La política guerrerista de Santos pone el peligro la estabilidad continental

0
306

juan-manuel-santos-colombia-e1370922577537-600x402

Foto: Archivo blog J.M Santos presidente

Por Diego Olivera

Artículo publicado en Adital

Nuevos vientos de inestabilidad surgen en América del Sur, la decisión del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos de recibir al vocero de la derecha venezolana Henrique Capriles de manera oficial, avala la ilegalidad de quien ha desconocido a las instituciones venezolanas. En las elecciones del 14 de abril, de manera constitucional y por sufragio electoral los venezolanos eligieron como presidente a Nicolás Maduro, en un acto de violencia Capriles llamó a la rebeldía, con un plan que generó actos de violencia y muerte el 15 de abril del 2013, mostrando falsas pruebas y con el único objetivo de crear un golpe de estado o una intervención internacional. Pero de manera no casual, estos hechos ocurren luego de la visita a Colombia del vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, porque ya existía un plan de trabajo de Capriles con el ex presidente Álvaro Uribe y el asesor de la derecha internacional J.J. Rendón, para fraguar un plan de violencia e inestabilidad en Venezuela, con el objetivo de derrocar al gobierno democrático bolivariano de Venezuela. Pero ¿por qué Santos recibe a Capriles, si el mismo había reconocido el triunfo electoral de Maduro? rompiendo así su palabra y su compromiso en los acuerdos de Santa Marta con el presidente Hugo Chávez, luego de la ruptura de relaciones entre ambas naciones, producto de las política guerrerista del gobierno de Uribe, en sus declaraciones a CNN, que manifestó que ”no le alcanzo el tiempo para invadir a Venezuela”.La oligarquía colombiana muestra su faceta anti latinoamericanistaEstos hechos ponen al descubierto el verdadero rostro de la Oligarquía Colombiana, que es la misma que atacó la unidad de la Gran Colombia, que conspiró contra el Libertador Simón Bolívar, que siempre generó conflictos regionales, como en la década del 80 con el Golfo de Venezuela, que produjo destempladas declaraciones de los militares y funcionarios colombianos, la misma actitud despótica con Nicaragua, sobre las decisiones de la corte de La Haya, sobre límites marítimos entre ambos países. Pero el curriculum de Santos, más que de un estadista, está vinculado a su cargo de Ministro de Defensa en el gobierno de Uribe, donde aplicó un plan de tierra arrasada, generando desplazamientos y muerte de campesinos, y el ataque a Ecuador para asesinar al líder de la FARC Reyes, en un acto de agresión internacional.Este tipo de acciones no son casualidad, son parte de una derecha Pro imperialista. El ejemplo más claro ha sido la solicitud de Santos de ingresar a la OTAN, a pocos días de su cambio de actitud sobre las relaciones diplomáticas con Venezuela, cuando su Ministra de Relaciones Exteriores, de manera prepotente manifestó “que Santos no responderá a declaraciones vía micrófonos”, pero tampoco ha intentado aclarar sus postura ante el gobierno venezolano. Además se va de visita oficial a Israel, principal socio geopolítico de EEUU, para reafirmar más su alianza con los enemigos de los pueblos latinoamericanos y del mundo.

La otra inquietud surgida en Colombia a nivel interno, es que pasará con las conversaciones de paz, porque uno de los mediadores es Venezuela. Pero para Santos, Uribe y la derecha oligárquica ya hubo una muestra cuando Uribe traicionó y creó una matriz contra el presidente Chávez, en la entrega de los secuestrados por la FARC, aduciendo vínculos con la guerrilla. De esa misma manera ahora ataca al presidente Maduro, apoya a la derecha venezolana, para crear una guerra de cuarta generación, a través de los medios privados, como un plan de desestabilización a lo interno, con intentos de magnicidio y sabotajes. Esto no es nuevo, ya lo hicieron con paramilitares vestidos con uniformes venezolanos, detenidos por las fuerzas armadas venezolanas y deportados a Colombia.

Venezuela apuesta a la paz y la unidad latinoamericana

El canciller Elías Jaua alertó acerca de nuevas agresiones contra Venezuela que se están gestando desde Colombia, al afirmar que ”Nosotros no tenemos más que lamentar profundamente que el presidente Santos haya dado un paso que, de manera dolorosa, nos va a descarrilar de las buenas relaciones que teníamos; pero lo más lamentable es que nuevamente se confirma que desde Bogotá hay una conspiración abierta contra la paz en Venezuela”, a lo que agrego que ”esto podría minar las buenas relaciones entre Colombia y Venezuela, que en los aspectos políticos y económicos se habían restablecido con firmeza en los últimos tres años”.

En aras de superar el impasse con el gobierno colombiano, el presidente Nicolás Maduro afirmó que ”la intención del Gobierno venezolano de reconstruir las relaciones con el Gobierno de Colombia con base en la verdad y el respeto. Instruyó al canciller de la República, Elías Jaua, para dar pasos en función de una reconstrucción en base a la verdad y respeto en las relaciones entre ambos gobiernos y ambos pueblos”.

UNASUR llama a mantenerse alerta

El secretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), Alí Rodríguez, dijo que Venezuela debe mantenerse “alerta” ante las recientes decisiones y acciones emprendidas por el Gobierno de Colombia. Entrevistado por Telesur, el secretario Rodríguez hizo referencia específicamente a la reunión del presidente de ese país, Juan Manuel Santos, con el líder opositor, Henrique Capriles, y el reciente anuncio de cooperar con la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

Los gobiernos de Venezuela, Bolivia, Ecuador y Nicaragua rechazaron de forma enérgica el anuncio hecho por Colombia de unirse a la OTAN. ”Venezuela tiene que estar muy alerta con estas cosas que parecen inocentes, pero cualquiera medianamente advertido debe servirle como alarma”, dijo. Señaló Araque además que la OTAN  y la región siguen caminos distintos: El primero hacia la violencia y el segundo hacia la paz. “Cualquiera que ame la paz, que desee el progreso de nuestros pueblos, que esté en favor de la independencia, no podrá menos que desear que se superen estos problemas. Que la OTAN siga su camino de la violencia y nosotros el de paz”, afirmó, y puntualizó que la historia de ese organismo está vinculada con la guerra.

Es “grave” el anuncio de Colombia de querer cooperar con la Alianza Atlántica, pues ”cualquiera que conozca la historia de la OTAN sabe que ésta es una organización para la guerra, y así ha sido demostrado a lo largo de sus existencia. No es casualidad que la OTAN esté interesada en invadir zonas ricas en recursos naturales, como Libia, Siria o Irak, por ejemplo. La OTAN es un instrumento de recolonización. ¿Qué es lo que ha venido ocurriendo, dónde ha venido ocurriendo? En el caso de Libia sabemos que es una reserva petrolera importante, y no solamente por el petróleo, sino por su ubicación, lo mismo que en el caso de Irak y Siria”,apuntó.

“Todas estas maniobras, no tendría nada de raro, que estuvieran vinculadas con el problema al acceso de los recursos naturales”,señalando para terminar Rodríguez que “habrá que esperar los ’grados de cooperación’ que le planteará Colombia a la OTAN para que Venezuela y la región decidan “qué actitud asumir”.

[Fuente: Barómetro Internacional, 06-06-13].

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.