Es imposible ganar una carrera, a menos que uno se
arriesgue a correr, es imposible alcanzar la victoria,
a menos que nos atrevamos a luchar. No hay vida más
trágica, que la del individuo que alimenta un sueño,
siempre deseando y esperando, sin darle jamás la
oportunidad, de transformarse en realidad. Alimenta
ese sueño vacilante, sin permitirle nunca estallar en
una llamarada.
 
Hay millones de personas, que sueñan así, en lograr
un mejor empleo, en montar su propio negocio, en
comprar una casa mejor, en realizar un viaje, en
escribir una novela. Personas que sueñan, pero que
jamás se arriesgan, que nunca están dispuestas a
pronunciar las palabras,”yo puedo”, que nunca
confían sus sueños al mundo real de la acción y el
esfuerzo; en fin todas aquellas personas que temen
tanto al fracaso, que por ello fracasan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.