Diapositiva5 (2)Dormida en tu regazo ando, sin querer despertar a la vida, sumida en tu templo de silencio, dónde esa calma alimenta mi alma.

Entre las flores del bosque, las ramas me cobijan, el verde que brota de la tierra me acomoda, se entraña con mi piel  haciéndome suya.

Una caricia que prospera, un fruto que madura, en mi corazón como la vid, dando fuerza y coraje a ese jugo que da vida, que mancha la piel a gritos, mi sangre, su vino.

Late cogiendo color de vida. Revive.Diapositiva7

Arraigo de la madre tierra que atrae mi ser hasta tus entrañas para ser sólo uno, cohabitar, enredar sentires,  que dormitaban antaño bajo tu manto protector.

Abrazo cálido en el erial del momento donde renaces y eres vida.

Siembras semillas, recoges colores, el ocre del otoño, la soledad del invierno infligen pesar.

Tus ramas desnudas, tu vientre preñado de vida, busca despertar, al sol de la mañana esperas, mientras la noche y la niebla te envuelven e invitan al sueño.

Diapositiva8

 

Desnuda quedas, te expones, el frío que ya cohabita en tu cuerpo, la piel sin costuras, derrama lágrimas que riegan el valle desértico en el que ayer se convirtió tu ser.

Reniegas de ti, buscas consuelo en aquello que antes te arropó, no encuentras el momento de gritar tu dolor.

Esas punzadas que tu pecho siente, en ese latir profundo del que huyes, que te delata.

Imploras en la noche, buscas el halo que envuelve la luna,  para impregnarte de su belleza, sólo así, piensas, más yerras, que conseguirás deshacer ese embrujo del poeta que te tiene presa, sin rumbo, sin vida, sin sonrisa.

Diapositiva9

Despierta, las tinieblas, ese abismo profundo, esa sima en que andaba perdida, con la mirada prendida en el vacío, se aferra de luz en la mañana, al despuntar el alba.

Roza el sol mi piel,  una caricia, siento fluir la vida, el calor delata el amanecer que encumbra un pensamiento.

La vida……

Despacio, sin prisas desperezo, pues, trémulo fulgor acompaña el momento en que el alma  encuentra la calma.

Diapositiva11 (2).jpgEn la piel que habitas, colores alumbran, la primavera sin duda imprimas, en cada pliegue que descubres, que sometes a la vida.

Son mariposas, que dormitan, en tu dulce néctar, esperan con sosiego la llegada de ese mañana, en que tal vez, tu y yo gocemos, pincelando arco iris en ese horizonte que  creamos para nuestro recreo.

Plasmaremos en el cielo, nuestros anhelos y sueños, el primitivo deseo que envuelve tu-nuestra lujuria.

 

Diapositiva6 (2)

Paso a paso, nos encontramos, en un torbellino de sensaciones envueltos, tu cuerpo y el mio, dejamos a un lado esa mente, estúpida carcelera que se ocupa de mancillar algo tan hermoso como que tu y yo nos sintamos.

 

El rocío  delata la humedad del momento, mientras delicada pausadamente te deleitas en mi pecho, acaricias mis pezones,  aleteas…

Fugaz en el momento, pues la vida breve queda, en que tu y yo somos carne, alimento de duendes y princesas, en bosques de primavera, donde late la vida.

Recipiente de semillas donde el latir intenso encumbra nuestros miedos, sentidos los momentos,  despiertan sensaciones, neuronas que se eclipsan, chispas que se prenden, remolinos de luz quedan entre tu y yo, cuando mis labios besas.

Diapositiva12 (2).jpg

Esas lenguas que torpemente se encuentran y se enredan como hojas de las ramas, en sus tallos, donde llenas de savia, despiertan e intrépidas se lanzan a recorrer geografías imperfectas.

Entre valles y montañas, lagos y mares, barruntan tormentas, que no cesan, que gimen en su encuentro, cuando el volcán despierta y el fuego busca camino donde dejar su huella.

Marijose.- Fotografías de Duong Quóc Dinh.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.