Una carrera, oficio o empleo para el cual se tenga vocación,
no deja de ser un poderoso educador del carácter, por lo
mucho que vigoriza todas nuestras facultades con el continuado
ejercicio, y porque nos proporciona interesante placer, pues la ley
de la naturaleza hace que se atrofie y destruya todo cuanto no
se ejercita provechosamente, ya sea una máquina industrial,
o el cerebro humano.
Pero cuando no hay vocación ni gusto por la ocupación,
y el trabajo se convierte en  fatigosa mecánica,
pierde el ser humano la flexibilidad mental y gallardía de espíritu
necesarias para no considerarlo un infortunio del que espera
liberarse en cuanto tenga la oportunidad de hacerlo y lo
consienta la prosperidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.