gratamente ver comprar cualquier libro, por raro y antiguo que sea, en una época donde el libro impreso va perdiendo cada vez más espacio ante la agresiva e imparable presencia de textos digitales.

En todas estas casas de libros de la calle Corrientes (Edipo, Hernández, Cúspide, La Cátedra y muchas otras), puedes hablar horas y horas con los libreros de temas relacionados con la literatura, la política o la filosofía. Los libros duermen en anaqueles que llegan al techo y en ellos encontraras los más variados autores de todo el mundo, pero sobre todo latinoamericanos: Borges, Cortázar, García Márquez, Neruda, Vargas Llosa, Carpentier, Amado, Benedetti y muchos otros,

Los teatros también son parte inseparable de esa bulliciosa artería (en la actualidad ofrecen funciones alrededor de 25. Entre los primeros que se construyeron se encuentran el Maipo, el Gran Rex y el desaparecido Odeón, lugar este último donde se realizó la primera proyección cinematográfica en Argentina en julio de 1896.

Con el tiempo se levantaron otros como el mundialmente conocido Luna Park, escenario de prestigiosos recitales de músicos de todo el mundo y que acogió hace algunos días dos conciertos de nuestro Silvio Rodríguez, pero que también albergo –en su momento- eventos deportivos de nivel mundial. Cuentan que fue allí donde Eva Duarte conoció a su esposo y tres veces presidente de la Argentina Juan Domingo Perón.

Además de los grandes teatros de la actualidad, como el San Martín, Broadway Nacional, Metropolitan Citi, Opera Allianz (tiene capacidad para más de 2 mil espectadores y un escenario por donde pasaron grandes nombres del espectáculo internacional como Ava Gardner, Edith Piaf y Mina Mazzini, entre otros), Corrientes es fiel cómplice de las salas “under”o alternativas, las que pujan todos los días por mantenerse junto a las más famosas, en medio de una competencia desleal y asimétrica.

El mítico Obelisco, icono de la ciudad de Buenos Aires y de todos los argentinos, es el sitio emblemático de la calle Corrientes. Ubicado en las intercepciones de esa arteria y otra no menos famosa como la 9 de julio, la torre tiene 67 metros de alto y es el lugar preferido por ellos para celebrar grandes acontecimientos deportivos (recientemente fue inaugurada en ese sitio la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud) y políticos.

La majestuosa torre simboliza las dos fundaciones de la ciudad y el izamiento por primera vez de la bandera nacional en la iglesia de San Nicolás. En cada una de sus 4 caras tiene grabados los más destacados hechos históricos de esta urbe.

Miles de transeúntes, de muchas partes del mundo, caminan diariamente por Corrientes, sin importarles la hora del día, buscando un buen libro, un asado tradicional, una puesta en escena, un concierto o simplemente una flor.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

Foto: Orestes Pérez Pérez.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.