Por: Carlos Martínez Márquez

‘’Con un poder absoluto hasta a un burro le resulta fácil gobernar’’ Conde De Cavour

 

No fue hasta mediado de los años sesenta cuando  empecé a ver en (televisión) los cómics de Batman y Superman. La Isla de guiligan y Mr.Terrific eran además parte de mis preferencias de aquellos tiempos. Llegaba por fin a casa, el televisor, que con tanto anhelo esperábamos… para ser parte de la historia en cuanto a ‘’no todos teníamos’’ el privilegio de tenerlo en nuestro vecindario. Mi madre, como obsequio a mí y a mi hermana menor, nos hizo llegar desde New Hampshire aquel artefacto General Electric en blanco y negro. Era todo lo que se tenía en ese entonces.

 

La condición de la época era muy singular y democrática, porque se veía lo que todos por igual teníamos que ver, sin chistar. Los enlatados que nos llegaban eran variados, pero algunos de muy insípidos contenidos. No había forma de cambiar a otro canal, que por demás, eran tan solo dos a nivel local: Canal Radio Televisión Dominicana y Rahintel, canal 7. Al caer la noche, no más allá de las diez, cerrábamos con la serie de Boris Karloff, un comic de terror, que hoy día, al verla, nos causa hilaridad. No podíamos controlar nada, porque aquellos artefactos eran de fabricación simple, sin posibilidades remotas de que fueran manipulados por algún dispositivo que no nos hiciera mover de nuestros asientos. Así eran aquellos tiempos, y que por nada en la vida, no los cambiaría por los de ahora.

 

La democracia, costearla, nos ha salido muy cara. La sangre derramada ha sido en vano; el control llega a las manos de falsos mesías: la verdad, la falsedad y la mentira, está en la manipulación de la serotonina, que induce a que en cada cabeza exista un mundo ideal para sus propósitos maquiavélicos, encriptados, en la indiferencia y la falta de sentimiento en los inquilinos que nos gobiernan desde una mezquita, donde previamente, hacen juramento a la constitución, que harán en su ejercicio de su función, todo en cuanto esté bajo su mando, para evitar el trasiego relacionado al erario público, para que este sea utilizado con justeza y pulcritud. A eso, hacen juramento, los que controlan los poderes del Estado.

 

Se ha puesto una vez mas de manifiesto, de que la constitución es vulnerable. Está hecha de un papel de poca calidad y rigurosidad, que en breve lapso de tiempo, desvirtúa su integridad y se diluye por la volubilidad del estado del tiempo. Tantas veces violada, que al perder su virginidad, pierde a su vez, la vergüenza…y desenmascara a sus actores principales. Al día de hoy, se marcha para agotar todo recurso para que se llegue al fin de la corrupción e impunidad, pero la indiferencia y la coraza del elenco que le caracteriza a quien ejerce su dominio, le hace poca mella. Es como aquellos comics arriba mencionados (Boris Karloff) que verlos hoy, nos causa muchas risas. Soy muy optimista con relación al tiempo, de que aquello que concentra tanto poder, sucumbe ante la justicia, porque en el fondo, excreta debilidad sin que genere motilidad en sus vísceras. Los pueblos son los que tienen el verdadero control, cuyo único dispositivo para encender la conciencia, es la razón y el sentimiento.

Ojala que tengamos todos los Dominicanos, un control en la que tengamos el mismo menú, en donde todos juguemos al mismo juego, o se rompe la baraja.  Dudo que marcha verde reúna un millón de gente, pero al menos lo ha intentado, a pesar de que su color verde, en ocasiones, lo veo tirando para amarillo, cuya tonalidad original la pierde por las tantas lavadas que debilita su integridad en su lienzo. Algún día, habrá un Sol que brille mucho mejor.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor coloque su comentario
Por favor ponga su nombre aquí

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.