El prestigioso Río Real Golf Hotel de Marbella se ha convertido en el primer campo de golf de la Costa del Sol en tomar medidas para reducir las emisiones del CO2 que emiten los coches de golf, más conocidos como buggies, al transformar su flota a GLP.
En muchos campos de golf, especialmente en los de grandes dimensiones con notables desniveles, los coches de golf eléctricos no son una opción viable por cuestiones operativas y es imprescindible utilizar los buggies propulsados por gasolina. El problema que presentan este tipo de buggies es doble, por un lado está el tema ecológico debido a las emisiones de gases contaminantes, algo que en un deporte que se realiza rodeado de naturaleza era una tarea de obligada solución, y por otro lado encontramos los altos precios de la gasolina, un coste que no se puede estar repercutiendo en los alquileres de los buggies a los golfistas y que asume la empresa que gestiona el campo.

Mecánico trabajando en la adaptación a GLP
Mecánico trabajando en la adaptación a GLP

Para solventar esta doble problemática en Río Real Golf Hotel han invertido en la transformación de toda la flota de buggies del campo para que sean propulsados con GLP (también conocido como Autogas) y que es un combustible cuyo precio por litro es aproximadamente el 50% de lo que cuesta uno de gasolina, es decir, un sistema que de golpe reduce el gasto en combustible a la mitad y reduce la emisiones de CO2 a cerca del 80%. Para ello y tras analizar varias opciones, Río Real ha contratado los servicios de Tecnoauto Málaga quien ha realizado la transformación y adaptación a Autogas GLP de todos los buggies de Río Real Golf. Según hemos conocido en esta redacción el servicio ofrecido por Tecnoauto y el alto nivel técnico demostrado durante la realización de los trabajos, ha llevado a Río Real a firmar un contrato con esta empresa con la adjudicación del mantenimiento integral de mecánica y carrocería de toda la flota.
Con esta operación Tecnoauto Málaga se consolida como el líder indiscutible de la Costa del Sol en la adaptación de motores a Autogas GLP, una empresa que hace casi dos años que empezó a adaptar motores y a convertirlos en bi-fuel, es decir que pueden usar el combustible original o el GLP a voluntad del conductor de forma sencilla y sin detener la marcha, algo similar a como cuando se conecta el aire acondicionado y que también dispone de modo “automático”. Actualmente la mayoría de los taxis, ambulancias y vehículos de particulares que circulan hoy por Málaga con GLP son obra de Tecnoauto. El plan estratégico de la empresa y su saber hacer de años les ha llevado a entrar con buen pie en el campo de golf para adaptar sus buggies. Según nos han informado desde la empresa, también se ha iniciado una línea de negocio especial dedicada a la adaptación a GLP de embarcaciones, camiones y autobuses, es decir, transporte pesado, de viajeros y náutica a GLP.
La prueba de fuego para la flota de buggies de Río Real en Marbella ha sido la celebración de la V Copa Conde de Quintanilla celebrada el pasado 2 de agosto. Río Real Golf, que cuenta con el honor de tener un campo de golf diseñado por el mítico Javier Arana, quien está considerado el mejor diseñador español de todos los tiempos, vuelve a ser un campo único al ser el pionero en tener una flota de buggies a GLP y apostar así por reducir las emisiones de CO2.
Clara Luque • Redacción

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.