22.1 C
Málaga
domingo, septiembre 25, 2022

Directorio

Se publica el informe anual sobre el juego por internet en España

La facturación del juego en internet (GGR por sus siglas en inglés) alcanzó los 815 millones de euros en España el pasado año, cifra que representa un retroceso del 4,2% respecto a 2020.

A pesar del descenso en ingresos, los depósitos y retiradas (de dinero en webs de juego) prolongaron su tendencia ascendente de años recientes, al crecer un 35% y 22% anual respectivamente.

Por su parte, la cifra de jugadores activos – aquellos que apuestan, al menos, una vez por mes – alcanzó 1.470.000, manteniéndose prácticamente al mismo nivel que el año precedente.

La media mensual de cuentas activas se incrementó un 14,4% hasta alcanzar las 997.000; mientras que la media mensual de cuentas nuevas fue 260.000, registrando un marcado retroceso del 10%.

Juegos de casino y apuestas lideraron el mercado

Por primera vez, las webs de casino se llevaron el pasado año la mayor parte de los ingresos del juego online en España: 407 millones de euros, lo que supone casi el 50%, tras crecer un 16% anualmente.

Les siguieron las casas de apuestas deportivas online, que han sido tradicionalmente las dominadoras del mercado español. Con 306 millones de facturación, absorbieron el 38% de los ingresos del juego por internet

El segmento sufrió una drástica caída en ingresos, del 17%. Las dos variantes que representan la mayoría del mercado, las apuestas convencionales de contrapartida (previas al inicio del evento deportivo) y las apuestas en directo disminuyeron su facturación en torno al 14%, a lo que se sumó la drástica caída del 69% de otras apuestas de contrapartida.

El tercer segmento por ingresos fue el póker, con 85 millones (10%); mientras que los otros dos, el bingo y los concursos online, se llevaron el GGR restante, que fue muy residual: 1,7% y 0,4% de forma respectiva.

2021, un año de limitaciones para el negocio

El descenso de las cifras de juego online, y particularmente las del segmento de apuestas, estuvo directamente influenciado por las restricciones que el gobierno impuso a la actividad del sector a lo largo del año.

Primero llegaría, en mayo, la restricción a las promociones por parte de empresas de juego; por la que ya no pueden ofrecer a nuevos clientes ofertas de captación – conocidas como bonos de bienvenida.

Desde entonces, los operadores que ofrezcan apuestas o cualquier juego con dinero, sólo pueden lanzar promociones destinadas a clientes activos que acumulen 30 días como tales y, además, hayan sido verificados documentalmente.

Meses después, en agosto, se impusieron prohibiciones muy severas a la publicidad y comunicaciones comerciales por parte de las empresas de juego en España:

  • Quedan terminantemente prohibidos los patrocinios en camisetas y equipaciones deportivas
  • Se prohíbe patrocinar actividades y acontecimientos deportivos dirigidos a menores de edad; no pudiéndose utilizar el nombre comercial ni la imagen de marca
  • No se permite emplear a personajes famosos y celebridades como embajadores de las marcas de juego
  • Se prohíbe utilizar el nombre, marca o denominación comercial de un operador de juego para identificar instalaciones deportivas o centros de entretenimiento.
Redacción
Redacción
Redacción incluye las notas publicadas por nuestro equipo más las que provienen de agencias de prensa y comunicados institucionales.

Artículos relacionados

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Vivimos en redes

7,525FansMe gusta
441SeguidoresSeguir
839SeguidoresSeguir
- Publicidad-

Últimos artículos

Ir a la barra de herramientas