Cuando vayan mal las cosas como a veces suelen ir,
cuando ofrezca tu camino sólo cuestas, cuando tengas
poco en tu haber y mucho por pagar, y precises sonreír
aún teniendo que llorar, cuando el dolor te agobie y no
puedas ya sufrir,debes descansar pero nunca desistir.
 
Tras las sombras de la duda, planteadas o sombrías,
puede surgir el triunfo, no el fracaso que temías.
Hay que luchar, sobre todo cuando peor estén las cosas.
será motivo suficiente para  insistir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.