La búsqueda de amor, acogimiento y hogar tiene siempre un motivo profundo. Sin embargo en este mundo jamás nos sentiremos completamente acogidos porque no somos de este mundo. No obstante millones de personas buscan el acogimiento en la pareja y en la familia, y la mayoría cree sentirse acogido y haber alcanzado un puerto seguro donde es posible encontrar plenitud, hogar y acogimiento.

La mayoría de las personas buscan en los demás aquello que ellos mismos no tienen. Proyectan todos sus deseos a unos cuantos aspectos que el otro parece poseer, y creen que con esta persona que representa la imagen de sus deseos, podrían sentirse bien acogidos. La realidad es que el hombre sólo atrae lo que él mismo es y no lo que quiere tener, puesto que lo igual atrae a lo igual. Si después de un tiempo el ser humano tiene que reconocer que con sus deseos y expectativas no se siente acogido por la otra persona, entonces se cansa de ella.

Muchas personas sienten añoranza, una especie de descontento, es la búsqueda y la aspiración de algo que no podemos explicar, porque en realidad esa búsqueda tiene un motivo mucho más profundo: buscamos el origen primario de nuestro corazón, nuestro hogar eterno, dicho de otra manera buscamos la otra mitad de nuestra alma, la eterna unión amante en Dios, la unión dual. Allí se hallan el amor eterno, la felicidad, el acogimiento y el hogar que son de eterna duración, donde están la seguridad y la libertad absolutas, la vida.

Ana Saez Ramirez
Basado en el libro: “¿Estás sólo en la pareja?”
www.editorialgabriele.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.