¿Del efecto demostración a la revolución?

0
93
(Imagen de página de Facebook Chalecos Amarillos https://www.facebook.com/groups/310403819778193/)

Desde hace 8 semanas, los franceses se movilizan todos los sábados en manifestaciones en pequeñas y grandes ciudades de toda Francia, y en grupos más pequeños en rotondas y peajes, desde donde quieren que sus quejas y demandas sean escuchadas y comenzar a desarrollar diferentes tipos de acciones.

Lo que había sido considerada como una manifestación única se está convirtiendo gradualmente en un movimiento que lucha por una verdadera democracia.

Pero hoy, cuando sólo practicamos el culto al momento y la ausencia de retrospectiva, las anécdotas sustituyen al análisis de fondo, las visiones políticas sustituyen a la visión del sociólogo, lo sensacional enmascara las razones profundas. Y cuando se sospecha la escala y la fuerza del fenómeno, entonces la información es manipulada, se vuelve falsa y se eleva al nivel más alto del estado. Y públicamente, con ocasión de sus “saludos” al pueblo, el Presidente de la República califica los chalecos amarillos que se movilizan en gran número de personas como “odiosas muchedumbres”. ¿Ceguera total o calumnia probada?

Proponemos aquí echar un vistazo a los contextos más amplios y desarrollar una visión más global y orientada al proceso. Quizás podríamos concluir de esto las perspectivas futuras de este movimiento sin precedentes.

Contextos

No vamos a recordar aquí el contexto más amplio de la caída de las ideologías, la ausencia de proyectos sociales, el creciente antihumanismo por todas partes, las finanzas que gobiernan el mundo, la propagación de la pobreza, la violencia en todas sus formas y el odio.

Sólo queremos observar un contexto más reciente y específico en Francia:

En la noche del 29 de mayo de 2005, la mayoría de los franceses rechazaron el Tratado por el que se establece una Constitución para Europa, diciendo “No, no continuaremos por este camino”. Los franceses, al igual que otros ciudadanos europeos, lanzaron una advertencia sin precedentes a las instituciones de Bruselas y a los partidos políticos.

Sin embargo, esta constitución iba a ser sólo una formalidad. En la primavera de 2004, el pronóstico era muy favorable a un voto afirmativo. Los dos principales partidos políticos, la UMP y el PS, estaban principalmente a favor. Este texto, todo en compromiso y con peso institucional, tenía que ser enviado como una carta a la oficina de correos. Al menos, eso es lo que todo el mundo se imaginaba, políticos, observadores, periodistas, institutos de votación… Pero los franceses se adueñaron del debate que les permitió formular preguntas fundamentales sobre la economía, la democracia y las instituciones. Esta ágora duró un año, desde el anuncio del referéndum hasta el día de la votación. Una secuencia política memorable durante la cual se expresaron los temores de una Francia ya sumida en la crisis económica y social. [1]

Las instituciones europeas aceptaron este “no” por un tiempo y lo olvidaron rápidamente con tratados de sustitución, en contra de la voluntad del pueblo. Esta negación de la democracia marcó las instituciones europeas con un hierro rojo. Fue a esa Europa, tecnocrática y liberal, incluso ultraliberal, a la que los franceses dijeron que no en mayo de 2005.

Desde entonces, existen dos tendencias en Francia:

  • ¿De qué sirve votar si no se respeta nuestro voto? ¿Cuál es el punto de demostrarlo si no nos escuchan?
  • La lucha en curso para proteger los derechos y restaurar la democracia.

La primera tendencia, alimentada por una prensa falsa y manipuladora, alimentada diariamente por una exhortación desenfrenada al consumo, por la somnolencia de las multitudes, predomina durante 15 años.

Pero los franceses tienen en su historia, en el fondo de su paisaje educativo, la Revolución Francesa. Muchos han olvidado los detalles de la historia y hasta sus eventos específicos. Pero todos han tenido en cuenta que los rebeldes pueden derrocar a la monarquía. Es el poder de la gente lo que se recuerda.

En la memoria está, también, la “resistencia”, organizada por 4 largos años durante la ocupación alemana, resistencia con el riesgo de sus vidas y la de sus familiares.

Se han subestimado muchos de los precedentes más recientes de movilización popular: El movimiento de los indignados en España, o 15M (15 de mayo de 2011) fue retransmitido en Francia en particular durante el primer encuentro mundial el 15 de octubre, pero los grupos fueron dispersados por la policía y la prensa hizo su trabajo manipulador de desprestigio. En 2012, esta oleada social parecía haber desaparecido. Apareció unos años más tarde, en 2015 y 2016, después de las manifestaciones y huelgas, en forma de la debout de Nuits, cuyas manifestaciones también serían dispersadas por medio de la fuerza. En 2016 y 2017, los grupos aún más desacreditados o ignorados eran, no obstante, notables: las reuniones de Jean-Luc Mélenchon y la naciente Francia Insoumise reunieron a decenas y decenas de miles de personas, superando las 100.000 en algunas ciudades francesas…

Lo que chisporroteaba allí, en las casas, en las ciudades y en el campo, era un infierno… y soplaban violentos vientos sobre las brasas: el Presidente apenas elegido mostraba de manera ostentosa, por un lado, su desprecio por el pueblo (marcado por muchas sentencias asesinas contra la “gente pequeña”), y por otro lado, su firme decisión de acabar con las conquistas sociales, “¡que cuestan una barbaridad de dinero!”. Las medidas tomadas a toda velocidad atacaron directamente a la población: discapacitados, pensionistas, estudiantes, desempleados, trabajadores… Las manifestaciones y movilizaciones se reanudaron en serio: para defender el derecho laboral, para proteger el transporte público, para salvar lo que queda de la función pública (hospitales, escuelas, universidades). Miles de personas fueron a las calles. La respuesta política: arrogancia y desprecio en público, hasta el micrófono de la prensa extranjera.

Así que el aumento de los impuestos sobre el gasóleo sólo actuó como una chispa en una llamarada de cólera acumulada, ignoró la desesperación, negó el sufrimiento.

Desde la primera movilización en noviembre, el efecto demostración se logró en la medida en que se confirma:

  • La capacidad de movilización de los franceses, abrumados por tanta injusticia social,
  • ¡Que París no es Francia y que la fuerza está en sus ciudades de provincia!
  • Que los medios de comunicación mienten sin medida para proteger a la nueva monarquía.

La ola podría haberse contenido en ese momento si el gobierno hubiera respondido favorablemente a la petición ocasional de los ciudadanos (eliminación de los impuestos sobre el combustible). Pero la burla y la manipulación han multiplicado la ira, pero también y sobre todo la conciencia.

Movimiento de concientización

Con un chaleco amarillo que no cae bajo ninguna etiqueta pero que tiene la gran ventaja de dar mucha visibilidad, la gente empieza a reunirse alrededor de un “hartazgo” y rápidamente en torno a la identidad de la gente de la que se burlan el Presidente, su gobierno y, finalmente, “los poderosos”. Muy rápidamente, también, este movimiento quería estar sin forma, sin representación, sin verticalidad alguna, acéfalo y polimorfo. El ciudadano medio se encuentra en las rotondas de las ciudades donde vive, bloqueando el tráfico, y allí se hace eco y muestra la miseria de Francia: pobreza, con o sin trabajo, pensiones insuficientes, cargas excesivas, impuestos injustos. Las personas se hablan, se descubren, se reconocen y aprenden a estar juntas más allá de sus diferencias de opinión.

Durante las primeras semanas, todavía hay un sentido de pertenencia corporativa y vemos taxis, estudiantes, enfermeras e incluso abogados que se ponen el chaleco amarillo y “apoyan” el movimiento.

Pero muy rápidamente, también se organizan asambleas populares: debaten, escuchan información, buscan, preguntan, aprenden… ¡Nos han RECONOCIDO!

Así que nos vestimos de GJ (chalecos amarillos) y decimos: “nosotros” somos el pueblo, “nosotros” queremos recuperar el poder sobre nuestras vidas.

Imagen: Última movilización del 5 de enero en Francia en algunas ciudades

El papel de la prensa convencional

Desempeñará un papel importante en la amplificación de la onda. Pero no actúa aquí como el contrapoder que se supone que es. Sirve a este poder, proporcionando sólo información parcial y partidista, y muy a menudo falsa: las cifras de movilización se reducen de manera ridícula (de varios cientos de miles de personas en las calles a unas pocas decenas de miles anunciadas por los principales medios de comunicación), las imágenes transmitidas en un bucle sólo muestran “matones en amarillo”, imágenes de las que nos dejamos llevar para degradar e insultar a las personas de este movimiento. Esta manipulación extrema de la información aumentará la ira. Además, se empieza a sospechar una manipulación orquestada desde mucho más arriba durante el mitin del 2 de diciembre donde individuos (¿quiénes son?) atacan el Arco del Triunfo. La demonización se está volviendo grotesca. Pero ninguna estrategia funcionará: ni la difamación (movimiento de extrema derecha), ni la manipulación de imágenes (multitud odiosa y violenta), ni la referencia a figuras cuestionables y disputadas como líderes del movimiento, ni los supuestos intentos de recuperación política y sindical, ni el miedo (represión policial) sofocarán a la gente. Pero creerán que han tenido éxito gracias a un escenario de oposición muy claro: “Ciudadano: no vayas allí: es de alto riesgo, es peligroso…”

Estas exageraciones llevarán a la gente a otra realización: aquellos que todavía creían que “lo que vemos en la televisión sólo puede ser verdad”, ¡aquí están por miles para darse cuenta de que todo es una mentira y una manipulación!  La exasperación está en su apogeo.

La prensa, por su parte, sigue fingiendo ignorar el hecho de que una gran mayoría de la población, incluso cuando no se moviliza en la calle, apoya este movimiento, porque una gran mayoría se reconoce a sí misma en sus reivindicaciones y en sus demandas… que la prensa no retransmite, por supuesto.

Demandas de los Chalecos Amarillos

Inicialmente fueron espontáneos y los eslóganes catárticos en la calle. Hoy, como resultado de muchas reuniones y asambleas de ciudadanos, se están consolidando, fortaleciendo y ampliando, y se están clarificando hasta el punto de ser escritas.

He aquí un ejemplo, ampliamente difundido en las redes sociales (que es la principal fuente de información y organización), en 21 puntos, que sobre todo muestran el deseo feroz de más justicia: justicia democrática, fiscal, económica y social y un “poder adquisitivo” que permite pasar de la supervivencia a la vida[2].

Sin embargo, en la calle y en las rotondas, la consigna más gritada ha sido desde el comienzo del movimiento y sigue siendo: la dimisión de Macron.

Y en las señales y ahora en los muros de la ciudad: RIC: Referéndum de la Iniciativa Ciudadana (punto 9 de la tabla)

Cuanto más claras son las demandas, mayor es la movilización. La mayor simpatía del resto de la población viene en apoyo: en una encuesta reciente, el 77% de los franceses estarían a favor del retorno de la ISF (Impuesto a la Gran Riqueza) y el 80% para la RIC…

Esto es motivo de MUY seria preocupación para el gobierno… que, obligado a darse cuenta de la magnitud de la insurrección, está perdiendo terreno y está respondiendo con la fuerza represiva más incontrolada que jamás hayamos experimentado en la historia moderna de Francia.

Violencia represiva

Tomando la legitimidad de una “represión firme” con el pretexto de responder a la violencia (daño material) producida por ciertos “matones”, la fuerza armada enviada al campo no tiene precedentes. No sólo por el número de hombres desplegados, sino sobre todo por el equipamiento y los métodos utilizados.

Sin embargo, el “Defensor de los derechos” [3], Jacques Toubon, ciertamente no un “izquierdista”, advierte repetidamente. Publicó un informe “el mantenimiento del orden con respecto a las reglas de la deontología” [4], en el que se describen muy claramente la peligrosidad de los ULBDs (Flashball), la prohibición ética del uso de la fuerza cuando no es necesaria, el cerco de manifestantes no amenazantes, los golpes a manifestantes en tierra y la detención arbitraria de ciudadanos que no representan ningún peligro.

Sin embargo, se multiplican los ejemplos contrarios, ilustrados por decenas de vídeos, ampliamente difundidos en las redes sociales.

Hasta la fecha, 10 personas han muerto durante estas manifestaciones (por accidentes y una persona directamente de la represión policial), hay más de 4000 heridos graves, incluyendo decenas de personas mutiladas de por vida: pérdida de un ojo, múltiples fracturas de la mandíbula, ojos irreversiblemente quemados… Además, 4570 detenciones, la mayoría arbitrarias.

Las escenas de violencia son inauditas, a veces por parte de agentes sin número de identificación de personal, a veces por parte de rangos superiores (comandantes): golpes múltiples a una persona desarmada y desprotegida, escenas de humillaciones (a menores de edad), disparos a ciegas (una anciana fue asesinada mientras cerraba las persianas) o disparos dirigidos a un objetivo intencional (preferiblemente a la cabeza), trampas de encierro y de gaseo sistemático, lanzamientos de “agua” con productos de alto riesgo tóxico sobre las mujeres, los niños y niñas, sobre las personas discapacitadas, sobre las personas de edad avanzada…

Algunos observadores extranjeros están alarmados por ello. Amnistía Internacional ya había escrito un informe exhaustivo sobre el “uso excesivo de la fuerza durante las manifestaciones de chalecos amarillos” [5] el 17 de diciembre, en el que señalaba tanto una indescriptible desproporción como la ilegalidad del uso de determinadas “armas de disuasión”. Desde entonces, sin embargo, la violencia policial ilegítima e ilegal ha aumentado aún más.

El periodista David Dufresne, en su relato de Tweeter [6], organiza toda una compilación de reportajes y da testimonio de la división que se está produciendo en el seno de las fuerzas policiales. Porque allí, como con los chalecos amarillos, se está trazando una profunda línea divisoria.

La línea divisoria: violencia/noviolencia

Algunos miembros de la Policía tienen en la memoria el lema de su profesión: “pro patria vigilante” (“velan por la Patria”) y en el centro de su conciencia su misión: “Las misiones de la policía son la garantía de las libertades individuales y colectivas, la defensa de las instituciones de la República, el mantenimiento de la paz y del orden público y la protección de las personas y de los bienes.”

Vemos la aparición de vídeos de denuncias, preguntas de los agentes sobre la legitimidad de las órdenes que reciben, el número de casos de enfermedad está aumentando como la única respuesta legal posible de su parte, y en casos más raros, las negativas a cumplir. Hemos visto intentos de diálogo y confraternización entre los GJ (Chalecos Amarillos) y la policía. Algunos están empezando a optar por una desobediencia saludable.

Se sofocó (¿o se pensó sofocar?) este pequeño salto de conciencia con un bono de 300 euros al final del año para cada agente, y para evitar posibles despertares de conciencia, se enviaron a las tropas al asalto lejos de los lugares en que viven. Medidas insignificantes… y en todo caso innecesarias para responder a la fatiga de las fuerzas policiales que por primera vez se enfrentan a “personas como ellos”, es decir, quejándose de la precariedad a la que les conduce el sistema actual.

Los comandantes, todavía anónimos por el momento, atestiguan que ya no saben qué hacer para preservar el “modelo francés” de mantenimiento del orden público. Este “modelo” se refería de hecho a la ética internacional: “el menor contacto posible, ningún recurso a la violencia sin necesidad absoluta, el fomento de la reducción de la tensión, ningún uso desproporcionado de armas de disuasión, la garantía de la reducción de la tensión y el retorno a la calma”.

Pero frente a esta conciencia ciudadana, también estamos asistiendo al desencadenamiento de una fuerza policial que se ha descontrolado. Y la escalada de represión sin precedentes que estamos presenciando parece estar legitimada por los principales: los prefectos regionales y, a su cabeza, el Ministro del Interior, Castaner.

Así, de una ciudad a otra, los mítines adquieren un aspecto completamente diferente: donde la policía es moderada y no está muy presente, ni hay destrozos ni violencia (por ejemplo, Tarbes, Dijon, etc.) Donde se da la orden de “embestir”, el final de los mítines es trágico.

Lo mismo ocurre con los chalecos amarillos.

La mayoría de ellos se reconocen y afirman como un movimiento pacífico, no violento y benevolente. Además, se multiplican los hechos y los gestos que dan fe de ello: organización de encuentros populares y festivos, acciones de ayuda mutua solidaria, intentos de diálogo con la policía. Se organizan en pequeños grupos llamados “serenidad”, compuestos por mujeres y personas de cierta edad, para regular las corrientes y calmar la exasperación. Muestran su identidad y sus valores en todos los signos.

Pero el sufrimiento se expresa de diferentes maneras y para muchas personas, la ira ruge… y la negación del gobierno, su insistencia en insultar a la gente, es una incitación a la violencia. ¿Cómo puede hablar un Presidente de la República de un mitin de cientos de miles de personas pidiendo un referéndum de Iniciativa Ciudadana en estos términos: “una multitud odiosa, que ataca a los funcionarios electos, las fuerzas policiales, los periodistas, los judíos, los extranjeros, los homosexuales, es simplemente la negación de Francia…”?

Este tipo de comentarios, a sabiendas de que nuestro país vive una de las situaciones sociales más graves que jamás ha vivido, y que son sus fuerzas policiales las que atacan a los más débiles, es probable que desencadenen su rabia y su expresión violenta.

Hoy en día, ya no son sólo los “ladrones” los que reclaman el derecho a la violencia, sino también las personas enfadadas, exasperadas y humilladas que quieren justicia y reparación por los daños sufridos. La “violencia” de los Chalecos Amarillos es estigmatizada en los medios de comunicación, los “culpables” inmediatamente arrestados, juzgados, condenados, a veces arbitrariamente y sin fundamento, “como ejemplo”, mientras que la violencia policial no es transmitida en absoluto, y si lo es, es legitimada o trivializada. Esta injusticia dictatorial multiplica por diez la ira de los manifestantes y los llamamientos a la violencia a cambio aumentan. Hemos entrado en el círculo vicioso de la violencia.

De la revolución a la evolución

Es precisamente un posicionamiento claro y firme de la no violencia activa lo que podrá aportar las características de la evolución a este movimiento de revolución.

Porque ya es mucho más que una ola de insurrección. Las acciones son prueba de ello: asambleas populares de ciudadanos, alcaldes que abren sus alcaldías para redactar libros de reclamaciones, redactar reivindicaciones cada vez más claras, el deseo de un referéndum sobre una iniciativa ciudadana, la necesidad de una nueva Constitución… Parece que Francia quiere avanzar hacia el nacimiento de una Sexta República.

Grupos y corporaciones enteras quieren ver renacer sus valores -libertad, igualdad, fraternidad- (nacer de nuevo y no ser truncados de nuevo).

La prensa alternativa [7] y las pequeñas editoriales independientes [8] actúan como enlaces para la libertad de expresión; las redes sociales, a pesar de la censura que hasta ahora ha demostrado ser impotente, son la herramienta de distribución más masiva. Los abogados ayudan, tanto administrativamente como sobre el terreno, a las personas heridas durante las manifestaciones o detenidas arbitrariamente. Algunos jueces se oponen a la impotencia a la que se ve relegada la Justicia.

Los diputados de France Insoumise, a los que se suman muchos diputados de la izquierda “real” y otros demócratas, se hacen eco de la Asamblea y con todos los medios a su alcance para legislar sobre la cuestión del Referéndum…

Paralelamente y al mismo tiempo, especialmente en las rotondas, se está reformando el tejido social: aquí se experimenta la solidaridad, nace una nueva fraternidad, alimentada por la esperanza de que el pueblo unido no puede ser vencido. Durante las fiestas navideñas, y a pesar del frío, en cientos de refugios improvisados, la gente se reunió para celebrar esta nueva esperanza juntos, también dando la bienvenida a las personas que estaban solas o sin hogar, o que generalmente eran rechazadas, y cientos más trajeron comida, regalos, leña. Nacía una fuerza cada vez mayor: la que proporciona el acto válido, la que hace crecer a las personas, la que quieren repetir y de la que no se arrepienten nunca.

Sobre la base de esta Fuerza profunda, individual y colectiva, tres elementos podrían asegurar el cambio:

  • El posicionamiento de las fuerzas armadas para el pueblo: “en el caso extremo de que el pueblo decida cambiar el tipo de Estado y el tipo de leyes, correspondería al pueblo hacerlo (…) y sería deber del ejército apoyar este deseo de cambio, creando las condiciones que permitan al pueblo poner en marcha un nuevo tipo de organización y un nuevo régimen jurídico.” [9]
  • La incorporación masiva de la juventud: “Vale la pena que los jóvenes vengan a engrosar la corriente de esta fuerza moral, como una variante de la Historia, que su fluir sea irrefrenable y que oigamos su retumbar en todas las lenguas de la tierra.” [10]
  • El contagio más allá de las fronteras, a toda Europa y más allá [11] Para inscribir este deseo de una nueva constitución en el contexto de un propósito mayor: la Nación Humana Universal, que quiere poner fin a la violencia y a la injusticia.

La revolución es posible porque no volvemos a las realizaciones. Los franceses lo saben y lo sienten, ya se están organizando en un “gran debate”[12], ya cuentan con una fuerza de propuestas (justicia fiscal, ejercicio del poder democrático, reconstrucción de nuestras instituciones).

Pero para que esto sea una evolución, debe surgir una nueva conciencia: la necesidad de tomar el control del propio destino social, pero también de evolucionar como especie. Una especie que elige la noviolencia, y la del acto válido, que reclama el derecho a crecer y encontrar sentido.

“Estamos al final de un oscuro período histórico y nada será igual que antes. Poco a poco, el amanecer de un nuevo día comenzará a amanecer, las culturas comenzarán a entenderse, los pueblos experimentarán una creciente sed de progreso para todos, entendiendo que el progreso que se limita a unos pocos termina sin progreso para nadie. Sí, habrá paz y se entenderá por necesidad que una nación humana universal comenzará a tomar forma. Mientras tanto, los que no somos escuchados trabajaremos a partir de ahora en todas partes del mundo para presionar a los que decidan, para difundir los ideales de paz, sobre la base de la metodología de la noviolencia, a fin de preparar el camino para los nuevos tiempos.

(…)

 Creo que algo muy bueno sucederá cuando los seres humanos encuentren el Sentido, tantas veces perdido y tantas veces encontrado en los momentos cruciales de la Historia” [13].

 

Notas

[1] Fuente France Inter, 2015.

[2] También se puede votar sobre más demandas, que no son unánimes, en https://revendicationsgiletsjaunes.fr/?fbclid=IwAR3RSXoAXsjZ8-xhJCW3lPxa_J0dA0TxRLsQshKoeVz7QPhn2X-sVLDlXGI

[3] En Francia, el Defensor de los Derechos es una autoridad administrativa independiente, creada por la enmienda constitucional del 23 de julio de 2008 e instituida por la Ley Orgánica del 29 de marzo de 2011. Su administración adopta la forma de una autoridad administrativa cuya independencia está garantizada por la Constitución.

[4] Informe disponible en su totalidad en la página web de la Asamblea Nacional.

[5] https://www.amnesty.fr/liberte-d-expression/actualites/usage-excessif-de-la-force-lors-des-manifestations

[6] https://twitter.com/davduf

[7] Véanse los informes y entrevistas de los medios de comunicación, https://www.lemediatv.fr y los artículos de fondo de Le vent se lève https://lvsl.fr

[8] Claves para entender los chalecos amarillos, ediciones Syllepse, ver nuestro artículo del 26 de diciembre de 2018.

[9] Silo, Cartas a mis amigos, Carta 8: Posición militar en el proceso revolucionario. Hay muchos veteranos que también se ponen el GJ, y más y más soldados con la cara expuesta se enfrentan a los abusos policiales. Recordatorio: los militares dependen del Ministerio de las Fuerzas Armadas, la policía del Ministerio del Interior.

[10] Silo, Primera celebración anual del mensaje, Punta de Vacas, 4 de mayo de 2004, silo.net

[11] En este punto, las reuniones que ya han tenido lugar en más de 20 países europeos se están llevando a cabo en silencio. Si estos movimientos aumentaran, la propia Europa se vería amenazada en sus instituciones y en su funcionamiento. En vísperas de las elecciones europeas, la información sobre una posible tendencia creciente de protesta se ignorará en la medida de lo posible.

[12] Propuesta reciente de la presidencia, recibida por los GJs como una negación más de lo que ya están haciendo, un rechazo de su solicitud de referéndum y un “humo mediático” adicional.

[13] Silo, Primera celebración anual del Mensaje, Punta de Vacas, 4 de mayo de 2004, silo.net.

 

Ver también:

25/11 https://www.pressenza.com/fr/2018/11/gilets-jaunes-a-paris-la-colere/ (Gabriella Bravo y equipo de Redacción Pressenza France)

30/11 https://www.pressenza.com/fr/2018/11/gilets-jaunes-risque-ou-opportunite/ (Rédaction Pressenza France)

06/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-jaunes-ou-la-democratie-en-marche-1-2/ (Rédaction Pressenza France)

07/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-jaunes-ou-la-democratie-en-marche-2-2/ (Rédaction Pressenza France)

09/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-verts-et-gilets-jaunes-ensemble-pour-un-monde-meilleur/(Brigitte Cano y Mauricio Alvarez, Rédaction Pressenza France)

10/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/les-gilets-jaunes-ne-pas-seulement-marcher-aller-au-dela-des-manifestations/ (Mathieu Dégé, Silo, Primera celebración anual del Mensaje, Punta de Vacas, 4 de mayo de 2004, silo.net.)

11/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-jaunes-annonces-de-macron-un-enfumage-pour-preserver-linjustice-fiscale-et-les-cadeaux-faits-aux-riches/ (ATTAC France)

12/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/le-mouvement-des-gilets-jaunes/ (Ginette Baudelet, Rédaction Pressenza France)

15/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-jaunes-temoignage-on-nous-parle-de-violence/ (Toulouse, declaración)

18/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/retentions-repression-et-violence-les-methodes-du-gouvernement-pour-en-finir-avec-les-gilets-jaunes/ (Josefina Dowbor)

25/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/video-merci-aux-gilets-jaunes/ (Brigitte Cano, Rédaction Pressenza France)

26/12 https://www.pressenza.com/fr/2018/12/gilets-jaunes-des-clefs-pour-comprendre/ (Claves para comprender, Editions Syllepse)

06/01 https://www.pressenza.com/fr/2019/01/lettre-ouverte-au-president-macron-changez-nos-institutions-et-demissionnez/ (Pascal Maillard en su blog Polared)

 


Traducción del Cuadro de Demandas:

Primeras Demandas de los Chalecos Amarillos

MACRON Y LOS PODEROSOS DEFIENDEN SUS PODERES, SU CASTA, LOS CHALECOS AMARILLOS QUEREMOS ABOLIR SUS PRIVILEGIOS.

DEFENDEMOS EL INTERÉS GENERAL DE LA GENTE

PRIMERAS REIVINDICACIONES DE LOS CHALECOS AMARILLOS

CAPACIDAD DE ADQUISICIÓN

1

– SMIC (salario mínimo) a 1300 euros netos.

– Ninguna jubilación inferior a 1200 euros.

2

– Los salarios, así como las pensiones y los subsidios, deben estar indexados a la inflación.

3

– Salario máximo fijado en 15.000 euros.

– Limitar la brecha salarial de 1 a 20 en la empresa.

4

– Aumento de las prestaciones de invalidez y desempleo.

– Retirada del CSG sobre pensiones. La CSG, Contribution Sociale Généralisée, es un impuesto obligatorio que contribuye a la financiación de la seguridad social y, desde 2018, del seguro de desempleo, en lugar de las cotizaciones deducidas de los salarios.

JUSTICIA FISCAL

5

– Impuesto sobre la renta más progresivo (más tramos para los más ricos).

6

– Restablecimiento de la ISF.  el impuesto sobre el patrimonio, pagado por personas físicas y parejas con un patrimonio superior a 1,3 millones de euros. La ISF disminuirá en 2019, lo que representa un déficit de 4.000 millones de euros en el presupuesto].

– Fin del CICE para financiar el poder adquisitivo. Desde 2013 se han concedido 20.000 millones de euros anuales a las empresas en el marco de un apoyo denominado CICE, Crédito Fiscal para la Competitividad y el Empleo. Se suprimirá en 2019 y se sustituirá por una reducción de las cotizaciones a la seguridad social de las empresas. Esto representa un déficit de 20 000 millones de euros en el presupuesto de 2019.

7

Salario máximo fijado en 15.000 euros.

Limitar la brecha salarial de 1 a 20 en la empresa.

8

Vayan a buscar los 80.000 millones en evasión/fraude de impuestos.

Impuesto sobre el fuel-oil marino y el queroseno.

JUSTICIA DEMOCRÁTICA

9

Referéndum Iniciativa Ciudadana.

10

Referéndum revocatorio de los representantes electos que no cumplieron sus compromisos.

11

El fin de los beneficios de la vida presidencial.

12

Restaurar la proporcionalidad en las elecciones legislativas y municipales.

Referéndum revocatorio si no se respetan sus compromisos.

JUSTICIA ECONÓMICA

13

La electricidad, el agua y el gas son necesidades básicas. Deben hacerse públicos de nuevo.

14

Prohibición de venta de bienes inmuebles pertenecientes a Francia (presas, aeropuertos…)

15

Proteger la industria francesa, prohibir las deslocalizaciones. Proteger nuestra industria.

16

Gran plan de aislamiento para la vivienda. (Hacer ecología ahorrando dinero a los hogares).

JUSTICIA SOCIAL

17

Cero personas sin hogar [Personas sin domicilio, sin techo] : URGENTE.

Retorno a la jubilación a los 60 años a tasa plena.

18

El sistema de pensiones debe permanecer unido y, por lo tanto, socializado. (Sin punto de retirada).

19

El mismo sistema de seguridad social para todos (incluidos los artesanos y los empresarios autónomos).

20

Limitación de alquileres. Vivienda más asequible (especialmente para estudiantes y trabajadores precarios).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.