El bitartidismo ha muerto ¡Viva la democracia!

Después de lo visto en el debate a dos... abro este diálogo para el intercambio.

0
416

Pero la democracia tiene un precio… Porque exige el compromiso de los ciudadanos, la democracia no es paternalista, no es dependiente, exige que cada uno aporte de acuerdo a sus posibilidades al bien común.

Por eso, y para que esta “democracia” sea posible, es necesario un proyecto que pueda visualizar el futuro que se quiere y en consecuencia se responda en esa imagen a las aspiraciones comunes de la gente, como será la convivencia, como será la educación… la salud, el trabajo, etc.

Pero aunque uno crea que los temas fundamentales de la convivencia son los anteriormente enumerados, ellos son, según mi punto de vista solo el reflejo de un cambio de valores que de no llevarse adelante tal “democracia” no es posible.

Quiero decir, en un proyecto común de sociedad, debería erradicarse el “dinero como valor central” porque aunque Ud. amigo lector no lo crea, esa es una de las raíces de esta cuestión, mientras el dinero esté por encima del Ser humano, ningún orden jurídico, ninguna moral será válida para ese proyecto común, es más, es tan difícil admitir esta realidad que solo se advierte en los demás semejante desvío y no en la propia conducta, normalmente las gentes criticamos esta cuestión a políticos, por supuesto a empresarios, trabajadores, vecinos, amigos y familia, pero muy pocas veces nos sentimos contaminados de semejante virus, pues bien, este es uno de los primeros problemas que nos encontramos para visualizar un proyecto limpio y nuevo.

¿Como se arregla esto? para empezar no eludiendo el propio cambio personal, muchas veces vemos a nuestros opinólogos hablar de que debería cambiar la educación, como si los niños fueran tontos o no humanos, cuando la verdad es que ellos aprenden mucho más de lo que ven y sienten de los demás, que las enseñanzas teórico prácticas que se les pretende inculcar, ellos, los niños son seres humanos completos y en su formación serán mucho más sociales si poco a poco van teniendo espacio de participación, si perciben a sus mayores implicados en un cambio de valores asumiendo cada uno su parte, creando espacios de convivencia que aceleren ese cambio. En síntesis la educación de hoy está orientada a la “producción” siguiendo el esquema donde el dinero es lo más importante y no a libertad y el bien común que sería lo que posibilitaria una democracia real y no formal.

Otro elemento a considerar para construir una “democracia” y sumando mas a este punto de vista, es la erradicación de toda forma de violencia.

Al final de esta prehistoria social que estamos viviendo comienza a atisbarse el surgimiento de una nueva sensibilidad, quizás por la saturación informativa, quizás por el peso mismo de la historia, no se, pero el caso es que se ven indicadores donde el repudio a toda forma de violencia se hace manifiesta, por supuesto me refiero a la violencia a todas sus formas, incluyendo también a esa violencia sicológica ejercida impunemente que ha colocado el dinero como valor y preocupación central.

Superar la violencia es una cosa de todos, superar la violencia requiere también de un modelo social donde la “reconciliación” sea un valor en si, y cada persona, por la dignidad que merece como tal, pueda liberarse de sus contradicciones y ser partícipe del modelo social que se aspira, las personas aspiramos a ser felices y vivir en una sociedad de igualdad de oportunidades para todos.

El bitardismo parece muerto, de momento, pero será definitiva su superación, si realmente avanzamos hacia una democracia real y no formal, sino es así, volveremos nuevamente al punto inicial, con el pretexto paternalista de los de siempre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.