El Gobierno de Estados Unidos ha anunciado este miércoles el comienzo de la retirada completa de sus tropas del territorio sirio.

“Hemos empezado a hacer volver a casa a las tropas estadounidenses, al tiempo que pasamos a la siguiente fase de esta campaña”, ha declarado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, mediante un comunicado.

Anteriormente, citando a una persona conocedora de las deliberaciones, la agencia británica de noticias Reuters ha publicado que EE.UU. está planteándose replegar todos sus efectivos del país árabe “tras la reducción de los territorios controlados” por el grupo terrorista takfirí EIIL (Daesh, en árabe).

También hoy miércoles, el diario neoyorquino The Wall Street Journal cita fuentes que afirman que el Ejército estadounidense ha informado a las tropas que tiene desplegadas en el noreste de Siria de planes para abandonar la zona por completo.

Por su parte, el portal de la cadena televisiva CNN y la cadena Fox News han comunicado que hay preparativos “en marcha” para la salida “inmediata” y “completa” de las fuerzas estadounidenses de Siria. La decisión habría sido tomada por el presidente estadounidense, Donald Trump, se asevera en las noticias transmitidas.

“Hemos derrotado a EIIL (Daesh, en árabe) en Siria, mi única razón para estar ahí durante la Presidencia Trump”, ha dicho el mandatario en su cuenta de Twitter, sin entrar en más detalles.

Las autoridades sirias han protestado en reiteradas ocasiones por la presencia en su territorio de fuerzas estadounidenses, concretamente en Al-Tanf (este), y han aseverado que Washington ha creado un “agujero negro” con miras a frenar el avance del Ejército sirio frente a los terroristas.

En diciembre del año pasado se reveló que Washington había empleado su base de Al-Tanf para entrenar a centenares de miembros de Daesh con el fin de crear nuevas facciones que luchasen contra el Gobierno sirio.

EE.UU., terrorismo y refugiados

Desde hace meses se escuchan voces en Washington sobre la salida de las tropas estadounidenses de Siria, donde permanecen de forma ilegal, según el criterio del Gobierno de Bashar al Assad. En marzo, el actual inquilino de la Casa Blanca anunció el pronto retiro de los soldados.

Sin embargo, un mes después, EE.UU. estableció una nueva base militar en la provincia de Alepo, en un territorio controlado por los combatientes de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

En agosto, Damasco afirmó que la base militar estadounidense de At Tanf, cerca del campamento de refugiados sirio de Rukban, corresponde a una fuente de desconfianza por la que los refugiados temen regresar a varias ciudades ahora libres de terroristas.

Ese campamento, situado en la frontera sirio-jordana, alberga a más de 50.000 sirios que se ven obligados a sobrevivir en condiciones muy difíciles mientras los terroristas de varios grupos se esconden del Ejército sirio en su territorio, según condena Moscú.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.