Una sugerente imagen captó la fotorreportera de la agencia Reuters, Lisi Niesner, justo antes de tomarse la foto de familia en la cumbre de Salzburgo, Austria. La primera ministra británica, Theresa May, observa con chaqueta roja a los líderes europeos que caminan de espalda, todos con trajes azules.

La instantánea es la mejor representación visual de la nueva ruptura entre la Unión Europea y el Reino Unido, que no llegan a un acuerdo sobre el plan para efectuar el Brexit.

A pesar de declararse “un poco más optimista” sobre un resultado positivo de las negociaciones, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, señaló que las partes clave del nuevo plan para la salida del Reino Unido de Theresa May, que elaboró con sus ministros el pasado julio en su residencia campestre de Chequers, “no funcionarán”.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha calificado de “inaceptable” la propuesta del Brexit y ha lanzado un mensaje al resto de socios: “Aquellos que explican que podemos vivir fácilmente sin Europa, que todo va a estar bien, y que va a traer un montón de dinero a casa son unos mentirosos”, sentenció.

Tusk apuntó este jueves, segundo día de la cumbre informal que ha reunido a los líderes la Unión Europea en Salzburgo, Austria, que algunas de las propuestas británicas minarían la unión de los 27 miembros restantes.

“Todos compartimos la opinión de que si bien hay elementos positivos en la propuesta de Chequers, el marco sugerido para la cooperación económica no funcionará, sobre todo porque amenaza con socavar el mercado común”, dijo el presidente del Consejo Europeo.

El acuerdo de May busca mantener el comercio de bienes dentro del mercado único comunitario después del Brexit, previsto para el 29 de marzo de 2019, pero no quiere las mismas condiciones para los servicios.

La Unión Europea se ha fijado octubre como plazo límite para cerrar un acuerdo sobre el Brexit y cumplir con el calendario previsto. El diplomático europeo prevé que el próximo encuentro del Consejo Europeo, del 18 de octubre, será la “hora de la verdad” para las negociaciones entre Bruselas y Londres. “En octubre esperamos un progreso y resultados máximos en las conversaciones del Brexit”, continuó Tusk que, asimismo, rechazó la posibilidad de que no haya acuerdo.

Solo en caso de que se produzcan avances en las negociaciones en octubre, se organizará una segunda cumbre para el 17 y 18 de noviembre, en la que se limarán los detalles del acuerdo de divorcio. Al respecto, la canciller alemana, Angela Merkel, dijo hoy que hasta el mes de octubre se necesitan “avances sustanciales” para poder finalizar en noviembre el acuerdo sobre la salida del Reino Unido de la UE.

“Tenemos que tener una postura común en todas las cuestiones que se tratan en los documentos de salida y de las futuras relaciones”, explicó la jefa de Gobierno alemana. “Por eso, no se podrá actuar sin acercarnos mutuamente. Pero hay algunas pautas, y una de esas pautas es que no se puede pertenecer al mercado interior si no se forma parte de él. Pero se pueden buscar respuestas creativas para encontrar una buena solución, y ahí tenemos todavía trabajo por delante”, matizó Merkel.

Tras la acogida de los 27, el Reino Unido se está haciendo cada vez más la idea que abandonará la Unión Europea sin un acuerdo sobre los términos de su salida, a menos que haya una propuesta que considere aceptable.

Una de las cuestiones pendientes para cerrar el acuerdo sigue siendo la frontera irlandesa. En este sentido la primera ministra británica Theresa May, afirmó que sólo aceptaría una propuesta de “protección” para la frontera irlandesa si funcionase para todo Reino Unido.

“No puede haber acuerdo de retirada sin una solución legalmente operativa para la frontera irlandesa, pero esa solución no puede dividir el Reino Unido en dos territorios aduaneros y presentaremos nuestras propias propuestas en poco tiempo”, declaró May en una rueda de prensa tras la cumbre informal de líderes celebrada en la ciudad austriaca de Salzburgo el miércoles y jueves

May resaltó que el plan Chequers es “la única propuesta sobre la mesa” que garantiza un movimiento de bienes “sin fricciones”, la ausencia de una frontera física entre Dublín y Belfast, y la integridad del Reino Unido.

“Si llegamos a una posición en la que no es posible alcanzar un acuerdo, que el pueblo británico esté seguro de que habremos hecho lo necesario para garantizar que dejamos la Unión Europea con éxito con independencia de en qué términos se haga eso”, señaló, aunque expresó su confianza en lograr un pacto con Bruselas.

(Con información de La Vanguardia)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.