Selecciona el seguro más adecuado para ti en función de tu edad

0
20

Los seguros de vida no solo son productos con los cuales mantener cubiertos una serie de gastos en caso de fallecimiento o invalidez del asegurado, sino que gracias a ellos también se puede disponer de una cantidad de dinero de la que disfrutar durante la jubilación.

Según el informe “Estamos Seguros” publicado en el año 2017 por la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, las prestaciones de este tipo de seguros constituyen el cuatro por ciento de la renta de muchas familias de este país.

¿Por qué contratar un seguro de vida?

Según mencionado informe, cada vez más usuarios deciden contratar alguno de los seguros de vida que se ofertan en el mercado para así tener a su disposición una renta complementaria a su pensión, además de para cubrir una serie de necesidades durante esa etapa de su vida y para tener mayor capacidad de consumo.

Debido a esta creciente demanda, la oferta de estos productos ha aumentado de manera considerable durante los últimos años, de tal modo que en la actualidad existen diversas vías para cubrir las diferentes necesidades de cada individuo.

¿Cuáles son los tipos de seguros de vida disponibles?

El Plan de Previsión Asegurado tiene características similares a las de los planes de pensiones en lo que a tratamiento fiscal y ventajas se refiere, pero se diferencia de los mismos en que con este el particular está asegurado. Además, este plan es completamente seguro para el cliente, ya que es la compañía aseguradora la que asume el riesgo de inversión a vencimiento, lo cual asegura una rentabilidad para el ahorro. Los PPA han sido creados para personas con edades comprendidas entre los cincuenta y seis y los sesenta y cinco años.

Las rentas vitalicias y temporales son productos pensados para personas que ya se han retirado de la vida laboral o que les quede muy poco tiempo para jubilarse, es decir, para aquellos individuos que tengan una edad comprendida entre los sesenta y cinco y los ochenta y cinco años. Se trata de un producto vitalicio, por lo que el usuario recibirá su dinero de manera periódica hasta el momento de su muerte. Además, una de sus principales ventajas es que no tienen límite de aportación.

Los capitales diferidos son otra opción mediante la cual el asegurado pacta con la compañía el pago del capital acumulado, además de la rentabilidad, en un único pago y en la fecha que hayan acordado. Son productos ideales para personas con edades comprendidas entre los cuarenta y seis y los cincuenta y cinco años.

El Plan Individual de Ahorro Sistemático es un producto perfecto para personas con edades comprendidas entre los dieciocho y los cincuenta años, las cuales deciden ahorrar de manera paulatina. En el caso de que los asegurados cumplan una serie de requisitos, tales como mantener el capital durante al menos cinco años y cobrar el dinero ahorrado en forma de renta vitalicia, la rentabilidad quedará exenta.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.