DEMOCRACIA, FASCISMO Y JUEGOS DE PODER ( 2)

0
182

EL GRAN LABERINTO Y EL CASO ESPAÑOL

Bajo la doble presión económica y represiva sobre las cabezas de las gentes globalizadas no puede extrañarnos el que haya brotes de descontento en todas partes como resultado de las políticas de recortes y pérdida de derechos laborales y cuotas de bienestar a favor de unas minorías de desalmados amparados más que nunca por gobiernos impopulares en manos de las grandes empresas, grandes bancos y capitalistas financieros que tienen más peso en la toma de decisiones de los enfermos Parlamentos que todo el resto de la ciudadanía y de sus organizaciones. Estos y sus aliados políticos son los verdugos de las democracias en todo el Planeta y los que impiden que pase de nivel: de representativa a participativa, que sería el paso siguiente.

El descontento

Las manifestaciones en cada fin de semana de los chalecos amarillos en Francia, las manifestaciones cada lunes de pensionistas, o de las famosas “ mareas” de sanidad o educación en España, el activismo feminista en todas partes -también en España- como respuesta a los patrones machistas que asesinan o empujan a la mujer a un segundo plano, las huelgas y manifestaciones obreras contra empresas que pretenden cerrar o reducir personal, forman una línea de resistencia unida por hilos invisibles dentro del laberinto. Conforman una contestación no coordinada,pero orientada en la misma dirección: la repulsa a la injusticia.

España en su laberinto

A pesar de que se nos viene insistiendo en lo contrario, los españoles no hemos sido capaces de superar la crisis económica provocada por aquel gran rescate bancario aún sin reembolsar, la corrupción política y de empresarios que tampoco devuelven lo robado, los sobrecostes incontrolados de obras públicas o las fugas de capitales hacia paraísos fiscales.

La baja fiscalidad de las grandes empresas y el mayor índice de paro juvenil y de los mayores de cuarenta años, junto a las grandes diferencias salariales entre trabajadores y ejecutivos, entre hombres y mujeres o entre emigrantes y nacionales y las bajas pensiones de mayores que aún tienen que ayudar a familiares en paro dan una imagen más africana que europea de este país del que han tenido que emigrar más de dos millones de trabajadores, muchos de ellos altamente cualificados. Una vergüenza. Una vergüenza que nunca borraría un tripartito neo, del que no podemos esperar sino todo lo contrario.Y hay que reconocer que tampoco ayuda un gobierno que se proclama socialista y actúa siempre con miedo a serlo, como es tradición.

No nos engañemos

Este país, que finge ser cristiano y defensor de los derechos humanos mantiene las concertinas contra los inmigrantes, los Cies -verdaderas cárceles disfrazadas- y la ley mordaza en todo el territorio nacional -por poner algunos ejemplos- mientras no cesa de crecer el asedio constante del partido neofranquista tridimensional contra este gobierno débil, que lo es  no solo por el número de diputados en el Parlamento, sino por su falta de unidad, de coherencia y de una postura clara para enfrentarse a los problemas mencionados. Su continuo querer y no querer, su tira y afloja hacia el movimiento independentista catalán, su miedo a elecciones ante el auge ultra si no se aprueban sus presupuestos, dejan en el aire y más desamparados aún a quienes ya lo están en demasía.

Ante unas elecciones anticipadas más que probables, el país se ha convertido en un laberinto donde van or un lado los que defienden la justicia social  ( Unidos Podemos, Mareas y afines ) compañeros de viaje limitados de los  socialistas, que se hallan contra las cuerdas por la agresión de la Caverna en plazas y medios de comunicación y ante un juicio a los políticos independentistas cuyo resultado no sabemos cual será. Lo que sí sabemos es que este juicio que acaba de empezar  va a darnos la medida de la independencia ideológica del poder judicial respecto al neofranquismo. Y en estas estamos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.