Cuando nos hacían esta pregunta de pequeños, cerrábamos los
ojos para responder desde el fondo de nuestra alma.
Este tipo de propósito, raras veces se hace realidad, de lo
contrario, el mundo estaría lleno de bomberos, policías, actores,o
pilotos de competición.
Sin embargo, no deberíamos perder la inocencia que nos impulsa
a proyectar nuestra vida, tal y como la deseamos.¡ En realidad, nunca
somos mayores del todo!. Con frecuencia pensamos lo que queremos ser
de mayores, por estar capacitados para crecer sin límite a lo largo y ancho
de toda nuestra existencia.
Todos, albergamos suficientes sueños para llenar varias vidas. Pero al
disponer tan sólo de una, resulta esencial distinguir  el grano de la paja,
volcándonos en algo que merezca la pena, para justificar nuestro efímero
paso por este planeta.
Al final, el sentido de la vida, no se mide por los grandes proyectos, sino
que habita también en las pequeñas cosas: devolver la sonrisa a un
enfermo, hacer algo bueno por alguien necesitado, aprender a querer
y comprender ciertas debilidades humanas etc.
” Nunca es tarde para ser lo que deberías haber sido”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.