Lo que sentimos, es la antesala de lo que hacemos. Así
como detrás de cada acción hay un pensamiento. Detrás
de cada pensamiento hay una emoción. De hecho, el término
emoción, viene de la voz latina ” motere”, que significa
mover. Van Gogh decía: ” Las pequeñas emociones son los
grandes capitanes de nuestra vida, y les obedecemos sin
darnos cuenta”. Para cuidar de nuestra salud emocional,
por lo tanto, hay que revisar de vez en cuando lo que mueve
nuestro rumbo.
 
Más que ayudarnos a navegar por las tormentas, las emociones
son las tormentas mismas, puesto que deciden, el clima de
nuestra travesía vital. Al igual que cada lugar en la tierra
tiene una meteorología propia, toda persona pasa a lo
largo de su vida, por diferentes estados de ánimo.Nuestro
clima interior es un delicado biosistema, en el que unas
veces luce el sol, y en otras los problemas penden sobre
nosotros como pesadas nubes.A los radiantes días, les
siguen las lluvias, con las que nos deshacemos de viejas
tristezas, limpiando el cristal con el que miramos el
mundo. ¡Admitir que las  emociones son relativas y
cambiantes, es la mejor vacuna contra las borrascas
interiores !.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.