Mujer, tu eres la hija del arco iris y novia del fuego.
Tu sabes tratar con sutileza, los hilos del placer…
Te mueves, por impulsos e instintos, pasando a ser
esclava de tus propios nervios.
Tienes la facultad, de conquistar las almas, y de
invadir los cuerpos.
 
Soplas con acierto, las nubes instaladas en las
cabezas, y en las olas del deseo…
¡Eres, como moneda de cambio que viene y va!!
Tan pronto te muestras pradera fértil, tan pronto
 árido y estéril desierto.
Sabes guardar, con cierta cautela en tu mochila
los amores y los cuentos…
Sin tu existencia, convencido estoy, que no
tendría razón la vida, pues entre otras cosas,se
vería huérfana de amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.