Convertido ya en primer capitán del Barcelona, el argentino Lionel Messi prometió este miércoles hacer “todo lo posible” para que la Liga de Campeones europea “vuelva a estar en el Camp Nou” esta temporada.

“Este año fue muy bueno con la Liga y Copa, pero es cierto que todos nos quedamos con la espinita de la Champions, sobre todo por cómo fue la eliminación”, afirmó Messi en la puesta de largo de los azulgranas ante su hinchada.

“Y les digo que vamos a hacer todo lo posible para que esa Copa tan linda y tan deseada vuelva a estar en el Camp Nou. Visca el Barça y visca Cataluña”, continuó el astro del Barcelona, micrófono en mano, en alusión a la “Orejuda”.

Los catalanes, que conquistaron su octavo doblete de Liga y Copa la campaña pasada, vieron de nuevo frustrado su camino en la Champions en los cuartos de final, mientras el Real Madrid, su archirrival, conquistaba su tercer título continental consecutivo.

En el breve acto de presentación de la nueva plantilla, celebrado antes de que el Barcelona se mida más tarde a Boca Juniors en el Trofeo Joan Gamper, Messi tomó la palabra tras el entrenador Ernesto Valverde y se expresó con inusitada soltura, mostrando galones de capitán.

“Es un orgullo muy grande para mí ser el capitán. Sé lo que conlleva ser capitán de este club y tuve la suerte de tener grandes maestros, como (Carles) Puyol, Xavi (Hernández) y el gran Andrés (Iniesta), que lo vamos a extrañar mucho este año”, señaló el 10 argentino sobre su nueva condición de capitán.

Junto al cinco veces Balón de Oro, compondrán el cuarteto de capitanes los catalanes Sergio Busquets, Gerard Piqué y Sergi Roberto. Los cuatros se formaron en La Masia.

Luego, el líder del Barcelona durante la última década se pronunció de manera optimista sobre las incorporaciones para la temporada que recién comienza.

“Con respecto a este año, creo que hicimos una plantilla para ilunsionarnos. Los fichajes nos van a aportar mucho”, estimó en alusión a los brasileños Arthur y Malcom, el francés Clément Lenglet y el chileno Arturo Vidal.

En la presentación de la plantilla, el ex volante del Bayern de Múnich fue el hombre que más aplausos recibió de la hinchada “culé” de entre los cuatro nuevos.

“Ya conquistamos nuestro primer título de la temporada (la Supercopa de España) y esperamos que con vuestra ayuda no sea el último”, señaló Ernesto Valverde cuando le tocó dirigirse a un Camp Nou con gran presencia de público, una parte de él argentino.

“Contad con nuestro esfuerzo, dedicación y con el talento de estos extraordinarios jugadores. Juntos somos más fuertes y esperamos hacer cosas mágicas”, concluyó el técnico español del Barcelona, minutos antes de que los suyos afrontaran el segundo partido de la nueva temporada, el amistoso frente al bicampeón argentino.

Barcelona supera al Boca y se queda con el Joan Gamper

El juego se llevo a cabo en el Camp Nou. Foto: EFE

Liderado en la primera mitad por un inspirado Lionel Messi, el Barcelona firmó hoy una puesta de largo redonda ante su hinchada al imponerse por un rotundo 3-0 a un decepcionante Boca Juniors en el Trofeo Joan Gamper.

Un gol del astro argentino (39′), otro del brasileño Malcom (17′) y uno más de Rafinha (67′) bastaron para que el campeón español superara al bicampeón de la Superliga argentina en un choque en el que los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto ofrecieron menos de lo que cabía esperar de un equipo de su talla.

En un Camp Nou soleado y con miles seguidores “xeneizes” en la grada, los dirigidos por Ernesto Valverde sumaron así su segundo trofeo de la recién iniciada temporada y contentaron a su afición, que tuvo detalles para el optimismo.

“Este Gamper era un choque diferente porque estaba en medio de la Supercopa y la Liga. Tenemos buenas sensaciones, aunque nos falta algo de ritmo. El domingo ya empieza el tiroteo”, hizo balance Valverde tras el duelo.

La hinchada de Boca, llegada desde todo el mundo y menos cantarina que de costumbre, tuvo conformarse con ver, por fin, a los suyos enfrentándose a su compatriota Messi en el impresionante coliseo azulgrana.

“La experiencia es grande, poder competir contra uno de los mejores equipos del mundo, que ha marcado una era, es una experiencia bárbara”, rescató, sin embargo, el entrenador argentino.

“Sacamos conclusiones más allá del resultado y pese a la desventaja por los jugadores que tiene el Barcelona. Competimos a través de la rebeldía y de la personalidad”, sostuvo Barros Schelotto, pese a la escasa tensión competitiva mostrada por los suyos.

Y es que, lejos de arrancar con todo para medirse al todopoderoso equipo español, el preparador argentino reservó a buena parte de sus titulares durante los primeros 45 minutos y Boca lo pagó sumando su sexta derrota, en otras tantas participaciones, en el torneo que el Barcelona aprovecha para presentarse ante sus fans.

Cierto es que el campeón argentino ya se estrenó en el campeonato doméstico y que, con Libertad de Paraguay esperándolo en la vuelta de los octavos de final de la Copa Libertadores, el entrenador argentino priorizó el descanso de sus imprescindibles.

“Cambiamos algunas cositas y nombres sabiendo lo que nos jugamos el lunes en Argentina, pero intentamos tener un equipo parejo que pueda jugar ante Barcelona”, se justificó Barros Schelotto.

No es menos cierto que, a tres días para que arranque una nueva Liga española, Ernesto Valverde buscaba un triunfo que generase optimismo, al tiempo que rodaba al equipo y probaba la adaptación de los nuevos.

De entre ellos, sólo Malcom y el chileno Arturo Vidal tuvieron un hueco en el once de partida, el más cercano al que el sábado se medirá al Alavés en la primera fecha del campeonato doméstico.

Con un gol que mostró su buen disparo desde media distancia, el extremo brasileño no podía haber tenido mejor debut ante su nueva hinchada. Su festejo, encendido, también tuvo un tono de reivindicación, después de que Valverde dejara entrever que no fue fichaje solicitado por él.

El entrenador azulgrana optó por un 4-3-3 ante un Boca que salió sin Carlos Tévez, Mauro Zárate ni Pavón. Ante la ausencia de Sergio Busquets y pese a la presencia de Ivan Rakitic y Coutinho, Messi dirigió las operaciones siempre que le vino en gana, burló a la defensa “xeneize” cuando quiso y, finalmente, acudió a su ineludible cita con el gol en el Gamper picando el balón, de manera sutil, por encima de Andrada. Fue su sexto gol consecutivo en el torneo.

Boca pudo recortar distancias justo antes de la pausa en una doble ocasión de Villa y Nández que se estrelló contra el palo.

En la reanudación, Valverde cambió prácticamente todo su once, Messi incluido, para seguir haciendo pruebas. Rafinha no desperdició la ocasión para reivindicarse con un gran tanto, el tercero del Barcelona, muy similar al anotado por Messi. El jovencísimo Ricky Puig también dejó varios detalles más que esperanzadores.

Barros Schelotto, mientras, dio entrada a algunos de sus titulares, Pavón y Zárate primero, Tévez más tarde. Nada cambió para el equipo más laureado de la Argentina, incapaz como fue de generar acciones de verdadero peligro para el arco defendido ya por Jasper Cillessen.

El Xeneize abandonó el Camp Nou sin la victoria de prestigio que buscaba, mientras que el Barcelona encaró con optimismo su próximo estreno en la verdadera competición.

(Con información de DPA)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.