Republicanos criminalizan inmigración como herramienta para movilizar a electores en Estados Unidos

0
64
La matanza ocurrió en una sinagoga donde se celebraba una ceremonia de bautismo. Foto: Pittsburgh Gazette/ AP.

“HIAS gusta de traer invasores que matan a nuestra gente. No puedo sentarme y ver cómo matan a mi gente. Que se jodan tus puntos de vista, voy a entrar”, publicó Robert D. Bowers en Internet el sábado, poco antes de irrumpir en una sinagoga de Pittsburgh y matar a balazos a 11 personas, en una acción que, declaró el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, es “un doloroso recordatorio de la persistencia del antisemitismo”.

HIAS es una organización judía sin fines de lucro de apoyo a refugiados, que tras la masacre recordó que se dedica al “rescate de personas cuyas vidas están en peligro por ser quienes son”.

Bowers casi llegó a anunciar sus intenciones con días de antelación, si se mira a muchas de sus publicaciones en redes sociales, en las que llamaba “invasores” a los inmigrantes, distribuía memes racistas y afirmaba que los judíos eran el “enemigo de los blancos”.

Bowers usaba Gab, una red social de ultraderecha tomada como alternativa a Twitter que cuenta con una gran financiación y es favorita de los supremacistas blancos, presentada como “la red social de la libertad de expresión” y plagada de mensajes neonazis.

El ataque dejó 11 muertos en la sinagoga Tree of Life (Árbol de la Vida), conocida por conservar un ejemplar del Torá rescatado del Holocausto.

Corría el Sabbath y en la sinagoga, ubicada en el vecindario de Squirrell Hill, se efectuaban varias ceremonias religiosas en diferentes salas, entre ellas una de bautismo. En ese contexto, Bowers perpetró uno de los peores ataques contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos, disparando y gritando “¡Todos los judíos deben morir!”.

En un mensaje de condena al crimen del sábado en la noche en Pittsburgh, Guterres llamó a las autoridades, a la sociedad civil, a los líderes religiosos y comunitarios, y al público en general a formar un “frente común” que haga retroceder las tendencias racistas, antisemitas, islamofóbicas, u otras de formas de odio como la intolerancia, la discriminación y la xenofobia, que están cobrando fuerza en muchas partes del mundo.

Esto en un país donde la inmigración se ha convertido en tema de campaña electoral y forma de infundir temor en los electores. Según un análisis de Reuters de la propaganda emitida hasta el 15 de octubre, el 20% de los anuncios a favor del Partido Republicano en las elecciones para el Congreso han mencionado la inmigración.

Mujeres rezan fuera de la sinagoga horas después del ataque. Foto: AFP.

Al condenar este domingo el ataque a la sinagoga, el Papa Francisco pidió que se eliminen los “focos de odio” y que se promuevan valores morales y civiles más fuertes.

“Todos nosotros, en realidad, estamos heridos por este acto inhumano de violencia”, dijo Francisco, quien expresó su cercanía a todas las personas de Pittsburgh “y en particular a la comunidad judía, afectada por un terrible ataque a la sinagoga”.

Robert Bowers, de 46 años y oriundo de Pittsburgh, fue detenido luego de intercambiar disparos con un equipo SWAT. La fiscalía le acusa de 29 cargos criminales, incluidos delitos de violencia y armas de fuego, y de violar las leyes de derechos civiles de Estados Unidos.

Bowers tenía 21 armas registradas a su nombre, según las autoridades. La policía informó que en los registros solo tenía una violación de tránsito en 2015.

Hace pocos días fue arrestado en la Florida Cesar Sayoc, acusado de ser autor del envío de paquetes bomba a prominentes personalidades y políticos demócratas. También Sayoc publicaba mensajes de odio en las redes sociales.

(Con información de agencias)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.