Entrevista con María Rosa Parés y José Manuel Torres autores del libro Río, luego existo

¿Cómo podemos sacar el bufón que llevamos dentro?
Deberíamos ir al encuentro de nuestra capacidad lúdica y de nuestra risa genuina celebrando cada instante, desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Tenemos numerosos momentos para para ver las situaciones, las personas o las cosas, con una mirada más ligera, amorosa, divertida, festiva y espontánea, sin que para ello sea necesario que sea Navidad, ni Fin de Año, ni ninguna fecha especial.

¿Cuál es risa que se busca en los talleres?
La más espontánea, la que genera cambios en la salud física, emocional, mental y relacional. Una risa de barriga, que emplea toda la capacidad pulmonar generando movimiento en el abdomen. Esta risa viene de manera espontánea, a través de juegos y dinámicas grupales o de ejercicios y propuestas específicas de exploración de la risa.

¿Cómo es un taller estándar de Risoterapia?
La persona que facilita la actividad se presenta, explica lo que se va a hacer y realiza un menú de juegos y dinámicas de muy diversas categorías: atención, calentamiento, expresión, liberación, desinhibición, diversión, movimiento, creatividad, comunicación, cohesión, confianza, contacto, etc.

¿Y posteriormente?
Se proponen prácticas específicas de exploración de la risa experimentando directamente o a través de ejercicios, juegos, historietas.

¿Cómo finaliza?
Se hace una propuesta de relajación o de visualización con un cuento para pensar, un masaje, un contacto, una rueda de empoderamiento… Después se pregunta a los participantes cómo han vivido la experiencia, qué se llevan de ella, cómo están en ese momento o cualquier otra pregunta sugerente a través de la cual puedan manifestar lo que quieran o necesiten. Lo importante es hacer explícito lo que haya vivido cada uno.

¿Qué juego de los que se llevan a cabo en el taller resaltarías?
Todo aquel en el que se sale de la zona de confort.

¿Cuáles son los beneficios de la Risoterapia clásica?
Mayor oxigenación en el organismo, activación cardio-vascular, de la zona abdominal y del cuerpo en general, masaje de órganos internos, segregación de hormonas que generan estados de bienestar y placer, aumento de los niveles de vitalidad, motivación, alegría, buen humor, disfrutar del aquí-ahora y recuperar perspectiva.

¿Y de la Risoterapia Integrativa?
¡Muchos más! Profundización en las experiencias de la sesión, aprendizaje sobre sí mismo y sobre los demás, desarrollo de escucha, empatía, congruencia, aceptación, auto-responsabilidad, asertividad, pro-actividad, auto-liderazgo y liderazgo, potenciación de transparencia y autenticidad en las relaciones, comunicación afectiva, integración de un modo de estar en la interacción con el grupo y de una metodología de transmisión de conocimientos y recursos.

¿A quién va dirigido este libro?
Se trata de una guía para curiosos, talleristas y dinamizadores de grupo. O sea, que va dirigido a cualquier persona susceptible de buscar herramientas a nivel personal y social.

¿Qué consejos daríais a los lectores para el día a día?
Observarse cuando empiezan a complicarse en las situaciones… una cosa es lo que ocurre y otra muy diferente es el enredo que nos creamos y lo peor, lo que nos creemos.

Qué hacer ante un percance?¡Al mal tiempo buena cara! Atiende a la situación sin ponerle más de lo que ya es por sí misma. No te instales en la queja, ya que resta salud porque estimula hormonas para el ataque y la defensa que se mantienen en la sangre sin llegar a consumirlas, puesto que en realidad no hay una acción de ataque o defensa a llevar a cabo.

 

 

 

 

 

¿Y ante la tendencia a la frustración?
El catastrofismo, enjuiciar, generalizar… provocan reacciones en el organismo nada beneficiosas. Dejar de alimentar esas pautas de pensamiento y conducta tóxicas es un primer paso. Otro consejo sería aprovechar cada oportunidad que nos brinda el día para disfrutar. Ser más conscientes de lo que comemos, por ejemplo, para disfrutar del sabor, de la textura, del olor… con curiosidad, con plena atención, recuperando la intensidad de la experiencia como la primera vez que nos llevamos algo a la boca y fue todo un mundo ¡Estamos tan acostumbrados que ni lo apreciamos!

¿Quién fue el percusor de la Risoterapia?
Por un lado, Norman Cousins, un periodista afectado de una enfermedad supuestamente incurable, decidió cambiar el tratamiento para combatir su enfermedad, apeló a su voluntad de vivir, se dedicó a ver películas de risa y sanó. Por otro lado, también fue percusor Patch Adams, un médico activista con un bagaje personal, un ideal, unos valores y un compromiso para con los demás de llevar el humor y la esperanza a los más desfavorecidos.

En casos de sufrimiento extremo ¿Es posible abstraerse y reír?
No lo sabemos… hemos pasado por situaciones difíciles pero nunca por sufrimiento extremo así que responder a esta pregunta sería hacer una hipótesis y preferimos responder, en la medida de lo posible, por la propia experiencia.

© Violant Muñoz

© Mediâtica, agencia comunicación

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.