El apego, procede de la necesidad humana de hallar
asideros en un mundo siempre cambiante. Esto hace
que nos aferremos a personas y cosas de manera a
menudo enfermiza.
Hay quien acumula en su casa montañas de recuerdos,
-libros, fotografías, revistas y otros objetos que no
necesita-, que no se atreve a tirar, porque les otorga
algún tipo de significado; como si al perder esos
referentes, pudiera borrarse una parte de la propia
experiencia. Se trata de una clara confusión entre el
tener y el ser.
Otros conservan relaciones personales en mal estado:
amistades con las que ya no tenemos nada en común,
por haber evolucionado de forma diferente, o incluso
una relación de pareja que no funciona, pero que
mantenemos por miedo a enfrentarnos de repente
a nuestra libertad.
Este tipo de actitudes niegan un hecho esencial: que
la vida no es una roca sólida, sino un magma en
constante formación donde no hay nada definitivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.