La terrible sensación que tuve cuando me desperté y miré los resultados italianos de las elecciones europeas fue que mi país se llenó de extraños de repente. ¿Cómo es posible que la mayoría de los italianos reconfirmen un gobierno que ha sido el más ineficaz de la historia, que ha causado polémica todos los benditos días y que parece ser completamente indiferente al problema inminente de cómo aprobar el próximo presupuesto sin chocar con la Unión Europea o exprimir a los ciudadanos italianos como si fuesen limones? ¿Y de quién es el debate irresponsable sobre las finanzas italianas que ahora ha llevado a una propagación (una diferencia de valor) de 290 puntos con los alemanes?

Y lo que es más sorprendente, fue galardonado con el premio Salvini, que pasó 17 días en total en un año en su cargo de ministro del Interior (no un ministerio marginal: ¿debería entonces ser abolido?) ¿mientras pasaba todos los otros días haciendo campaña electoral? Bueno, los italianos duplicaron los votos para él del 17% al 34%, mientras que redujeron a la mitad los de sus incompetentes socios de gobierno, Bueno, los italianos duplicaron los votos para él del 17% al 34%, mientras que redujeron a la mitad los de sus sucios socios del gobierno, los 5 Estrellas (cuyo líder, Di Maio, llegó a ocupar el cargo de viceprimer ministro con sólo otro trabajo en su currículum: el encargado del estadio de Nápoles). ¿Qué ha hecho Salvini en términos concretos, además de haber cerrado los puertos a los inmigrantes, haber mostrado rosarios, biblias y crucifijos en las manifestaciones y haber imitado el lenguaje corporal de Mussolini?

Entonces, por supuesto, te das cuenta de que Salvini no está solo y que probablemente mi generación, que se refleja en los valores consagrados en la Constitución (solidaridad, justicia social, equidad, paz y cooperación internacional) no es capaz de entender el nuevo tiempo. El 31 de octubre de 2017 el Trentino publicó una entrevista en la que afirmaba que necesitábamos lo antes posible a los populistas en el gobierno de Europa, por lo que pronto se haría evidente que, aunque las quejas fueran correctas, no tendrían solución a los problemas. Y cuando el entrevistador había observado que las próximas elecciones serían las italianas, le contesté que como italiano estaba triste pero que como europeo estaba contento, porque el populismo italiano fracasaría miserablemente.

Bueno, según la lógica normal, fracasaron. El caótico gobierno ha logrado pocos puntos en su programa e Italia es el país europeo con un crecimiento cercano al 0%. Pero la mayoría de la población italiana ha visto las cosas de forma diferente, por lo que esto abre una interrogante crucial. Los que luchan por la democracia (véase la eliminación progresiva del «control y equilibrio» polaco y húngaro, los tribunales, los sistemas de enseñanza), los que luchan por la transparencia y la fiabilidad (piense en la negativa de Trump a hacer pública su declaración de impuestos), los que luchan por la justicia social (hoy en día sólo 80 millonarios son dueños de 2.300 millones de personas), por la paz (la carrera armamentista ha alcanzado la cifra sin precedentes de 1.700 millones de dólares en 2018), y así sucesivamente, ¿realmente entienden por qué nos estamos convirtiendo en una minoría en muchos países y en el mundo? Mirando la muy probable reelección de Trump, la victoria de Le Pen sobre Macron, ¿estamos seguros de que estamos entendiendo la nueva política y de que podemos dar una respuesta concreta? También porque la marea es impresionante. Sólo los que están en el poder, Trump, Orban, Kaczynski, Erdogan, Putin, Salvini, Bolsonaro, Duterte oscurecen a los que están esperando (Le Pen, Geert Wilders, Jussi Halla-Aho, etc.).

Por supuesto, todos ellos responden a realidades diferentes. Si definimos la nueva ola como nacionalista, entonces también debemos añadir a Modi, Abe, Xi, la gran mayoría de los ciudadanos del mundo…

Pero al menos en Europa se llaman a sí mismos soberanos. Esto facilita su comprensión, ya que básicamente comparten un buen número de puntos: a) nacionalismo teñido de racismo; b) xenofobia a la que añaden otras minorías y LGBTs; c) el uso de la superioridad moral para retratar al adversario como enemigo del pueblo que representan; d) la lucha contra cualquier tratado o estructura internacional que haya eliminado la soberanía de su país; e) un eco de Trump: primero mi país.

Así que la lucha no es entre la izquierda y la derecha, sino entre los que están a favor de su nación y los que están asociados con la globalización. Sin embargo, se trata de una manipulación flagrante. Las naciones son la base sobre la que construimos las relaciones internacionales y son la base de nuestra identidad.

El nacionalismo es un extremismo construido sobre un concepto que es legítimo en sí mismo. Y el principio sobre el que se construyeron las Naciones Unidas, por ejemplo, fue el concepto de desarrollo, que es exactamente lo contrario de la globalización, que es el concepto y la estrategia para eliminar la soberanía nacional a fin de aprovechar al máximo el capital y las inversiones de libre circulación y apoyar el sistema transnacional.

El desarrollo era un concepto basado en la idea de que, al final, si todos participaban en él, todos serían más, la globalización sería más, en lugar de que todos tuvieran más. Un mundo en el que el costo de la publicidad per cápita supera el costo de la educación y en el que el sistema financiero alcanza volúmenes 40 veces superiores a los de la producción de bienes y servicios, es un mundo claramente contrario al concepto de desarrollo.

Tener paraísos fiscales con al menos 40 billones de dólares, cuyos impuestos, si se pagan a las naciones, serían más que el costo total de todos los programas a largo plazo de la ONU, claramente no está en línea con la soberanía. Y recordemos también que antes de la crisis económica de 2008, causada por un sistema bancario corrupto, no había partidos soberanos a la vista en ningún lugar excepto Le Pen en Francia. El nuevo sistema político aún no ha luchado duramente contra el dramático poder de las finanzas: el primer año de gobierno, Trump tuvo en su gabinete la mayor participación de banqueros en la historia de Estados Unidos (posteriormente reemplazada por militares).

Pero no tenemos espacio para el debate conceptual. Llamemos la atención sobre el hecho de que los votantes parecen haber llegado a un punto en el que descuidan el elemento más esencial de la acción política: no confíen en aquellos que les han mentido, independientemente de su orientación política. Me limitaré a citar tres ejemplos: Italia, Gran Bretaña y Lituania.

Como ya se ha mencionado, Italia está estancada, sin perspectivas de crecimiento. El Gobierno ya ha intentado ignorar el límite impuesto por la Comisión Europea, por lo que el déficit no debe superar el 3% del déficit presupuestario. Esto es lo que el Consejo de Ministros había impuesto. Vale la pena recordar que el Consejo, formado por los gobiernos, es el que toma las decisiones, cuya ratificación se deja luego en manos de la Comisión. El Parlamento Europeo fue creado para introducir el principio extremadamente necesario de «control y equilibrio». Pero los políticos de todas las partes presentaron apropiadamente medidas y leyes impopulares que aprobaron en la reunión del Consejo como si hubieran venido de la Comisión.

Salvini y Di Maio tuvieron que retractarse penosamente y recortar el déficit presupuestario italiano después de intentar obligar a la Comisión a aceptar un presupuesto desequilibrado. Ahora Salvini declara que, junto con los otros soberanos europeos, obligará a la Comisión a cambiar las reglas, a aceptar el próximo presupuesto italiano, ignorando no tanto la economía como las matemáticas.

Recientemente se ha celebrado un debate televisivo entre la recién nombrada Viceministra de Economía, Laura Castelli, una joven licenciada en administración de empresas, y Carlo Padoan, un respetado economista, profesor universitario, miembro del Fondo Monetario Internacional, del Banco Central Europeo, de la Comisión Europea y del Banco Mundial. Cuando Castelli dijo que no temía un aumento del diferencial entre Italia y Alemania porque esto no afectaba a la economía real y al crecimiento de los tipos de interés de la enorme deuda italiana, Padoan se asustó y trató de corregirlo. Después de un rato, el moderador trató de cambiar el tema, señalando que Padoan es una autoridad mundial en este campo. La respuesta de Castelli fue emblemática de la desconfianza que los nuevos políticos tienen hacia las élites: ¿Por qué? Ya que has estudiado más, ¿significa esto que sabes más que yo?

Bueno, parece que los italianos confían más en Castelli que en Padoan. Tras las elecciones, Salvini anunció que destinará 30 millones de euros a la reducción de impuestos, un claro regalo para el sector empresarial del norte de Italia. Esto significa encontrar al menos 80.000 millones de euros de ingresos para el próximo presupuesto. Todo esto es obviamente imposible sin un aumento de los impuestos y un grave recorte del gasto corriente. Como siempre, la educación, la investigación y la salud se verán afectadas, a menos que la Unión Europea acepte dejar de lado la regla del 3%.

Pues bien, he aquí un pronóstico fácil: Salvini descubrirá que sus compañeros de viaje, los soberanos de Austria, Holanda, los países del Norte, los países de Europa Central y Oriental, por no hablar de Alemania, no aceptarán poner su dinero para salvar el presupuesto italiano. ¿Será suficiente para demostrar a los italianos que vivir en la mitología y no en la realidad no ayuda?

Salvini ganó por miedo a la inmigración. Pues bien, según las Naciones Unidas, la población italiana está disminuyendo a partir de 2015. El año pasado perdió 160.000 personas y las proyecciones indican que perderá 1,8 millones de personas para 2025. Italia tiene ahora 5 millones de extranjeros, una cifra que incluye 500.000 estudiantes, nacidos en Italia de padres extranjeros. Se estima que hay 670.000 extranjeros ilegales, contra los cuales Salvini no ha hecho ninguna acción real: su triunfo electoral fue cerrar los puertos a los inmigrantes. Ya bajo el gobierno anterior, la inmigración era tan baja que sólo contaba con 119.000 personas en 2017 y 20.120 a mediados de septiembre de 2018. Los inmigrantes representan el 7,5% del total de la población italiana, que en 2018 se estimaba en 59,9 millones (71,8% de los cuales eran urbanos). Según las estadísticas oficiales, Italia tiene 1.673 muertes al día y 1.353 nacimientos… y el 22% de la población tiene más de 65 años, de los cuales sólo el 13,5% son menores de 15 años.

Los inmigrantes africanos y árabes representan el 1,5% de la población italiana, de los cuales el 2,5% son europeos. De nuevo, según una encuesta, los italianos piensan que los inmigrantes representan entre el 15 y el 25% de la población. Y se cree que la gran mayoría es musulmana, cuando es ortodoxa.

Es obvio que sin la inmigración la economía italiana y el sistema de pensiones no sobrevivirán. Pero decir esto es inaceptable para ellos…. Y no ayuda decir que, en Japón, el país en el que la identidad y la cultura se defienden como intocables, la población cada vez más vieja y el descenso de la producción han obligado a Abe a aceptar 230.000 inmigrantes este año.

El segundo ejemplo es Gran Bretaña, hogar del padre de los parlamentos, considerado un país políticamente civilizado. Bueno, todos conocemos la saga de Brexit. Pero lo impresionante es que en las recientes elecciones europeas Nigel Farange obtuvo más votos que los partidos conservador y laborista juntos. Creó el partido Brexit hace tan sólo 6 meses, fue fundamental para forzar el famoso referéndum de Brexit en 2016. Ese referéndum se basó en información claramente falsa y Farange lo admitió después de ganar. Entre las noticias falsas, una inventada por Farange fue que 76 millones de turcos estaban a punto de unirse a Europa e invadirían Gran Bretaña: Turquía no tiene ninguna posibilidad de unirse a la Unión Europea. Boris Johnson había afirmado que cada semana Gran Bretaña daba a la Unión Europea 350 millones de euros que tendrían que destinar a reforzar el sistema sanitario del país: otra imagen que era tan falsa que fue llevado a los tribunales por ello. Los británicos dieron a Farange el 31,6% de los votos (14,1% de los laboristas y 9,1% de los conservadores) y Boris Johnson se encuentra en la primera posición para convertirse en el próximo Primer Ministro. Por supuesto que hay muchas explicaciones para esto, pero todas excluyen cualquier consideración de la elegibilidad de los mentirosos probados.

El tercer ejemplo es el de Lituania, que celebró sus elecciones parlamentarias nacionales justo antes de las elecciones europeas. Lituania tenía 3,7 millones de habitantes después del fin de la Unión Soviética. En 2018 esa cifra era inferior a 2 millones de personas debido a la emigración constante, principalmente de jóvenes. Los partidos de la Unión de Agricultores y Verdes ondearon la bandera de la antiinmigración y ganaron fácilmente.

El año pasado la «invasión» fue de hecho de 54.000 personas, el 69% de las cuales eran lituanos que regresaban a sus hogares. De los verdaderos inmigrantes, todos esencialmente de Europa Central y Oriental, sólo había 208 árabe-africanos, 120 de los cuales ya han abandonado el país. Como justificación para los lituanos, podemos decir que han tenido una historia de invasiones, represión y resistencia, y que la identidad es un sentimiento fuerte, como lo es en todas partes en Europa Central y Oriental.

Sin embargo, Alemania Oriental es el corazón del partido extremista Alternativa para Alemania (Alternative fur Deutschland, AfD) y tiene pocos inmigrantes, a diferencia de Alemania Occidental, donde la AfD ha logrado muy poco. Pero desde ninguna perspectiva lógica es posible creer que estos sentimientos y no la realidad puedan jugar un papel tan importante. Por supuesto, hay muchas preguntas difíciles. Veamos Ucrania, donde el 73% de los votantes votaron por un comediante no probado, Volodymyr Zelensky. Esto demuestra que los sentimientos son de hecho la realidad. Pero entonces, ¿por qué en Estados Unidos, cuna del feminismo, el 43% de los votantes de Trump eran mujeres, que eligieron a un obvio campeón de la misoginia y a un famoso mujeriego?

En otras palabras, la realidad ya no es un factor para las elecciones. Otros factores como los sentimientos son más importantes. Y como no tenemos espacio para presentar un análisis serio de esto, permítanme que proponga algunas consideraciones sobre las que reflexionar.

1) Los historiadores están de acuerdo en que la codicia y el miedo son probablemente los elementos más importantes del cambio. Si es así, recordemos que con la caída del Muro de Berlín en 1989 y la declaración de la muerte de las ideologías, los ganadores señalaron a la globalización como el camino para el que no había alternativa (TINA, Margaret Thatcher). Esto se incluyó en el llamado Consenso de Washington, que redujo el papel del Estado en la medida de lo posible para dar luz verde a los movimientos de capital. Los costos sociales fueron considerados improductivos, luego vino la eliminación de la diferencia entre cuenta de depósito bancario y cuenta de inversión (Clinton 1999), lo que dio lugar a la financiación que ahora sufrimos.

Entre otros cambios debidos a la acumulación de riqueza no regulada, no olvidemos la Tercera Vía de Tony Blair, una aceptación de la globalización por parte de la izquierda, para darle un rostro humano y hacerla menos dañina. El resultado ha sido el desprendimiento de la izquierda europea de su base y la progresiva desaparición de un debate basado en valores, que pone al ser humano en el centro, a favor de los nuevos valores: la competencia, el éxito individual, la riqueza en el centro de las relaciones sociales, los mercados como centro de las relaciones internacionales.

2) Todo esto ha ido acompañado del declive del multilateralismo, de la paz como valor y de la cooperación internacional. Los Estados Unidos fueron el mayor motor para la creación de las Naciones Unidas, con el compromiso de poner a disposición su sede y pagar el 25% del presupuesto. Pero en 1981 Ronald Reagan se distanció al afirmar que su país no podía aceptar tener un solo voto como los demás y que no aceptaría que las resoluciones dependieran de una mayoría de países más pequeños. Y finalmente Trump llegó con la última gota, con la campaña «América primero» que en realidad significa «América sola», predicando que Estados Unidos no puede tener amigos o aliados que limiten sus acciones. Este fue el último acto contra el multilateralismo.

3) En 2008, la crisis económica mundial se extendió por todo el mundo, empezando por el sistema bancario estadounidense, creando una ola de miedo, desempleo, recortes salariales, pérdida de puestos de trabajo e inseguridad que el sistema político fue severamente incapaz de manejar debido a que su dimensión global había ido más allá de la capacidad de respuesta nacional, todo ello acompañado de una disminución de la competencia en política. A esto se sumó el aumento de la corrupción, ya que los políticos se habían convertido en políticos a corto plazo y sólo se ocupaban de los problemas administrativos sin ningún marco ideológico.

4) Trump creó una situación candente con la Nueva Derecha (o Derecho Alternativo, como lo llama Steve Bannon), desprovista de las consideraciones morales y éticas que surgieron después de la Segunda Guerra Mundial. La Nueva Derecha puede implementar políticas basadas en la acumulación de riqueza y mucho más miedo, utilizando a los inmigrantes y a las minorías como enemigos para luchar por defender la identidad y la historia nacional. Esta narrativa ha creado nuevas divisiones: las comunidades rurales frente a las urbanas, las élites como enemigas del pueblo real, cualquier acuerdo internacional como camisa de fuerza de la nación, la recuperación de un pasado glorioso como base para el futuro. Trump ha legitimado comportamientos previamente considerados inaceptables y en su muy probable segundo mandato cambiará aún más el mundo que habíamos construido sobre las ruinas de la Segunda Guerra Mundial.

5) Internet no funcionó. En lugar de ser la nueva herramienta horizontal de comunicación y compartición, se ha convertido en el creador de mundos fragmentados y virtuales en los que grupos de personas a lo largo de trincheras parciales ya no intercambian visiones e ideas. Es un escenario de insultos y odio, impulsado por identidades falsas con noticias falsas y donde los ciudadanos son vendidos como consumidores por una serie de logaritmos, basados en la maximización del beneficio.

Ha creado la mayor riqueza en la historia de la humanidad, multimillonarios que no se sienten responsables de los valores e intereses sociales. Esto ha ayudado a crear la pérdida de calidad en el debate político y el uso de sentimientos y barriga en lugar de racionalidad política. Trump tiene 60 millones de seguidores en Twitter, más que todos los medios de comunicación estadounidenses juntos. No compran periódicos y creen todo lo que dice Trump. Todo esto conducirá a su reelección, a menos que ocurra algo chocante, pero con un nivel de tolerancia que aumente continuamente.

Vamos a parar aquí. Por supuesto, hay muchos más puntos en los que reflexionar, pero pensemos lo que pensemos, recordemos que las ideas políticas van y vienen en la historia. La soberanía no está tan estructurada como el comunismo o el fascismo. Era normal que los políticos escribieran libros. Ahora Trump se jacta de no leerlo, para evitar que sus ideas sean influenciadas. La Nueva Derecha, de hecho, no tiene sentido, aunque se experimenta al conmover los sentimientos de la gente. Así que incluso esta ola terminará.

La pregunta es: ¿será capaz la humanidad de crear de nuevo un sistema político basado en valores? Y antes de que eso ocurra, ¿la Nueva Derecha con su nacionalismo conducirá a guerras y sangre? Si nos fijamos en la movilización sobre el cambio climático, liderada por una joven sueca, una carta de triunfo en las elecciones europeas, hay razones para la esperanza (pero ahora el cambio climático se ha convertido en un problema de izquierdas).

Nos enfrentamos a un riesgo dramático: si fracasamos, una vez que la mitología de la soberanía se ha derrumbado ante una realidad dramática no resuelta, las personas que han perdido la esperanza y la confianza en la política tenderán a buscar la salida del caos en un «hombre de la Providencia», como Pío XI llamó a Benito Mussolini.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide


Roberto Savio is founder and president emeritus of the Inter Press Service (IPS) news agency.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.