“La última mujer” de Ana Solaris y Jordi Buch

0
307

El pasado 21 de octubre, tuve el placer de asistir a la presentación de “La última mujer” de Ana Solaris y Jordi Buch,  conducida por Amalia Sanchís, editora, y Lola Mariné, escritora,  en la librería Alibri.

ultima_mujer_flyer_2

Yo había oído hablar de Jordi Buch, pero no había leído nada suyo. De Ana Solari no conocía nada.

Cuando comenté por la Red que intentaría asistir, me gustó la bienvenida del autor. Me contestó muy amablemente, una persona muy normal que con naturalidad te agradece tu intención de ir, con un “estaremos muy contentos”. Me explica que siempre todos los escritores queremos quedar bien con la editorial, y no insiste en absoluto sobe la extraordinaria calidad de la obra y todo eso. Eso ya se daba por sobreentendido.

También me gustó su correcto y bonito uso del idioma, en este caso el catalán, pero en general noté que era una persona que se preocupa por escribir bien. Realmente tiene una gran importancia la manera de expresar las cosas, muchas veces los descuidos en las formas, en la ortosintaxis y todo eso, pueden hacer mucho daño al contenido.

Yo sólo conocía este libro por la reseña que hizo Susana Villafañe, actriz y escritora, en su bloc. Pero voy a decir la verdad: leí esta reseña en un momento en que mi cabeza estaba de vacaciones literarias.

De manera que, yo no sé qué me ocurrió en este encuentro en Alibri, pero cuando oí a la presentadora, sentí una necesidad urgente de leer la novela. Confieso ser una compradora compulsiva de libros, y ese lunes 21 de octubre  se me ocurrieron tantas preguntas, que no me lo pensé demasiado, lo agarré, me lo hice firmar, lo pagué en caja, y en estos días lo estoy leyendo. Como observación, diré que tardo en leerlo porque el texto es un poco tupido y las páginas están demasiado llenas. Y la letra no es demasiado grande, o sea que un texto un poco más “esponjoso” me permitiría leer mejor. Teniendo en cuenta que uno de los dos autores, creo que él, escribe de manera abundante, fluída y seguida, casi como si estuviera pensando en lugar de escribir. Eso está muy bien, pero necesitas más espacio visual para entenderlo. Más puntos y aparte, y sobre todo una “caja” algo más reducida.

Bueno, lo único que ocurre es que eso me ralentiza la lectura, tengo que pararme muchas veces a releer.

Creo percibir, o tal vez lo intuyo, un contrapunto entre las sensibilidades femenina y masculina de los autores. Me gusta, pocas veces se tiene la oportunidad de ver el mundo, la vida y los sentimientos, dibujados por un hombre y una mujer en un mismo libro.

También me gusta mucho cómo se retrata la sensorialidad italiana, que yo siempre he admirado. Para mí, cualquier rincón de Italia es arte puro, sea pictórico, culinario, paisajístico, arquitectónico… Todo es arte y su gente tiene una sensorialidad y sensibilidad exquisitas. No se puede despreciar que hayan salido de la Edad Media 100 años antes que el resto de Europa.

Hay en el libro a veces una cierta mescolanza entre los idiomas barcelonés y uruguayo. Son parecidos pero diferentes. Me agrada, conozco los dos, y mi cerebro come esta ensalada lingüística con verdadero placer.

Por último, me pregunto: cuando el autor habla de “burbujas”, Italia dentro del mundo, Lucca dentro de Italia, etc.,  se refiere a ello como un concepto un poco claustrofóbico?

Me gusta el libro, es una experiencia y me abre expectativas. ¡Ah, sí! se lo calificó de “melancólico, íntimo, nostálgico”. Yo creo que más bien es el retrato calmado y pausado que uno sólo es capaz de hacer cuando ya ha vivido muchos años. Pero, claro, esto mismo sería más fácil de apreciar en un formato visualmente más reposado.

Ah, añado lo siguiente: yo personalmente apreciaría unas presentaciones más interactivas. La gente tendría mucho más deseos de asistir y participar.

© Susanna Tisler Steiner

Octubre 2013 para Mediâtica: agencia cultural

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.