Me ocurrió una vez…(4)

0
303

Me ocurrió una vez. Fue en Ushuaia, la última parada camino a la Antártida. Estaba por ahí intentando construir una agrupación muy querida, llamada Partido Humanista.

Era viernes y temprano al otro día tomaba un vuelo hacia Río Gallegos. Mis recursos eran escasos, la noche avanzaba con un frío importante….el último café cerraba a las 3 y el aeropuerto abría a las 6.

Al cerrar el café y con la ingenuidad del que ha vivido en climas no tan extremos, empecé a caminar para hacer tiempo…al rato, comencé a sentir un frío extraño que me subía desde los pies. Intenté trotar un poco, y la cosa no mejoraba….así que no me quedó otra que ir hacia la única posibilidad de pernocte con que contaba.

Toqué la puerta con timidez, pero enseguida abrió mi amigo. Le conté lo que me pasaba, y con gran delicadeza y en silencio me hizo un tazón grande de café. Luego me dijo que no me asustara, porque cada media hora iba a escuchar un sonido de batería y a un presentador del cabaret que quedaba al lado de la pieza. Enseguida se volvió a acostar y al instante se durmió.

A los pocos minutos, el repiqueteo prolongado de batería y el presentador con un volumen alarmante. Del burlesque sólo nos separaba una pared de durlock. Fui paseando la mirada por la pieza….había una salamandra vivificante, un amigo y diez extraños durmiendo a poco metros y uno, tomando un café también vivificante….en el fin del mundo, al lado de un cabaret en vivo.

En un instante, me sonreí y comprendí de golpe lo que es el surrealismo.

Y cada media hora reaparecía el show …y todos seguían durmiendo, como si volara sólo una silenciosa mariposa. Llegó la hora, y me fui caminando hacia el aeropuerto….amanecía lentamente y empecé a sentir una alegría tenaz e inexplicable….como esos estados que, tal cual describiera Silo en un cuento, “irrumpen con el pretexto de lo desencajado”.

Es curioso como algunas inestabilidades agrietan el modo habitual de percibir….bienvenidas sean!… porque por esas grietas se pueden filtrar emociones inolvidables.

Sí…esto me ocurrió una vez.

 

Dedicado a Juan Brito

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.