FORO POLÍTICA MARÍTIMA DE BOLIVIA

0
296

DECLARACIÓN DE COCHABAMBA. FORO POLÍTICA MARÍTIMA DE BOLIVIA.

APORTACIÓN DEL FORO ORGANIZADO POR LA ASOCIACIÓN DE CLUBES SOCIALES DE BOLIVIA-SOCIEDAD DE GEOGRAFÍA, HISTORIA Y ESTUDIOS GEOPOLÍTICOS DE COCHABAMBA –

Al conmemorarse 134 años de la pérdida del Litoral boliviano la Sociedad de Geografía, Historia y Estudios Geopolíticos de Cochabamba-Asociación de Clubes Sociales de Bolivia,  organizaron el Foro: “POLÍTICA MARÍTIMA DE BOLIVIA”, los días 21, 22 y 23 de marzo. En el evento participaron ex cancilleres del Estado, el presidente de la Asociación de Militares en Retiro, historiadores y juristas, los que, a través de magistrales exposiciones, analizaron el problema marítimo de Bolivia desde diferentes perspectivas.

Como resultado del análisis y debate en el foro, la Sociedad de Geografía, Historia y Estudios Geopolíticos de Cochabamba y los Clubes Sociales de Bolivia, junto a un equipo de profesionales calificados, recogen la participación de más de dos centenares de asistentes y representantes de instituciones cívicas múltiples, y ofrecen sus reflexiones y propuestas en torno a la recuperación de la cualidad marítima del Estado boliviano.

evo 

I.- RAZONES Y CONSECUENCIAS DE LA PÉRDIDA DE LA CUALIDAD MARÍTIMA DE BOLIVIA

El cuidadoso análisis de los antecedentes históricos de cómo se conformó Sudamérica, luego de las guerras de la independencia, refleja que la estructura de poder en el continente comenzó a girar en torno a tres grandes sistemas: a) el de la Gran Colombia, conformado por Venezuela, Colombia y Ecuador; b) el del Pacífico, Chile, Bolivia y Perú; y c) el Río de la Plata, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay.

En ese contexto, Chile aspiraba a constituirse en país hegemónico del sistema de poder del Pacífico; sin embargo, se enfrentó con problemas geo-políticos de espacio vital y de falta de recursos naturales para su supervivencia y desarrollo.

A fin de resolver esos problemas y garantizar su viabilidad económica, Chile optó por la vía del expansionismo territorial hacia el norte, a expensas del territorio boliviano que disponía de los recursos naturales, llegando finalmente hasta el territorio peruano. Entonces, Chile utilizó ese pretexto para invadir y usurpar el territorio boliviano y así alcanzar la hegemonía en el sistema de poder en el Pacífico.

Con la usurpación del territorio boliviano logró consolidar e impulsar su desarrollo nacional actual.

La invasión chilena al territorio boliviano desencadenó la ulterior pérdida de la cualidad marítima del Estado boliviano, generando graves efectos en el plano geopolítico y en el orden económico.

 

En el plano geopolítico, la pérdida del litoral boliviano ha causado los siguientes efectos:

  • Ha impedido que Bolivia se integre con el mundo.
  • Le ha impedido desempeñar un papel de articulación geopolítica en Sudamérica.
  • Le ha impedido convertirse en un puente entre los dos grandes sistemas de poder, el del Rio de la Plata y el del Pacífico.
  • Ha significado la pérdida del enfoque universal contemporáneo en el orden científico, cultural, tecnológico e industrial, derivados del enclaustramiento material, cultural y de lo que significa la tenencia libre de mar abierto a la vida, a la diversidad, al progreso, cuyo disfrute corresponde a toda la humanidad, sin trabas ni limitación a la libertad.
  • Contribuyó negativamente al equilibrio armónico y equilibrado requerido, y a la hermandad sub-continental, afectando a todas las naciones del continente en una real integración y en el goce de la paz continental y  mundial, imprescindible para su estabilidad.

En el plano económico, los efectos han sido, entre otros, los siguientes:

  • La pérdida de grandes recursos naturales estratégicos como cobre, carbón, plata, guano, salitre, bórax, ulexita, torio, uranio e ingentes recursos marítimos.
  • Graves obstáculos materiales a las importaciones y exportaciones de productos, con la consiguiente dependencia comercial exterior y su incidencia  económica administrativa.

 

II.- RAZONES QUE HAN OBSTACULIZADO LA RECUPERACIÓN DE LA CUALIDAD MARÍTIMA DE BOLIVIA.

Han transcurrido 134 años desde la pérdida del Litoral boliviano, y a pesar de las permanentes gestiones realizadas no se ha conseguido la recuperación de la cualidad marítima de Bolivia; ello se debe, entre otras, a una serie de razones:

 

Comportamiento del Estado chileno:

  • Chile sustenta su aparente derecho sobre los territorios usurpados por su victoria en la “guerra” y el Tratado de 1904, visto desde una visión positivista taxativa del Derecho Internacional; presentando el Tratado como algo intangible, irrevisable e inmodificable. De ahí se desprende su decantado argumento “de no tener nada pendiente con Bolivia” respecto a los territorios usurpados y la recuperación de la cualidad marítima.
  • Sostiene que cualquier análisis sobre el tema es de atingencia bilateral, descartando por todos los medios diplomáticos el evidente carácter multilateral de este problema que afecta la paz en el continente y el intercambio indispensables en un siglo XXI mundializado.
  • Sujeto a continuas modificaciones políticas y diplomáticas en defensa de mezquinos intereses y de sus acciones geopolíticas avasalladoras, impidiendo a ultranza una solución justa y concertada del problema pendiente.
  • Falseamiento de la verdad histórica respecto al territorio usurpado; inculcando a sus educandos y a toda su población que “Bolivia nunca tuvo mar”, que “Bolivia usurpó a Chile su territorio”.
  • Manipulación sistemática y distorsionada de los antecedentes ante la opinión pública internacional, para evitar que el reclamo del Estado boliviano tenga ese apoyo, aparentando buena fe en los derechos no consentidos y predisposición para ayudar a encontrar la solución del problema marítimo, pero cambiando y dilatando la solución definitiva con argumentos espurios.

 

Comportamiento del Estado boliviano:

En el comportamiento del Estado boliviano también se encuentran motivaciones para que se mantenga el enclaustramiento marítimo, entre las que se pueden mencionar las siguientes:

  • Fracaso permanente y frustración como consecuencia del acercamiento con Chile en los reclamos por una salida soberana al Pacífico, desde la guerra hasta el presente, debido a la hermética posición de la diplomacia chilena.
  • Política pendular e incoherencia en sus planteamientos, inoportunidad de los mismos, divorcio entre la línea gubernamental y el anhelo de la colectividad nacional.
  • Cambios políticos permanentes y disloque institucional de la Cancillería boliviana, respecto al planteamiento marítimo, amén de una visión miope de la doctrina internacional, en particular con Chile.
  • Según afirman los ex Cancilleres, Bolivia tuvo y tiene estrategias sobre el problema marítimo, y que si bien no cambió el objetivo principal de su reclamo en el tiempo, no ha existido coherencia en el ajuste de las tácticas y las estrategias diplomáticas.
  • No tomar en cuenta que, a pesar de la negativa permanente de los gobiernos de Chile, existen corrientes de la intelectualidad y del pueblo chileno que desean sinceramente una solución al enclaustramiento boliviano y consideran que Chile tiene la obligación de resolver el problema de ese enclaustramiento.
  • Bolivia aún no ha logrado forjar una política de Estado en el tema marítimo, solo circunstanciales políticas de gobierno. Lo que ha dado lugar a que en cada cambio institucional se modifique el enfoque, y no sólo por el cambio de circunstancias sino por otra visión política, instrumentalizada en muchas ocasiones para generar una actitud favorable del pueblo. Cuando los gobiernos tienen problemas siempre han utilizado el tema marítimo.
  • En los reclamos y demandas planteados por el Estado boliviano no se hizo énfasis en la recuperación de los territorios usurpados y el rechazo de los tratados impuestos por Chile; sólo se pidió un acceso al Océano Pacífico.
  • Tampoco se insistió en la reclamación del incumplimiento de varios Tratados por parte del estado chileno, cuya denuncia y revisión es necesaria en las circunstancias actuales: Tratado de límites de 1874 y su complementario de 1875 y otros; pues Chile se comprometió en dichos tratados a que cualquier diferendo sería sometido a un Tribunal Internacional; sin embargo, no solamente no cumplió tal compromiso sino que decidió ocupar nuestro territorio mediante una agresión armada desconociendo e incumpliendo sus compromisos internacionales, y hoy invoca paradójicamente que se respeten los tratados. Asimismo, se debió hacer énfasis en la denuncia de su carácter coercitivo
  • No haber planteado oportunamente el reclamo del uso de las aguas del Silala, permitiendo el flujo de la vertiente hacia el norte chileno sin cobrar la deuda histórica, ni incidir en su importancia geofísica y económica; dejando constancia de que no corresponden a un rio internacional sino a  un manantial.
  • No se desplegaron acciones y políticas estatales para incidir en la economía chilena, desviando el comercio externo hacia puertos peruanos, sobre la base de nuevos argumentos técnicos y políticos; lo que ha hecho que el comercio exterior de Bolivia dependa de los puertos chilenos.
  • No haber logrado salir de la dependencia comercial y económica de Chile; de sus puertos para el tráfico de las mercancías de ultramar.
  • No se adoptaron políticas públicas claras para generar una conciencia nacional marítima, sobre la base de los antecedentes históricos de los Tratados Internacionales, remarcando la dura imposición en el Tratado de Tregua de 1884 y del “Tratado de Paz y Amistad de 1904”.
  • No haber generado una conciencia internacional en torno al enclaustramiento marítimo; sobre la base de la denuncia permanente y sostenida, en todo foro internacional, la agresión violenta de que fue víctima por parte de Chile, el desconocimiento del Tratado de Límites de 1874 y el complementario de 1875.

 

III.- ACCIONES QUE DEBERÍAN EMPRENDERSE PARA RECUPERAR LA CUALIDAD MARÍTIMA

Tomando en cuenta las causas de la pérdida de la cualidad marítima de Bolivia, así como las razones ya indicadas por las que en los 134 años no se lograron recuperar los territorios usurpados y la cualidad marítima, consideramos que el Estado boliviano debe reorientar su estrategia y tácticas para lograr su cometido.

Para ello, sugerimos la adopción, entre otras, de las siguientes acciones, como parte de una Política de Estado:

1.- La recuperación de la cualidad marítima de Bolivia debe plasmarse en una verdadera política de Estado, concertada y definida entre la sociedad y el gobierno, para que no sea afectada en cada cambio gubernamental.

2.- Hacer de nuestra presencia soberana y permanente en el Pacífico, con real gravitación económica en el norte chileno y la cuenca oceánica, una de las tareas urgentes, a cuyo efecto deberán realizarse inversiones y complementarse con el reclamo de nuestra heredad histórica en la zona.

3. Concatenar dicha gravitación y presencia con la integración multinacional continental y mundial.

4. Desplegar acciones urgentes para lograr una integración amazónica – andina (Brasil – Perú – Norte Argentino y Bolivia), concertando alianzas estratégicas con dichos vecinos, en función de la particular posición geopolítica de Bolivia.

5. Crear una auténtica conciencia internacional sobre el problema del enclaustramiento, con miras a conseguir el apoyo a los objetivos de Bolivia y en aras de garantizar la Seguridad y la Paz continental. A ese efecto, se debe posicionar el problema marítimo, de manera permanente y constante, en todos los foros internacionales.

6. Replantear la estrategia diplomática, para lograr la aprobación de una Resolución de la Asamblea de la OEA que reitere el carácter multilateral de la solución del problema marítimo de Bolivia, como una garantía para la paz y seguridad global de América.

7. Insistir en renovar una voluntad política de parte del Estado chileno, mediante el diálogo fraternal y una vía alternativa.

8. Reforzar la voluntad política del Estado peruano para viabilizar la solución y evitar que Perú se convierta en un obstáculo u obstrucción a cualquier solución pacífica, en función del Tratado de 1929.

9.- Reformular la política del Estado boliviano con el norte chileno, liberándonos de la dependencia comercial y económica.

10.- Plantear la revisión del Tratado de 1904, por haber sido impuesto mediante la intimidación y la amenaza chilena de proseguir sus acciones bélicas en contra del Estado boliviano.

11.- Exhaustiva y cuidadosa revisión  de la demanda internacional anunciada por el gobierno ante la Corte Internacional de la Haya, intentando paralelamente el diálogo con apoyo de la Comunidad Internacional.

12.-Proceder con tino y cautela en la demanda que se pretende presentar y mantener en lo posible un mensaje exento de violencia y adjetivación que perjudique su consecución.

13.- Desplegar la acción internacional relativa al reclamo boliviano, en foros y eventos diplomáticos.

14.- Ampliar las relaciones político – sociales, educativas, comunicacionales y diplomáticas con la hermana República del Perú, en la línea de su cooperación solidaria (puertos de Ilo – Mollendo – Matarani), profundizando el intercambio comercial fluido y permanente, hasta sustituir los puertos del norte chileno en el manejo de nuestro comercio exterior.

15.- Reactivar el establecimiento de polos de desarrollo económico cultural de Bolivia con Perú, Argentina, Brasil y Paraguay, con miras al establecimiento de nuevos parámetros económico – financieros de integración regional.

 

IV.- SUSTENTACION DE LA DEMANDA BOLIVIANA ANTE EL TRIBUNAL INTERNACIONAL DE LA HAYA.

Sugerimos que en la sustentación de la demanda boliviana ante la Corte Internacional de la Haya, se considere, entre otros, lo siguiente:

1.- Establecer claramente todos aquellos vicios de nulidad contenidos en el Tratado de Tregua de 1884, antecedente que dio lugar al Tratado de 1904.

Además, dejar claramente demostrado que Chile incumplió el Tratado de 1874, y su complementario de 1875, al no haber sometido sus diferencias ante un Tribunal Jurisdiccional y más bien haber invadido el territorio boliviano.

2.- Dejar claramente establecido que el Tratado de 1884, contiene claros vicios de nulidad; por tanto, su vigencia en la vía jurisdiccional obliga a su revisión que arrastra al mismo Tratado de 1904; siendo así inadmisible que Chile sostenga la errónea tesis del carácter irrevisable del Tratado.

3.- Que en el presente Siglo hay una nueva concepción de la justica, el derecho y la moral, frente a un pretendido derecho de la “intangibilidad de los Tratados”, ya que no hay Derecho válido frente a la justicia y a la conciencia internacional, así como frente a los valores universales; imponiéndose los derechos humanos de los pueblos, su dignidad y la hermandad entre las naciones. Se debe dejar en claro que el Tratado de 1904 atenta a la dignidad de los bolivianos, atenta al valor supremo de la justicia y que ese Tratado no puede  privar a los bolivianos su derecho de acceder al mar.

 

 

 

 

       Prof. Eduardo Lezana L                        Dr.  Gastón Cornejo Bascopé

     Asociación Clubes Sociales                    Sociedad de Geografía, Historia                                                        

            de Bolivia                                Estudios Geopolíticos Cochabamba

                        

 

   Cochabamba, Abril de 2013.

 

 

 

CC. Presidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.

       Vicepresidencia del Estado Plurinacional de Bolivia.

       Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.