“El mundo en que vivimos” de Anthony Trollope publicado por Ático de los libros

0
119

Un buena lectura para este verano es este clásico reeditado por Atico de los Libros dentro de su colección Ático Clásicos: El mundo en que vivimos, de Anthony Trollope, uno de los escritores más exitosos y prolíficos de la época victoriana.

Valorada por The Guardian como una de las cien mejores novelas escritas en lengua inglesa y por la crítica en general como la obra maestra de Trollope, El mundo en que vivimos es uno de los grandes clásicos de la literatura mundial, inédito hasta ahora en castellano, una sátira poderosa sobre la codicia, la corrupción y la inmoralidad escrita con maestría y cargada de un humor mordaz y una crítica social inclemente.

La novela ha sido adaptada a la televisión en dos ocasiones, una de ellas por la BBC. Además, Jonathan Myerson adaptó la novela en 2008 a una serie de radio, ubicando los acontecimientos en la época actual. Entre los admiradores de Trollope están Antonia Fraser, Jonathan Raban, Ruth Rendell y Gore Vidal, además de Tolstói, Henry James, Browning y George Eliot. El ex primer ministro británico John Major también admitió ser un gran seguidor de su obra.

Exitoso en su época y trascendente también hoy en día, Trollope nos demuestra con sus novelas, y en especial con El mundo en que vivimos, que la sociedad la conformamos cada uno de nosotros. Con nuestros actos, nuestra actitud y nuestro dinamismo o pasividad frente a lo que sucede ante nuestros ojos. Esta es, sin duda, una novela que agita conciencias, tan relevante en la actualidad como lo fue durante su publicación, hace ya más de un siglo.

Augustus Melmotte, un banquero sin escrúpulos recién llegado a Londres que vende a sus inversores un producto sin valor y crea una burbuja que hace subir el precio de las acciones para acaparar beneficios. Esta magnífica novela está ambientada en el Londres de finales del siglo XIX. Su origen se encuentra en que el autor, tras regresar a Inglaterra de las colonias en 1872, quedó horrorizado por la inmoralidad y deshonestidad que encontró en su país. Indignado, se sentó a escribir esta obra, y nada escapó a la sátira de su pluma: ni los políticos, ni los banqueros, ni el mundillo literario, ni los apostadores, ni siquiera el sexo.

En un mundo de sobornos y venganzas en el que las herederas se ganan como fichas de casino, los personajes de Trollope personifican los vicios de su sociedad, que son también los de la nuestra. Las preocupaciones morales de los personajes de la alta sociedad británica brillan por su ausencia, sustituidas por la avaricia y las estrategias para labrarse una buena posición económica y social. Aquí, el amor pasa a ser una carta más que jugar en las partidas en las que los ricos se apuestan todo lo que tienen para conseguir acciones infladas sin ningún valor real. Lo importante es la fachada, los títulos, la ostentación. Conscientes del fraude que se está produciendo, los aristócratas de El mundo en que vivimos, en vez de denunciar el delito, se arriman a la fuente de la corrupción como rémoras alimentándose del gran tiburón.

Anthony Trollope (1815-1882) nació en Londres, hijo de un abogado en bancarrota y de Frances Trollope, que, tras fracasar como regente de un bazar en Cincinnati, inició una carrera literaria que le reportó fama y prosperidad económica. Anthony se educó en Harrow, Sunbury y Winchester, donde se sintió a disgusto entre los miembros de la aristocracia, y nunca llegó a la universidad. En 1824 empezó a trabajar en el servicio de correos, donde permanecería hasta 1867. Tras siete años en Londres, fue trasladado a Irlanda, y de ahí a nuevos destinos en Reino Unido, Egipto y las Indias Occidentales.

En 1847 publicó su primera novela, The Macdermots of Ballycloran, y, en 1855, El custodio, la primera del ciclo ambientado en la mítica ciudad de Barchester (trasunto de Winchester) y en las intrigas políticas de su clero. Este ciclo lo consolidó como autor realista y le granjeó popularidad. En 1864 inició el ciclo de las novelas de Palliser, en el que retrataría los entresijos de la vida política y matrimonial de los parlamentarios londinenses. En 1868 se presentó como candidato liberal a las elecciones, pero no fue elegido. Su obra se caracteriza por su humor y su benevolencia en la crítica social y política, y muchas de sus novelas han sido adaptadas para la televisión o la radio.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.