Desde Milán un mensaje a Italia

0
330
(Imagen de Paola Regina)

La manifestación “People – la gente primero” convocada hoy en Milán con la adhesión de más de 1200 organizaciones y 40.000 suscripciones individuales enviadas a través de redes sociales, sorprendió a los organizadores y participantes que, aunque incapaces de moverse durante más de una hora dada la increíble afluencia de hombres y mujeres de todas las edades y de todos los grupos étnicos, no podían creer lo que veían.

Más de 250.000 personas, cuando la procesión fue capaz de moverse, marcharon en una larga y gruesa fila que todavía tenía su cola al principio del Corso Venezia cuando la cabeza alcanzó la Piazza Duomo, donde el evento se habría concluido.

Una Milán que era realmente la representación de la diversidad democrática, el diálogo pero respetuosa de las diferencias, incluso en algunos casos insalvables, y unida bajo el lema “la gente primero” en el nombre del antirracismo, del antifascismo y de la bienvenida “porque la gente viene primero que el capital“, como decía en uno de los muchos carteles.

El mensaje enviado a Italia fue un mensaje fuerte, y tal vez también lo fue para esta diversidad de componentes que, aunque a veces se les es difícil dialogar (por ejemplo, es difícil imaginar un diálogo entre los seguidores del UAAR – Unión ateos, agnósticos, racionalistas y los jóvenes asiáticos que se presentaron detrás de las palabras “La iglesia del Dios Todopoderoso”) se unieron a la negativa de la barbarie que parece estar contaminando a Italia.

Ciertamente, la mayoría de los manifestantes no se reconocían con todas las figuras políticas e institucionales que estaban en la parte superior de la procesión, pero fue a la plaza para manifestar su oposición a la política reaccionaria del gobierno y el resurgimiento del racismo que estas políticas han producido. Lo hizo de manera nueva, la novedad se encuentra precisamente en la extraordinaria multiplicidad de figuras que animaron el evento y que representan diferentes facetas de la sociedad civil. Tal vez la plaza de Milán esta noche ha dado a luz a un nuevo elemento, como si lo social había sido unido con el discurso político hablando un lenguaje nuevo, finalmente dejando a un lado el lenguaje de los “políticos”, que, a la política, terminaron quitándole toda nobleza.

Este mosaico humano que ha marchado a través de Milán, mostró la diversidad de sus piezas no sólo en carteles, pancartas y las banderas que van desde comunistas ortodoxos a verdes, los anarquistas; desde los creyentes a los ateos, a las familias arco iris; desde los sindicatos a la multiplicidad de asociaciones, escuelas, lugares de trabajo; y desde los italianos a los kurdos, a los senegaleses, los norteafricanos, árabes, asiáticos, pero ha mostrado la diversidad de sus múltiples componentes incluso en la música que acompañó a la procesión y que era las canciones de San Remo que estaban agitando el cartel de ACLI al ritmo “Será porque te amo”, a la “Maldita primavera” enviada a todo volumen por los “Sentinelli” que la han hecho una especie de su firma, a “Bella ciao” cantada y tocada en todos los ritmos y tonos dependiendo del segmento, hasta lo internacional y a “Bandera roja” cantada bajo las banderas con la hoz y el martillo.

Cuando el desfile, compuesto de todas las razas, de todas las religiones y las no religiones, de todas las políticas con excepción, no hace falta decirlo, fascistas y similares, ha terminado el evento en la Piazza Duomo sonaban las notas de People have the power cantada por Patty Smith casi a firmar una ligereza formal que es, sin embargo, la carga de trabajo proyectado.

Si este pueblo multicolor sabrá hacer crecer el mensaje entregado hoy en día, que va más allá del noble rechazo de todas las formas de racismo y fascismo, de cada cierre y de cada retorno oscurantista, se verá en los próximos días. Si en cambio la política de los políticos se hará cargo de esta manifestación caleidoscópica, entonces la de hoy habrá sido sólo una hermosa caminata entre gente civil que dicen no a la deshumanización y el racismo, pero que paran a aquel no. Con ligereza.

Patrizia Cecconi


Patrizia Cecconi nasce a Roma dove consegue la laurea in Sociologia presso l’Università La Sapienza. Qui tiene per alcuni anni seminari sulla comunicazione, quindi si dedica all’Economia e vince la cattedra di Economia Aziendale per l’insegnamento negli Istituti d’istruzione superiore dove presterà servizio per circa venticinque anni. Interessata all’ambiente e alla natura, verso il 2000 rivolge la sua attenzione allo studio sistematico della botanica e della fitoterapia ponendo sempre al centro dei suoi lavori l’interazione culturale tra l’ambiente e gli umani che lo abitano. Infatti il suo interesse per l’ambiente si lega alla denuncia della violazione dei diritti umani nel mondo. Ha curato e pubblicato articoli e libri su argomenti diversi, ma sempre focalizzati sul rispetto e la tutela del Diritto universale, anche quando il tema richiama la botanica. Il suo interesse particolare è rivolto alla Palestina, dove si reca diverse volte l’anno. I suoi reportages su Palestina e palestinesi sono pubblicati regolarmente in Italia in diversi giornali e riviste on line. Dal 2009 fino al dicembre 2014 è stata presidente della onlus “Amici della Mezzaluna Rossa Palestinese” di cui ora è presidente onoraria, associazione umanitaria laica che cura principalmente le adozioni a distanza di bambini disagiati e la sensibilizzazione verso la questione palestinese in Italia. E’ co-fondatrice della onlus Cultura è Libertà e dell’associazione Oltre il Mare di cui è presidente, entrambe le associazioni hanno come focus prioritario del proprio agire la diffusione della storia e della cultura palestinese.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.