LA GENEROSIDAD

0
42
Cuando actuamos para cumplir nuestros deseos, de forma
inmediata sin tener en consideración el interés de los demás,
desmoronamos la posibilidad de alcanzar una felicidad -en
cierto modo- duradera. Si por ejemplo, vivimos en vecindad
con otras familias y no pensamos ni un solo instante en su
bienestar, nos privamos de la oportunidad de beneficiarnos
de su compañía. Si no, imaginemos una situación en la que
conocemos a una persona; es posible que vayamos a
comer con ella, y eso nos costará un dinero. A pesar de
ello, habrá una buena ocasión de cimentar una relación
que tal vez, nos depare algún beneficio más adelante.
A la inversa, si cunado conocemos a una persona, se nos
presenta la ocasión de defraudarla y la aprovechamos,
aunque habremos ganado en el acto  una pequeña
cantidad de dinero, lo más probable es que hayamos
destruido la posibilidad de beneficiarnos a corto o largo
plazo de una interacción con ella.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.