En el II Foro Mundial sobre Violencia Urbana y Educación para la Convivencia y la Paz, celebrado en Madrid del 5 al 8 de noviembre, Pressenza aprovechó la ocasión para cubrir las actividades realizadas por el equipo internacional de activistas de ICAN.

Una presentación combinada de la Dra. Aurora Bilbao de IPPNW y Hayley Ramsay-Jones de la Soka Gakkai Internacional trató dos temas muy importantes: las consecuencias humanitarias de las armas nucleares y los aspectos intersectoriales de la discriminación racial y de género en el desarme nuclear.

Estábamos especialmente interesados en saber más sobre los aspectos de género y raza del desarme nuclear, así que después de la presentación nos pusimos al día con Hayley para hacerle algunas preguntas…

Video de Álvaro Orus.

Pressenza: Por favor, preséntese usted y la organización con la que trabaja.

Hayley Ramsay-Jones: Me llamo Hayley Ramsey-Jones y trabajo para la Soka Gakkai Internacional. Somos una organización asociada de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares y trabajo con ellos como militante.

PZ: En su presentación dio la impresión de que, por definición, un arma nuclear es racista. Por favor, ¿puede explicar más?

HRJ: Las armas nucleares son problemáticas porque por naturaleza son genocidas. Si pensamos en la idea de la voluntad de un grupo de personas, o de una nación, de destruir en todo o en parte a otro grupo de personas, o a otra nación; de destruir su cultura, su forma de vida; de destruir sus identidades religiosas, étnicas y raciales. Esta es la definición misma de genocidio y eso es xenófobo y racista.

PZ: Usted también habló sobre el efecto desproporcionado de las armas nucleares en los pueblos indígenas…

HRJ: Países como el Reino Unido, EE.UU. y Francia han lanzado sus bombas, sus desechos nucleares y han realizado pruebas en poblaciones no blancas de África y Asia-Pacífico, así como en tierras de personas pobres y pueblos indígenas de EE.UU. y Australia. Estos países que se llaman a sí mismos “Estados nucleares responsables” lo han hecho sin reconocer ni dar ninguna reparación a las personas que viven en Kiribati, Fiji, la Polinesia Francesa y las Islas Marshall, donde todavía vemos niveles inexplicablemente altos de cánceres y también defectos congénitos y espacios inhabitables.

PZ: Sírvase dar más detalles sobre los efectos médicos de las armas nucleares en las mujeres y los niños.

HRJ: Así que la investigación inicial que se hizo sobre los impactos de las armas nucleares en los seres humanos sólo se hizo sobre el cuerpo masculino de altura estándar, lo cual es problemático en sí mismo. Posteriormente se realizaron investigaciones sobre los cuerpos de mujeres y niños. Hay algunas investigaciones realizadas por Mary Olsen al respecto que muestran que las mujeres y los niños sufren efectos más graves. Si nos fijamos en los tejidos reproductivos de las mujeres, por ejemplo, y en otras cuestiones, tienen efectos más graves y daños más graves en sus cuerpos, y también los niños, por supuesto, que todavía están en desarrollo, sufren más gravemente que la estatura estándar del cuerpo masculino.

PZ: Por último, ¿qué esfuerzos se están realizando para contrarrestar esta discriminación endémica?

HRJ: No estoy segura de que se esté haciendo lo suficiente. Creo que ciertamente no se está haciendo lo suficiente en lo que respecta a los gobiernos y a algunas de nuestras instituciones que deberían examinar esta cuestión, pero creo que incluso nosotros, como sociedad civil, creo que los que trabajamos en pro de la paz y el desarme, tenemos la responsabilidad de promover también la paz y el desarme en nuestro trabajo, y creo que a menudo es muy difícil hacerlo, pero tendemos a replicar algunas de las mismas estructuras, prácticas y comportamientos discriminatorios que las instituciones y los gobiernos que tratamos de cambiar, y sabes que creo que es un proceso de aprendizaje para todos nosotros, pero creo que podemos mirar la interseccionalidad y tratar de tener un enfoque más interseccional de nuestro trabajo que nos ayude a identificar qué voces no se escuchan y dónde pueden haber desigualdades y mal uso del poder dentro de nuestras propias organizaciones, y creo que esto nos ayudará a abordar mejor las injusticias sociales en el mundo, en general, y las armas nucleares siguen siendo la injusticia más grande de todas ellas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.