Un ensayo afirma que en la vida importa más educar en la felicidad que en el conocimiento.

Inteligencia Natural es el título del nuevo ensayo publicado por la editorial Toromítico, obra de José Carlos Aranda, en el que defiende que “no es tan importante educar genios como educar personas capaces de ser felices en la vida. Y es algo posible, necesario y urgente”.

“Unos buenos resultados académicos no garantizan el éxito en la vida, ni siquiera son lo más importante, sin embargo, condicionan la convivencia en buena parte de las familias. Hoy sabemos que una prueba realizada con un pastel a un niño de cinco años, resulta más fiable para predecir su éxito en la vida que los famosos test de Coeficiente Intelectual con los que nos clasificabandurante la infancia y la pubertad” -afirma el autor-.”Todos conocemos casos de personas con expedientes extraordinarios que han fracasado estrepitosamente en la vida, y casos de personas con evaluaciones normales que han triunfado y los vemos felices. ¿Cuál es la clave?”, se pregunta Aranda

El libro plantea la necesidad de atender al crecimiento y desarrollo de las emociones, el positivismo, la asertividad, la empatía, la constancia, la resiliencia, la capacidad de “aplazamiento de la recompensa” o la automotivación, “…porque de nada nos sirve el mejor motor si no le ponemos ruedas a un coche, ni nos sirve de nada el mejor coche si no sabemos dónde queremos ir” -comenta José Carlos Aranda-. “Por eso, la clave está en el desarrollo equilibrado de las inteligencias que nos permita soñar un destino y nos proporcione los medios necesarios para alcanzarlo”.

El autor, desde los actuales conocimientos neurológicos, analiza cómo podemos canalizar el magnífico potencial del cerebro para una vida más plena gracias a la educación que ofrecemos desde la familia,  los centros educativos y la sociedad.

El equilibrio entre inteligencias (cognitiva, emocional, social y moral) es la pieza clave del método que se propone. Pero cada una de ellas evoluciona a un ritmo diferente,  determina conductas, acciones y reacciones en las distintas etapas de crecimiento; son imprescindibles, pero comportan sus propios riesgos. “Es cruel, por ejemplo, decirle a un niño que ‘los hombres no sienten miedo’, porque es inevitable que lo sienta y solo lograremos que se menosprecie en una etapa crítica de la infancia”- afirma José Carlos Aranda-. “De ahí que sea tan importante comprender cómo siente y cómo piensa un niño en cada etapa para lograr que crezca en armonía”.

El método de la “Inteligencia natural” se basa en una técnica tan sencilla como estimular las capacidades y evitar limitaciones impuestas desde la negatividad, la inseguridad, la impotencia o la desesperanza. Y esto tanto en el desarrollo mental como físico. El autor va explicando etapa por etapa cómo lograrlo a través de la convivencia utilizando fórmulas sencillas y mucho sentido común.  En definitiva, un libro que recupera la ilusión por educar.

Jose Carlos Aranda es  Doctor en Filología Hispánica y profesor de Lengua Española y Literatura desde 1980. Entre sus publicaciones especializadas de carácter docente-pedagógico cabe destacar: Cómo se hace un comentario de texto (Berenice, 2009), Manual de ortografía y redacción (Berenice, 2010) y Manual de redacción para profesionales e internautas (Berenice, 2011).

Sus inquietudes en el ámbito de la psicología y la neurociencia, ya quedaron plasmadas en El libro de la gramática vital (Almuzara, 2011); a los más de 30 años de experiencia docente, enInteligencia Natural vuelca su formación en campos como la psicología, la neurobiología y la pedagogía, a los que se acerca desde su experiencia como padre, como maestro y como tutor de miles de alumnos.

© Violant Muñoz i Genovés

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.