Cuando estamos ante una noche estrellada, y podemos ver
el vuelo de las aves migratorias, descender en otoño sobre
los campo de enebros, para descansar y poder comer, y cuando vemos
a los niños, en un momento, en que son realmente niños…
Cuando hemos conocido el amor, en nuestros propios
corazones, o cuando oímos el croar de una rana en una charca
tranquila y solitaria…, en esos momentos,
el despertar, el giro interior de todos los valores. ” la novedad”, el
vacío y la pureza de la visión, se hacen evidentes,dándonos una 
idea muy concreta de la danza cósmica

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.