Pensamiento y Obra
Trataremos en pocos minutos de dar un panorama general del pensamiento de
Silo expresado a través de sus libros, conferencias, entrevistas y charlas que
incansablemente ha brindado a lo largo de 50 años.
Su producción es extensa y aborda en profundidad los grandes temas de la
existencia humana, dando una nueva perspectiva acerca del ser humano y el
sentido de su existencia.
En esta línea, nada importante ha dejado de ser objeto de sus reflexiones, lo
que hace que su obra se involucre en muy variados temas ligados por la más
rigurosa coherencia.
En ellos se puede transitar por las bases filosóficas de su pensamiento, su
visión sobre el ser humano, la sociedad, la historia y la proyección espiritual de
la existencia.
Simultáneamente ha desarrollado un completo sistema de prácticas de trabajo
personal que facilitan al interesado la comprensión y mejora de su
funcionamiento y de sus conductas. Dicha mejora se dirige a normalizar la
vigilia, ganando en actitud atenta, coherencia interna (pensar, sentir y actuar en
la misma dirección) y desarrollo de la conducta en sentido solidario.
También en este terreno ha desarrollado un completo sistema de trabajo que,
enmarcado en una Psicología Trascendental y organizado en cuatro
disciplinas, conduce al operador, a través de pasos sucesivos, a tomar contacto
con los espacios profundos de su conciencia.
En el campo social, ha inspirado e impulsado la formación de organizaciones
de acción en el mundo, que forman parte del Movimiento Humanista y se hallan
enfocadas a la búsqueda de nuevas respuestas a los problemas de la
violencia, la discriminación y la falta de igualdad de oportunidades en la
sociedad actual. Así, han surgido La Comunidad para el Desarrollo Humano, el
Partido Humanista, Mundo sin Guerras, Convergencia de las Culturas, Centro
de Estudios Humanistas e innumerables Frentes de Acción.
Todo ello a partir de colocar al ser humano como valor y preocupación central,
en dirección a la construcción de una Nación Humana Universal, haciendo eje
en la “No violencia activa” como metodología de transformación social. .
Finalmente a través de El Mensaje de Silo ha desarrollado, de un modo simple,
un conjunto de textos, reflexiones y ceremonias que orientan la experiencia de
la espiritualidad humana trascendiendo culturas y creencias particulares.
Como se ve, son amplios y variados los temas desarrollados, pudiendo los
interesados tomar contacto con los diferentes grupos que trabajan en cada una
de las temáticas antes mencionadas.
Dado el tiempo destinado a esta presentación, no vamos a hacer aquí un
comentario de cada uno de sus libros, que se hallan al alcance del lector en la
web o en las librerías, sino que nos limitaremos a comentar algunos aspectos
de su pensamiento que ha expresado en libros, escritos y presentaciones.
Esta amplitud de fuentes, nos ha planteado, en el Centro de Estudios
Humanistas, la necesidad de organizar en diferentes áreas el estudio de sus
planteos, con la intención de facilitar su abordaje a los que quieran acercarse al
conocimiento de su pensamiento y propuestas.
Para esto hemos dividido sus trabajos, en tres áreas.
Una referida a las bases filosóficas de su pensar, otra referida al ser humano
como estructura psicosocial en permanente cambio y una tercera donde se
estudia la posibilidad de trascendencia de la conciencia habitual y la
experiencia de contacto con los espacios profundos de la conciencia humana.
Comencemos por los fundamentos filosóficos de sus planteos.
Lo primero que Silo define es su posición existencial., explicando que su
doctrina no parte de ideas o teorías, sino de la experiencia interna misma.
Es desde ese punto de vista existencial que Silo toma la experiencia como
base para todos sus desarrollos afirmando que para estudiar cualquier
fenómeno uno debe considerar que previamente al estudio, el operador se
halla en una situación dada.
En ese sentido su punto de vista privilegia una visión desde dentro del
fenómeno cuando se trata de estudiar el fenómeno humano.
Los temas centrales de la filosofía se refieren a la ontología, el conocimiento y
la ética.
Respecto a la ontología, Silo plantea que el Ser de la filosofía clásica es una
abstracción y que lo experimentable es la estructura conciencia-mundo, en
permanente transformación, impulsada por la dinámica de los actos de
conciencia.
En relación al conocimiento, hará un prolijo y pormenorizado estudio sobre el
pensar, no partiendo de una teoría del conocimiento sino de la observación de
los mecanismos del pensar. Estos se presentan como un encadenamiento de
diferenciaciones, complementaciones y síntesis, que permiten a la conciencia
humana comprensiones crecientes en un proceso sin límites.
Es a partir de esta comprensión del funcionamiento del pensar, que organiza
un método estructural y dinámico que facilita el conocer y hacer, desarrollando
la coherencia d
En cuanto a la ética, entendida como los valores que ponderan la conducta y
opuestamente a una moral externa y convencional, afirma que el valor de la
acción no se halla en el acuerdo con regulaciones externas sino en el registro
interno de unidad o contradicción que producen en quien la realiza. Destaca
que las acciones que se experimentan como válidas tienen como característica
que producen distensión al ser realizarlas, que buscan ser repetidas y que
generan sensación de crecimiento interno. Por último y como guía, postula
Principios de acción válida que dan orientación a la conducta en sentido
evolutivo, tomando como principio rector el que afirma: “trata a los demás como
quieres ser tratado”
Pasemos ahora a su visión del Ser humano.
Lejos de considerarlo como animal racional y no negando su sillar biológico,
define al Ser humano por la intencionalidad de su conciencia, activa y abierta al
mundo. Así, definirá al ser humano, como el ser histórico cuyo modo de acción
social modifica su propia naturaleza.
Desarrolla para su estudio una psicología descriptiva que no se basa en la
interpretación de los fenómenos psíquicos, sino en el desarrollo de la
capacidad de observación y descripción del operador de sus procesos internos.
Como apoyo, organiza un esquema del psiquismo similar a un circuito
informático, que sirve de base para explicar la producción de los fenómenos
internos a partir del estudio del funcionamiento y la relación de los aparatos del
psiquismo. Estos aparatos son los sentidos internos, los sentidos externos, la
memoria y los centros de respuesta (motriz, emotivo e intelectual), mediados
por un coordinador (la conciencia) que trabaja según niveles de sueño,
semisueño y vigilia.
Desarrolla también el concepto de Espacio de representación como la
espacialidad interna en donde se ubican las sensaciones de los fenómenos de
percepción, memoria e imaginación, que explican cómo, según el nivel de
trabajo de la conciencia, las imágenes se emplazan en un lugar desde donde
puedan disparar acciones a través de los centros de respuesta abriéndose al
mundo a través de la conducta.


También es destacable la idea de que todo esto funciona por la acción de una
energía psicofísica que, cuando no circula correctamente, trae aparejado
distinto tipo de alteraciones. Estas situaciones se buscan resolver a través de
prácticas con imágenes y con el trabajo con esa energía intentando restablecer
su normal fluir.
Todo este conocimiento está orientado a lograr en la persona, la superación de
las contradicciones y un nivel psicológico de vigilia atenta, lúcida y crítica que
permita desarrollar una conducta coherente en el medio en que le toca actuar.
Por otra parte, el ser humano es intención y no esta aislado sino en relación
con otros seres humanos portadores también de intención, por lo que la
sociedad aparece como un espacio de relación de intenciones humanas.
Según sean estas intenciones, las relaciones serán de destrucción, de
dominio, de cooperación o de integración, entendiendo esta última como la que
se corresponde con una sociedad humana donde no exista un ser humano que
se ubique por arriba ni por debajo de otro.
Respecto de la historia humana, no es vista por Silo como un relato desde
fuera, donde aparecen las acciones de los hombres como escenas de una
película, sino que destaca la temporalidad como una ubicación desde dentro,
viendo la intencionalidad humana en su permanente intento de superar las
condiciones de origen, y de liberarse progresivamente del dolor y sufrimiento
personal y social, siendo la imagen de una Nación Humana Universal la meta
de referencia para orientar las acciones.
Por último, hablemos de su visión sobre la espiritualidad.
Existe en el ser humano un tropismo que va más allá de la mera respuesta de
adaptación al medio. Podria alguien dar correctas respuestas frente a los
cambios del medio en que se encuentra, manteniendo la integridad de su
estructura y esto, que sería suficiente en cualquier organismo vivo, no lo es en
el caso humano.
El ser humano tiene además necesidad de Sentido que va más allá de lo
estrictamente psicológico. La conciencia puede comprender e integrar
crecientemente las situaciones en que se encuentra, pero proyectada a futuro,
choca con la evidencia de la muerte y es justamente la necesidad de superar
esa última barrera, que la lleva a buscar caminos que la trasciendan.
Hay un sentimiento religioso que, como fuerte tropismo, busca superar el sin
sentido que impone la muerte. “No hay sentido en la vida si todo termina con la
muerte”.
Este hecho lleva a plantear diferentes caminos que, organizados como
disciplinas, ponen al operador en camino a suspender el yo psicológico y tomar
contacto con los espacios profundos de la conciencia, donde se resuelve el
problema del sin sentido y se encuentran las últimas respuestas.
Hemos resumido los aspectos que consideramos más relevantes de su
enseñanza dejando de lado muchos otros, que también importantes, harían
que excediéramos los límites de esta presentación.
Jorge Pompei
CEHBA – Centro de Estudios Humanistas de Buenos Aires
Casa de Mendoza
Buenos Aires, 4 de Mayo de 2018

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.