Me ocurrió una vez…(3)

0
329

Me ocurrió una vez. Estaba en La Rioja, Argentina, a mediados de los 80 del siglo pasado, intentando construir una agrupación muy querida, llamada Partido Humanista.

Volvía caminando desde la plaza central del lugar…era una de esas espectaculares noches de verano que suele haber por allí…unas noches despejadas, cálidas y con miles de estrellas. Iba por una vereda y por delante de mí empecé a escuchar “Satisfaction” de los Rollings Stones. Así, fui llegando a una casa de adobe… miré por la ventana sin detener mi marcha y ví una mesa de pool nueva rodeada de una decoración típica de un pub británico. Alrededor de la mesa, tres o cuatro jóvenes lugareños jugando y riendo, mientras Mick Jagger cantaba lo suyo a todo volumen. Me dije….adobe, Mick Jagger, pool americano, lugareños, decoración británica…parece que el mundo se está achicando!

Con una sensación de rareza caminé desde la vereda hacia el asfalto de la calle, por donde no circulaban ya autos. Al ir llegando a la esquina, veo que por la calle transversal, que cortaba la mía, venía a paso decidido pero tranquilo, un burro. Me dije,

“vamos a llegar juntos a la esquina” y decidí dejar que la belleza desconcertante de los acontecimientos siguiera su curso.

Al llegar a la esquina observé que el burro, que también me había visto, se había detenido. Por mi parte hice lo mismo y juro que en un momento cruzamos nuestras miradas. Y ahí nos quedamos un ratito, quietos…hasta que, en un instante de inspiración, le hice con la mano un gesto leve y silencioso al amigo, dándole paso… y el burro, con un poco de retardo caballeresco, bajó levemente su cabeza y retomó su marcha mientras yo trataba de hacerme invisible para que no se rompiera la magia…. y así siguió su camino pasando a no más de dos metros de mí.

Y luego me fui sonriendo y capté que la rareza del pool fue la preparación para lo que me esperaba en la esquina.

Es curioso…esta vez “el pretexto de lo desencajado”, se presentó en forma de burro educado.

Sí…esto me ocurrió una vez.

 

Dedicado a Pablo Zarranz y a Jose Luis Miranda.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.