NACIMIENTO DE UN NUEVO SER HUMANO

0
127

NACIMIENTO DE UN NUEVO SER HUMANO

Elementos básicos para entender los movimientos sociales y el nuevo ciudadano…

 SOCIEDAD EMERGENTE

“Requerimientos y Transformaciones”  

 Pedro Hidalgo Herrera

Las buenas ideas son descartadas por personas que asumen que el futuro es una simple extensión del pasado; pero las ideas que nos trajeron hasta el hoy son las mismas que nos llevarán al mañana. Sin embargo, históricamente las nuevas ideas, siempre han sido resistidas en todo el mundo, después de todo las nuevas ideas rompen los esquema, crean incertidumbre, provocan cambios; de forma tal que, es más fácil decir que no a una nueva idea, dado que, es menos problemático hacer las cosas de la misma manera en las que las hemos hecho siempre. Menos problemático: tal vez. Más peligroso: sin duda.

No obstante, en la actualidad el desafío del nuevo Siglo, es el de enfrentarnos a un mundo de crecientes incertidumbres, con cambios vertiginosos y profundos, de alcance global. Emerge la Sociedad del Conocimiento con su revolución en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. El ser humano desarrolla competencias insospechadas al manipular el átomo, intervenir en el cosmos, alterar el ecosistema mundial, invadir el genotipo – área que antiguamente se consideraba privativa de Dios.

La sociedad que emerge, nos presenta un exacerbado sentido de la individualidad en las personas, se extiende un sentido mercantil a diversas dimensiones del quehacer humano, se extienden las desigualdades sociales y territoriales, resurgen expresiones de intolerancia y violencia. Se presentan inquietantes amenazas para la humanidad, Sin embargo, también surgen grandes oportunidades. Y para su aprovechamiento se requiere una adecuada decodificación del sentido de los tiempos y de los cambios en la sociedad.

Comprender los requerimientos y transformaciones que deberemos emprender; el surgimiento de nuevos formas de capital (humano, social, cognitivo, etc.); la emergencia de una nueva riqueza, intangible, caracterizada por el conocimiento; con su inmensa demanda sobre el sistema educacional; emerge un nuevo sentido de la dimensión espacio-temporal derivada de la virtualidad; nuevos requerimientos en materia de liderazgo, para dejar atrás las tendencias polares, divergentes y confrontacionales, avanzando hacia la búsqueda de sinergia positiva y de la habilitación para la acción en torno a objetivos comunes, reconociendo el valor de la diversidad.

NUEVO SER HUMANO

“Persona trascendente” 

           Nuevas tendencias cambian el enfoque del desarrollo, los nuevos paradigmas que enfrentamos exigen a la sociedad el desarrollo de nuevas habilidades a las que nos debemos abocar. Visto de otro modo, el actual caos, el desequilibrio, la confusión, la desintegración de las instituciones y de los gobiernos, sean quizás los dolores provocados por un mundo en gestación. Hay muchas razones para creer que sufrimos los dolores de parto de una nueva era. De ser así, estamos participando también en el nacimiento de un nuevo ser humano, capaz de vivir en esa nueva era, en ese mundo transformado. Es esta posibilidad la que deseo considerar. El hombre mismo no puede seguir siendo considerado como una gran computadora, un manojo mecánico de estímulos y respuestas.

Nuestra concepción de la persona se enfrenta a drásticos cambios. Todo indica que debemos percibir al individuo como una persona en constante transformación, una persona trascendente. Este es un nuevo mundo hacia el que inevitablemente nos desplazamos. Un mundo en el cual la realidad, según la hemos conocido, ha desaparecido; en el cual la ciencia, según la hemos conocido, se ha tornado parte de una totalidad mucho más misteriosa y mística; en el cual el individuo como máquina comprensible de músculos, nervios y cerebro, ha cedido su lugar a un misterioso ser con increíbles capacidades y en constante transformación.  Tales individuos son aquellos hombres y mujeres que desafían la mayoría de los valores de la cultura actual para vivir según nuevas maneras y de un  modo que tenga mayor significado, son fundamentalmente indiferentes a las posesiones materiales, al confort y a las recompensas. El dinero y los símbolos del status material no son su meta. Su búsqueda es, por naturaleza, esencialmente espiritual. Estas personas manifiestan su antipatía por cualquier institución burocrática, inflexible y sumamente estructurada. Consideran que las instituciones han de existir para la gente y no lo contrario. Hacen sus propios juicios morales aun desobedeciendo aquellas leyes que consideran injustas. Su vida está fundamentada en una filosofía coherente: una confianza básica en la naturaleza constructiva del individuo humano, el respeto por la integridad de cada persona, la convicción de que la libertad de elección es esencial para una existencia plena, la creencia en que la comunicación armoniosa entre los individuos puede ser favorecida, un reconocimiento de lo esencial que es la comunidad íntima para el desarrollo de nuestra vida. Estas son algunas características que se observan en estas nacientes personas nuevas.

ACTUAL SISTEMA ESTABLECIDO

“Las nuevas personas incomodarán enormemente”

            De todas maneras, la gran pregunta es la siguiente: ¿Podrán sobrevivir estas nuevas personas en el actual sistema establecido? Sin duda que, se enfrentarán con una considerable oposición. En ciertas culturas serán oprimidos y se intentará suprimirlos de diversas maneras. Significarán una amenaza para las organizaciones burocráticas (el Estado, por ejemplo) puesto que sus valores son diferentes, porque pretenden participar en las decisiones que los afectan, porque se reservan el derecho de elaborar sus propios criterios éticos. Serán menospreciados por la mayoría de nuestras instituciones educativas, pues tales personas otorgan a los sentimientos la misma importancia que al intelecto, porque desafían las tradiciones y por lo tanto no pueden ser convertidos en dóciles conformistas.

Serán un rompecabezas para las corporaciones y el mundo de los negocios, pues no aceptan ser controlados mediante promociones en las escalas de salarios y porque, para ellos, las personas tienen prioridad a los beneficios materiales. Serán inadaptados en esta cultura tecnológica que enfatiza su intento de adaptar al hombre a la máquina y pretende devorar a todo lo natural, para escupir luego los subproductos tóxicos sin ninguna consideración para con las generaciones venideras. Las nuevas personas incomodarán enormemente a los seguros poseedores de la verdad. El “verdadero creyente”, sea un dogmático de izquierda o de derecha, no puede aceptar ni comprender a la persona abierta siempre en la búsqueda, porque no cree poseer todas las verdades. Tales personas asustarán a muchos de nosotros, pues presagian cambios radicales y la posibilidad de cambio provoca el terror y la furia de muchos. No; las nuevas personas no tendrán una época fácil. Su infancia será un tiempo de esfuerzos y penas. Pero poseen un elemento que alimentará su fortaleza. Es el hecho de estar del lado del futuro. Los conocimientos sobre modos de desarrollar el potencial humano seguirán acrecentándose. Los nuevos métodos científicos no se vaporizarán. Los grandes cambios en nuestra percepción del universo están aquí. Nos desafiarán querámoslo o no. Nos cambiarán. Y aquellos que logren desenvolverse en tales nuevos modelos, tendrán una gran oportunidad de supervivencia. A menos que nos autodestruyamos; nos deslizaremos inevitablemente hacia un mundo nuevo, a pesar de todas las actuales perturbaciones. Este nuevo mundo debiera ser más humano y humanitario. Las enormes perturbaciones de la sociedad contemporánea forzarán la transformación hacia un sistema nuevo, más coherente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.