Festival de Locarno 2019 – 6. Los conflictos de nuestra época

0
292
(Imagen de Flickr)

Baanum Nafi (padre de Nafi) del director senegalés Mamadou Dia ha ganado por mérito el Leopardo de Oro de los cineastas actuales y el premio Swatch a la mejor ópera prima. Una película que no hay que perderse cuando y si llega a Italia, para ser buscada en la web.

Dos hermanos discuten sobre el matrimonio de sus hijos; el objeto de la disputa es la diferente visión del islam que separa a los dos hombres, un imán y guía espiritual de su pueblo, representante de un islam vinculado a las tradiciones, pero dialogante y refractario al uso de la fuerza para imponer los supuestos preceptos religiosos, mientras que el otro está ligado a una agrupación de fundamentalistas que organizan su presencia en la región. La película ilustra de manera precisa y detallada los diferentes pasos y las diferentes fases a través de las cuales se realiza la profundización del fundamentalismo islámico en una región en la que estuvo ausente hasta ese momento.

Una película que no sólo se refiere a la trama convincente de la historia contada, sino que ciertamente también puede llevar a cabo una interesante operación didáctica, también gracias a (o a pesar de) algunos pasajes parcialmente simplificados con fines narrativos contenidos en la película.

Bagdad in my shadow, presentada fuera de competición, por el director Samir, nacido en Bagdad, pero residente en Suiza desde los años sesenta, es quizás una de las películas más interesantes que he visto en Locarno.

La escena es un bar iraquí en Londres donde se encuentran un escritor, una mujer que huyó de Irak y un informático que esconde su homosexualidad. En este contexto, entra en escena el sobrino del escritor que se convirtió en seguidor del islam radical. La historia se desarrolla dentro de la diáspora iraquí en Londres, analizando las diferentes formas de vivir en el exilio, la imposibilidad de borrar la propia historia que siempre emerge de forma inesperada. Nadie puede deshacerse de su pasado, pero puede tratar de reconciliarse con su propia historia. Los conflictos que se habían manifestado en casa resurgen en la compleja comunidad iraquí en el exilio; diferentes e incluso opuestos son los motivos que, surgiendo uno a la vez durante la historia, empujaron a los protagonistas a llegar a Londres.

En el fondo las calles, el ambiente, los recuerdos y la historia de la capital iraquí, mientras que en Londres los servicios secretos no dejan de expresar su interés por esas historias humanas que traen consigo recuerdos y secretos.

Fi al thawra (Durante la revolución) de la directora de origen sirio Maya Khoury recibió una mención especial como ópera prima.

Desde el punto de vista de la oposición laica, habla de la guerra en Siria entre 2011 y 2017. La historia, un poco desarticulada en la reconstrucción de lugares y tiempos, revela claramente la debilidad de la oposición laica a Bashar Hafiz al-Asad, la dificultad de una coordinación estable, la incompetencia del gobierno en el exilio y su dificultad para construir una relación con los jóvenes que organizan manifestaciones y luego participan en la guerra: historias y culturas diferentes unidas en la oposición a Assad, pero con lenguajes y aspiraciones que a menudo no coinciden.

Pocas tomas y pocas líneas, pero suficiente para explicar cómo los fundamentalistas se insertan en las movilizaciones, compitiendo por el liderazgo de los otros grupos. Silencio absoluto sobre las funciones, la financiación y la injerencia internacional que han tenido y siguen teniendo cabida en el conflicto sirio.

Terminal sud de Ameur -Zaimeche Rabah, un director nacido en Argelia en 1966 y llegado a Francia en 1968, es una película incluida en la competición internacional.

Habla de un médico que, en medio de un conflicto, intenta defender su profesionalidad y el juramento hipocrático, reivindicando en nombre de ello una neutralidad cada vez más difícil de gestionar. Secuestrado por los rebeldes para tratar a uno de sus líderes, el gobierno lo sospecha de traición.

La decisión de no situar la trama en ningún país, en un país extranjero y, por tanto, fuera de un contexto histórico preciso, aunque la ubicación en el área mediterránea es evidente, debería haber construido, según los críticos que presentaron la película en Locarno, «un intervalo a la vez conflictivo y libre de obsesiones identitarias, un espacio común, el de la lucha de clases, que permita el surgimiento de auténticos sujetos políticos».  Francamente, no he encontrado ningún rastro de todo esto en la película.

Desafortunadamente, la realidad ofrece un número infinito de historias reales sobre los temas tratados, que, cuando fueron contadas, podrían haber tenido un significado e impacto muy diferente.

Camille, del director francés Boris Lojkine, se basa en la historia real de un joven fotógrafo, Camille Lepage, que fue asesinado a la edad de 26 años en mayo de 2014 mientras documentaba la guerra entre el gobierno y los rebeldes Seleka en la República Centroafricana. La película proyectada en la Piazza Grande ya está en camino a Italia.

La historia parecería suficientemente cierta, considerando que el director también contaba con el apoyo de la familia del periodista. En una entrevista concedida a la página web de PetaPixel poco antes de la emboscada que fue fatal para ella, Camille habló de esas historias dramáticas ignoradas por los medios de comunicación: «No puedo aceptar que ciertas tragedias experimentadas por algunas personas se mantengan en silencio porque nadie puede ganar dinero. Así que decidí hacerlo yo mismo, sacarlo a la luz, sin importar el precio».

Camille emerge como una mujer valiente y despreciativa del peligro que actúa sola, incluso sin la portada de un periódico, sin ninguna relación con las ONG. Encaja perfectamente, siempre como periodista, en un grupo guerrillero que sigue las expediciones que a menudo terminan con prácticas macabras y feroces.

La película tendrá éxito y sin duda muchos de nosotros compartimos el hecho de que la presencia o ausencia de intereses económicos no puede justificar de ninguna manera el silencio sobre tragedias y guerras. Pero también sabemos bien que para documentar todo esto, como para cualquier otra iniciativa social, especialmente en África y en zonas de guerra, son esenciales las formas de cooperación, la construcción de redes, las relaciones con las asociaciones presentes en el territorio, con las agencias internacionales y, en este caso concreto, con los periódicos dispuestos a difundir la noticia, las fotos en este caso y proporcionar el mínimo necesario para garantizar un mínimo de seguridad, que sin duda no puede excluir la tragedia.

Con el mayor respeto por las decisiones de Camille, creo que este asunto debe ser analizado también resaltando algunos aspectos críticos sin dejar de lado la celebración del heroísmo. La película cuenta una historia; el espectador se hará una idea.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide


Vittorio Agnoletto, medico, specializzato in medicina del lavoro,fondatore e presidente della LILA (Lega Italiana per la Lotta contro l’AIDS) fino al 2001; portavoce del GSF (Genoa Social Forum) nel luglio 2001; dal 2004 al 2009 parlamentare europeo; Membro del Consiglio Internazionale del Forum Sociale Mondiale; collabora con Libera nel settore internazionale; insegna “Globalizzazione e politiche della salute / Globalization and Public Health” all’Università’ di Milano, facoltà di Scienze Politiche. Scrive su: salute, diritti umani,movimenti globali, Europa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.